comScore

Agustín Fernández, el bonaerense que hizo delivery de chipa para sobrellevar la pandemia en Misiones y es un éxito

Agustín Fernández, el bonaerense que hizo delivery de chipa para sobrellevar la pandemia en Misiones y es un éxito

Durante el largo período de pandemia por la que aún se atraviesa, Agustín realizó delivery de chipa para poder sobrevivir en estos momentos difíciles.

Agustín – Red Ciudadana

Agustín, oriundo de la provincia de Buenos Aires, hace tres años que vive en Misiones. Desde que llegó a la provincia, se dedicó a vender diferentes productos, pero finalmente optó por la chipa.

 

Durante la pandemia de Coronavirus, tuvo el ingenio de realizar delivery para que sus productos puedan tener un mayor alcance con el objetivo de poder sobrevivir económicamente a la cuarentena. “Transitar la pandemia fue un momento difícil más que nada cuando estaban los controles estrictos tanto para mí como para otros vendedores. Realmente todo fue muy complejo”, expresó.

 

“La cuarentena la pase gracias a internet ya que vía online pude vender mis productos. Fue bastante particular debido a las restricciones que había en ese entonces. Además, realizar el delivery no era sencillo ya que para transitar por la vía pública se necesitaba tener un permiso especial. Si tengo que evaluar cómo pude sobrevivir fue básicamente gracias a la suerte y a la gente que me apoyó y me ayudó en estos momentos cruciales”, señaló.

 

Acerca de su gran logro dijo: “creo que esta es una historia que te alienta a romper el molde e ir por los sueños. En momento de crisis, uno tiene que tener serenidad, en el éxito y en el fracaso ante cualquier conflicto. Hay factores que en nuestro entorno podemos cambiar y otros que lamentablemente no se pueden modificar porque se alejan de nuestro alcance y ese es el momento preciso en el que tenemos que aceptar que no lo podemos manejar. Hace siete meses atrás cuando no se sabía qué iba a suceder en el país, esa difícil situación la manejé con tranquilidad, aceptando el fracaso y sabiendo que iba a salir de la misma”.

 

“No sé si seré chipero toda mi vida, pero hoy en día es mi motor, es lo que me impulsa a levantarme, a seguir adelante y a tener ganas de trabajar. Es lo que hoy tengo y es por lo que lucho. El sueño es el motor fundamental para iniciar cualquier tipo de actividad”, simbolizó Agustín.

 

Cómo se decidió por la chipa

Agustín contó que cuando comenzó a trabajar en Misiones no pensaba vender chipa debido a que todos ofrecían este producto; entonces comenzó a vender chocolatines, golosinas, panificados; luego productos electrónicos haciendo compra y venta, entre muchas otras cosas.

 

“Con el tiempo, una amiga me dijo “¿por qué no te dedicás a vender chipa?”. Además, en el lugar donde me instalé, el producto que había para fabricar la chipa era de muy buena calidad y con esos factores me decidí a vender. De todos los trabajos que tuve creo que éste fue el mejor”, comentó.

 

 

 

 

ZF-A


Quizás tambien le interese...