comScore

Día Internacional de la Espina Bífida: ¿Por qué se conmemora cada 21 de noviembre?

Día Internacional de la Espina Bífida: ¿Por qué se conmemora cada 21 de noviembre?

El Día Internacional de la Espina Bífida es una jornada de concientización que busca sensibilizar a la población mundial sobre esta enfermedad.

 

El 21 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Espina Bífida. El mensaje de las asociaciones sobre la enfermedad se centra en la prevención de esta malformación congénita y en la necesidad de mejorar la calidad de vida de los afectados desde niños.

 

Este tipo de problema se ha vuelto tan común que se estima que la espina bífida es la segunda causa de discapacidad durante la infancia, tan solo siendo precedida por la parálisis cerebral.

 

En este Día se busca concienciar a la población sobre una enfermedad que es relativamente fácil de prevenir.

 

Espina bífida en el bebé: qué es y cómo prevenirla

 

¿Qué es la espina bífida?

 

La espina bífida o «columna hendida,» es una malformación congénita que ocasiona anomalías en el tubo neural del feto, en la columna vertebrar, en los primeros meses de embarazo y por ello, los afectados tienen problemas de movilidad y sensibilidad, en diferente grado, en las extremidades inferiores.

 

Existen cuatro tipos de espina bífida: oculta, defectos del tubo neural cerrado, meningocele y mielomeningocele.

 

  • La oculta es la forma más común y más leve, en la cual una o más vértebras están malformadas. El nombre «oculta» indica que la malformación o apertura en la columna está cubierta por una capa de piel. Esta forma de espina bífida raramente causa incapacidad o síntomas.

 

  • Los defectos del tubo neural cerrado componen el segundo tipo de espina bífida. Esta forma consiste en un grupo diverso de defectos espinales en los que la columna vertebral está marcada por una malformación de grasas, huesos o membranas. En algunos pacientes hay pocos o ningún síntoma; en otros, la malformación causa parálisis incompleta con disfunción urinaria e intestinal.

 

  • En el tercer tipo, el meningocele, las meninges sobresalen de la apertura espinal y la malformación puede o no puede estar cubierta por una capa de piel. Algunos pacientes con meningocele pueden tener pocos o ningún síntoma mientras que otros pueden tener síntomas similares a los defectos del tubo neural cerrado.

 

  • El mielomeningocele, la cuarta forma, es la más grave y se produce cuando la médula espinal está expuesta a través de la apertura en la columna, dando como resultado una parálisis parcial o completa de las partes del cuerpo por debajo de la apertura espinal. El paciente en los casos más graves no puede caminar y puede tener disfunción urinaria e intestinal.

 

Es una lesión irreversible y permanente. Las causas se desconocen y pueden ser diferentes los factores que interactúan, como la genética, los factores ambientales o la alimentación deficiente en vitaminas, entre otros. En la mayoría de los casos, la espina bífida es un defecto congénito aislado, aunque también puede tener lugar como parte de un síndrome.

 

En la mayoría de los casos, la espina bífida se diagnostica antes del nacimiento. Sin embargo, algunos casos leves pueden pasar desapercibidos hasta después del nacimiento. Los casos muy leves, donde no hay síntomas, pueden no detectarse nunca.

 

Según los conocimientos actuales, el consumo de ácido fólico desde tres meses antes de un embarazo planificado, contribuye a evitar la aparición de la espina bífida. Los alimentos con alto contenido de ácido fólico son las verduras, las yemas de huevo y algunas frutas. Muchas multivitaminas también contienen la dosis recomendada de ácido fólico. En cada caso el médico indicará la pauta de administración del ácido fólico.

 

Una vez se ha diagnosticado la existencia de espina bífida, no existe un tratamiento curativo específico. Dependiendo del tipo de lesión, lo primero que se hace a un niño con espina bífida es una operación para corregirlo. En la actualidad se está explorando la posibilidad de realizar intervenciones quirúrgicas intraútero, con el fin de que el niño nazca sin lesión al exterior.

 

La fisioterapia, imprescindible en las etapas más tempranas de los pacientes con Espina Bífida

 

Fuente: saludcastillayleon.es

AC-EP


Quizás tambien le interese...