comScore
Análisis semanal: Misiones a las puertas de un cambio histórico mientras el país se prepara para vacunar

Análisis semanal: Misiones a las puertas de un cambio histórico mientras el país se prepara para vacunar

Luego de un trámite legislativo algo accidentado, finalmente se sancionó el Presupuesto 2021 que incluye una delegación de facultades que le permite al Ejecutivo nacional crear áreas aduaneras especiales en provincias de frontera. Con eso se cumplió un paso previo necesario para que Misiones pueda tener un régimen impositivo diferenciado que actúe como un esquema de promoción para su industria de productos y servicios.

 

El tema fue incluido en el Presupuesto por pedido del Gobierno provincial, que ahora continúa con las gestiones para que el presidente Alberto Fernández haga uso de sus nuevas facultades y a través de un decreto otorgue beneficios impositivos para Misiones. La redacción original del proyecto de Presupuesto, luego modificada por presión de las demás provincias, dejó constancia de la voluntad política de la Nación de cumplir con un reclamo que se convirtió en una causa común de todos los sectores de la sociedad misionera.

 

Hasta ahora el Gobierno provincial actuó con un timing político perfecto, aprovechando los vaivenes en las intricadas relaciones entre las esferas de poder que actúan desde adentro y desde afuera de la alianza gobernante a escala nacional para avanzar en una reivindicación histórica que podría marcar un antes y un después en la historia de la provincia y en la vida de los misioneros.

 

Lejos de la improvisación y a diferencia de las campañas espasmódicas que se realizaron en otros momentos de la historia para que Misiones se convirtiera en zona franca, esta vez se llevaron adelante gestiones constantes y precisas. Con la paciencia de un orfebre, el conductor de la renovación, Carlos Rovira, se puso al frente de la cruzada, consiguió el consenso de todos los sectores de la sociedad misionera que se encolumnó detrás del proyecto, diseñó cuidadosamente cada paso y los fue ejecutando en el momento apropiado.

 

Las gestiones se orientan ahora a definir qué beneficios fiscales llegarán de la mano del área aduanera especial de Misiones y si habrá un régimen de promoción para algún sector particular. Pedidos puntuales, como la eliminación de las retenciones a las exportaciones de la provincia, cuestión que el Gobernador Oscar Herrera Ahuad volvió a platear esta semana a Nación en una reunión con el ministro de Agricultora Luis Basterra, podrían encontrar en el área aduanera especial una respuesta definitiva. Solo por ese concepto hay más de 1.200 millones de pesos que podrían quedarse en las chacras.

 

Los argumentos a favor de esta causa común de todos los misioneros son contundentes. La condición de territorio incrustado como una cuña entre dos países limítrofes con una carga impositiva menor ya resultaría suficiente razón para exigir para Misiones un tratamiento impositivo diferente al resto de Argentina.

 

A la ubicación geográfica hay sumar la posición desventajosa que ocupa la provincia en el caprichoso reparto de los fondos federales a través de la coparticipación y la histórica postergación en los planes nacionales de obra pública que la llevaron a ser la única del país sin acceso a una red de gas.

 

Pero más allá de la solidez de los argumentos, todo depende de una decisión política que está en manos de Nación y de la capacidad de la Provincia de gestionar una respuesta favorable. La tarea no es sencilla dada la dinámica característica de manejo de poder en Argentina, que más allá de gobiernos y de colores políticos siempre mira primero a la capital, después a las provincias del centro y por último al norte.

 

Aún a pesar de ese centralismo y de una crisis económica que atraviesa todo el territorio nacional, Misiones supo jugar sus fichas con inteligencia en el tablero de la política nacional y hoy está más cerca de lo que nunca estuvo de lograr una respuesta que permita revertir décadas de postergación.

 

De llegar a buen puerto las negociaciones que ya están muy avanzadas, Misiones finalmente se liberará de una parte de la carga impositiva nacional. El Estado le habrá dado al sector privado una herramienta muy potente para el desarrollo de la economía. Entonces el empresariado estará frente a una oportunidad única, su desafío será valerse de esa oportunidad para producir más y con mayor valor, vender más, generar empleo y aportar al desarrollo del conjunto.

 

Un plan para salir de la pandemia

 

El Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, anunció que en los próximos días se firmará el contrato que garantice al país el suministro de la vacuna rusa Sputnik V que se sumará a las dosis ya aseguradas de la vacuna que desarrollaron en conjunto el laboratorio AstraZeneca y la universidad de Oxford y que se fabricará en el país.

 

El funcionario indicó además que el lunes comenzará oficialmente a trabajar el comité que estará encargado de planificar lo que se anuncia como el programa de vacunación más grande y más intenso desarrollado en la historia del país.

 

Participarán especialistas de los ministerios de Salud, Interior, Defensa y Seguridad, además de 150 mil integrantes de las fuerzas armadas y de seguridad desplegados en todo el país para garantizar una cobertura masiva. El armado del operativo incluye también la conformación de una Mesa de Seguimiento del proceso de vacunación, una vez que lleguen las dosis al país.

 

Lo único que está definido hasta el momento es que los grupos de riesgo serán los primeros que tendrán la vacuna. “Seguramente tendrán que presentar un certificado y habrá un sistema de turnos”, adelantó el funcionario.

 

Aunque todavía no hay precisiones, el presidente Alberto Fernández estimó que en marzo comenzarían a aplicarse las primeras dosis a la población de riesgo.

 

Misiones sigue siendo una de las provincias con menor cantidad de contagios del país, pese a estar rodeada por estados brasileños que cuentan sus contagios por decenas de miles.

 

Pero el hecho de ostentar un status privilegiado no representa un seguro de garantía contra el virus. De hecho se siguen registrando nuevos contagios diariamente en la provincia y desde el Gobierno instan a la población a mantener la guardia en alto.

 

La preocupación ahora está centrada en lo que ocurrirá durante la temporada de vacaciones de verano, cuando las urgencias económicas del turismo, tal vez el sector más golpeado por la pandemia, deberán congeniarse con la necesidad de seguir atendiendo la emergencia sanitaria.

 

Mediante programas como el Ahora Turismo e importantes inversiones orientadas a mejorar la oferta turística local, el Gobierno provincial apunta a incentivar al turismo interno como respuesta a la necesidad de reactivar al sector minimizando el riesgo sanitario.

 

Más allá de las disposiciones que puedan establecer los gobiernos provinciales con relación a la movilidad de las personas y los protocolos en los lugares turísticos, la mayor responsabilidad seguirá recayendo en conducta de la gente. Ninguna medida de control sanitario será suficiente si la gente no está dispuesta a respetarla, si no asume el rol protagónico que tiene en el combate contra el coronavirus.   

 

Pragmatismo de izquierda a derecha

 

En la misma sesión en la que los diputados nacionales convirtieron en ley el Presupuesto 2021, también dieron media sanción al Aporte Extraordinario a las Grandes Fortunas, también conocido como “impuesto a la riqueza” e ingresó el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo (IVE) que el presidente había prometido durante su campaña.

 

Ambos proyectos generaron una ruidosa polémica que promete extenderse durante varias semanas más y marcan un giro del Gobierno nacional hacia una agenda más progresista  o de izquierda en momentos en que las decisiones en materia de economía exhiben un giro hacia la ortodoxia. Giro que coincidió con el paso de una misión del FMI que llegó a Argentina para preparar el terreno de cara a un nuevo “reperfilamiento” de la deuda con ese organismo que, todo indica, se continuará negociando hasta bien entrado el año que viene.

 

En las últimas semanas el Gobierno demostró un renovado interés por controlar el déficit fiscal y moderar la emisión monetaria, que lo llevó a asumir decisiones como eliminar el IFE y limitar el ATP, los emblemas de la asistencia estatal en tiempo de pandemia y los motores principales del denominado “gasto Covid”.

 

Las medidas que tienen un claro sesgo de ajuste fiscal no cayeron bien en los sectores de izquierda de la alianza oficialista, que tuvieron su revancha luego con el impuesto a las grandes fortunas y un nuevo intento por legalizar el aborto. Haciendo gala del pragmatismo necesario para gobernar, Alberto Fernández, consiguió satisfacer al ala progresista del Frente de Todos sin comprometer el control del gasto público.

 

El impuesto a las grandes fortunas fue planteado como un aporte extraordinario de las personas más acaudaladas del país para aliviar al Estado, aunque sea en una proporción mínima, la pesada carga del gasto destinado a atender la emergencia de la pandemia.

 

De aprobarse también en el Senado, el aporte alcanzará a las personas cuyo patrimonio declarado exceda los 200 millones de pesos. Tomando en cuenta que las valuaciones fiscales de los inmuebles siempre son muy inferiores a los valores de mercado, el impuesto recaerá en personas con patrimonios reales bastante más altos.

 

El proyecto fue aprobado en diputados con el voto de los legisladores del Frente de Todos y de bloques provinciales, como el Bloque Misionerista integrado por los diputados del Frente Renovador misionero, que consideraron justo que las personas que consiguieron acumular más riqueza, contribuyan con un aporte especial a una lucha en la que toda la sociedad se vio involucrada.

 

El proyecto fue duramente cuestionado desde el establishment  económico. Desde la Unión Industrial Argentina (UIA) consideraron que se trata de un impuesto inconstitucional porque incurre en doble imposición al gravar la misma base imponible que el impuesto a los bienes personales. Indicaron además que al tomar como base de imposición a participaciones o acciones en activos productivos, se estaría gravando no solo a la riqueza sino también a la producción.

 

Desde el Gobierno nacional aseguran que al no tratarse de un impuesto sino de un aporte extraordinario, no se estaría incurriendo en doble imposición y argumentan que algunos de los países más desarrollados del mundo ya aplicaron o analizan aplicar un tributo a la riqueza similar al que se debate en Argentina.

 

El Frente Juntos por el Cambio salió decididamente en contra del aporte solidario. Luciano Laspina, vicepresidente de la comisión de Presupuesto, indicó que el proyecto “es confiscatorio. El Estado absorbe una parte sustancial de la renta o de la propiedad”. “Se gravan activos que alientan el ahorro nacional: a diferencia de Bienes Personales, donde los títulos públicos están exentos, acá se gravan los depósitos, los campos, los bienes rurales y los activos empresarios”, cuestionó.

 

Durante el transcurso de la sesión, la cuenta oficial de Twitter del bloque del PRO publicó un sugestivo gráfico que enfatizaba que los diputados de la alianza opositora votarían en defensa del 0,02 por ciento de la población alcanzada por el aporte extraordinario.

 

análisis semanal

 

 

Reactivación en cuotas

 

Con la idea de evitar que la eliminación del IFE y otras medidas de ajuste del gasto terminen congelando la incipiente reactivación del consumo, el Gobierno nacional apuesta a reforzar el crédito al consumo, replicando –aunque con menos beneficios- el modelo aplicado en Misiones con los programas Ahora.

 

El Banco Nación tendrá un rol fundamental. Ya lanzó un programa orientado a financiar la compra de motos de fabricación nacional que permitirá comprar unidades de hasta 200 mil pesos en 48 cuotas a una tasa final total de 28,5%.

 

Las más de 200 concesionarias de motos de todo el país ofrecerán casi 7.500 motos de 34 modelos de fabricación nacional, de marcas como Honda, Zanella, Gilera, Benelli, Beta, Brava, Guerrero, Keller, Keeway, Corven, Kymco, Mondial, Motomel, VTS y Okinoi.

 

Los créditos se agotaron en las primeras 72 horas de vigencia del programa pero habrá un nuevo cupo en diciembre y no se descarta que participen otros bancos,

 

Desde el mismo banco informaron que avanzarán con una línea de créditos para adquirir electrodomésticos y automóviles.

 

No obstante, aún no trascendieron los detalles sobre qué marcas y modelos se podrán adquirir, cuál será el tope del crédito, los plazos de devolución y los intereses.

 

“Estamos lanzando una línea de créditos para electrodomésticos. En esto el Banco Nación tiene una innovación que es su propia tienda digital a partir de la cual se hacen estas operaciones crediticias y reservas de los productos, lo vamos a hacer con electrodomésticos. En cualquier momento vamos a avanzar con los autos”, indicó el presidente del Nación, Eduardo Hecker.

 

El fallecimiento de un “aliado de Misiones”

 

El viernes falleció en un accidente aéreo ocurrido en la provincia de Salta el fundador y presidente del Banco Macro, Jorge Brito. El empresario fue una figura relevante a escala nacional e incluso continental, pero en Misiones su trabajo fue preponderante a partir de que su banco se convirtiera en agente financiero del Gobierno provincial.

 

Con inversiones que se desarrollaron a lo largo y a lo ancho del territorio misionero, su gestión resultó fundamental para avanzar en la bancarización de una enorme cantidad de misioneros.

 

Por iniciativa del propio Brito, el banco acompañó prácticamente todos los programas de financiamientos diseñados por, o en conjunto con, el Gobierno provincial. Tal vez el más exitoso de ellos sea el programa Ahora en todas sus versiones o diferentes programas orientados al agro.

 

En su cuenta de Twitter, el secretario de Hacienda de la Provincia, Adolfo Safrán, lo recordó como “un aliado estratégico para el desarrollo de nuestra provincia” y destacó su “compromiso permanente con el desarrollo federal”.


 

RC-EP


Quizás tambien le interese...