Alexa

Reflexión del Centro Familiar Cristiano: «Cuidarse de uno mismo»

Los planes de Dios son perfectos y enriquecen cada área de nuestras vidas, lo difícil es cuando nuestra mentalidad no está en sintonía con la de ÉL, porque eso nos lleva a retrasar sus planes, ya que nos cuesta creer que lo que ha dicho se cumplirá. Veamos lo que nos dice la Palabra de Dios.

Cada año siempre trae nuevos desafíos; por ende, nuestra respuesta a dichos desafíos es de superarlos.

Éste año Dios va delante nuestro (Deuteronomio 31:8) y esta es la mayor seguridad que tenemos nosotros sus hijos; de que todo lo que emprendamos nos irá bien.

Sus planes son perfectos y enriquecen cada área de nuestras vidas, lo difícil se encuentra cuando nuestra mentalidad no está en sintonía con la de ÉL, eso nos lleva a retrasar sus planes; porque nos cuesta creer que lo que ha dicho se cumplirá.

Sus propósitos se cumplen en sus hijos cuando existe una buena recepción, uno puede estar cargado de talentos y virtudes, pero si no cree que puede ser un buen conductor de los planes de Dios de nada sirve.

El Apóstol Pablo le dijo a su discípulo Timoteo.

“Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren”1 Timoteo 4:16 RVR.

Éste consejo posee tanta verdad en sí misma. En ciertas ocasiones, cuando algo no sale como lo planificamos, tenemos la tendencia de buscar un culpable externo, pero casi siempre el saboteador es uno mismo.
Cuidarnos de nosotros mismos nos lleva a valorar lo que poseemos y de lo que se nos confíó.
Si este año se encuentra cargado con los mejores planes de Dios, lo bueno sería aprender a no sabotearlo.

La historia de Saúl en el libro de 1 Samuel 13 nos enseña cómo un creyente que tiene todo para salir exitoso, puede frenar los planes de Dios. A través de ésta historia se pueden observar 4 reacciones incorrectas:


1. Movernos por vista y no por la fe.

“Entonces Samuel dijo: ¿Qué has hecho? Y Saúl respondió: Porque vi que el pueblo se me desertaba”1 Samuel 13:11 RVR


Vivir por vista apaga la fe, porque al mirar a los alrededores, sean las noticias, sucesos, y tantas otras cosas, nos lleva a desenfocarnos y a creer en las imposibilidades.

Lastimosamente esta mala reacción de ver, paralizó la vida de Saúl ante la situación que estaba atravesando.

Muchas veces si miramos a la vida y a los sucesos sin fe, estos nos llevan a vivir fuera de la sobrenaturalidad de Dios.

Sin embargo, cuando andamos en modo fe, estamos seguros de que siempre Dios va a intervenir y transformar lo imposible en posible.

2. No Asumir responsabilidades.

“y que tú no venías dentro del plazo señalado, y que los filisteos estaban reunidos en Micmas”,1 Samuel 13: 11 RVR


La tendencia de no forjar un carácter sano y una madurez, es buscar culpables cuando no asumimos la responsabilidad de nuestra tarea.

Asumir responsabilidad es ser conscientes de la presencia de Dios y cuidarla, tener intimidad para así obedecer lo que Él nos ordena, cuidando cada día nuestro corazón.



3. Decirnos a nosotros mismos.

“me dije: Ahora descenderán los filisteos contra mí a Gilgal, y yo no he implorado el favor de Jehová. Me esforcé, pues, y ofrecí holocausto”1 Samuel 13:12 RVR


Cuantas veces lo que nos decimos no nos permite escuchar el consejo de aquellos que tienen más experiencias. Esto sucede cuando estamos abrumados por la situaciones o circunstancias externas, en pocas palabras lo externo gobierna tus decisiones. Esto puede suceder por una falta de seguridad y pérdida de confianza.

Por eso lo que debemos decirnos cada día es la palabra de Dios, porque es lo que nunca pasará.


4. Analiza lo que sientes, para no tomar decisiones incorrectas.

“Entonces Samuel dijo a Saúl: Locamente has hecho; no guardaste el mandamiento de Jehová tu Dios que él te había ordenado; pues ahora Jehová hubiera confirmado tu reino sobre Israel para siempre” 1 Samuel 13:13 RVR


La palabra locamente significa entorpecer innecesariamente un plan. Seamos conscientes de nuestras acciones, vivamos con sabiduría guardando y viviendo lo que el Señor nos ha encomendado, cuidándonos de nosotros mismos.

El Señor te quiere confiar mucho más este año, cuidemos y defendamos lo que nos corresponde como herencia.

Recuerda y vive esta palabra:

“Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, más vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.” Gálatas 2:20 RVR

Que Dios te bendiga, te guarde de todo mal y tengas una semana de completa victoria!

Pastora Karina Arrejín

Centro Familiar Cristiano Eldorado

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Columnas

DEPORTES