Alexa

Los desafíos de la arquitectura: hoy, el antes y después de la intervención de un espacio particular

Dentro de las oportunidades que se nos fueron presentando, apareció una en la cual había que reformar casi por completo un local comercial con gran historia que albergó durante muchos años al reconocido Banco del Chaco, y posteriormente a otras actividades, entre ellas un concurrido gimnasio de la ciudad.

La propuesta venia de una de sus propietarias, quién nos contó sobre su proyecto personal: un espacio de estética y peluquería integral, con énfasis en belleza de pies y manos.

Nos entusiasmó la idea de intervenir este espacio, ya que era un gran desafío para nosotras el poder darle a éste lugar una apariencia totalmente distinta a la que venía teniendo, una nueva vida.

En la primera visita que hicimos al local, nos cautivaron sus grandes pórticos y su pronunciada altura. Pudimos observar que el espacio ya había sido intervenido, por lo que debimos adaptarnos a ciertos elementos que no podíamos modificar, ya que, al hacerlo, intervenía abruptamente en la infraestructura del mismo y en el presupuesto de los clientes.

Si bien no tenían en claro que estética darle al lugar, ni cómo organizar su distribución, lo que si sabían era que querían usar un modelo de sillón en particular, llamado Berger. Este sillón se sitúa en Francia del siglo XVIII bajo el mandato del rey Luis XV, con el Palacio de Versalles como punto de encuentro de toda la aristocracia de la época. Este modelo ha sufrido variadas modificaciones desde entonces. Actualmente se trata de un clásico que distingue y realza cualquier ambiente.

Este fue el punto de partida para desarrollar el diseño de interior, de lo que hoy sería la estética MM Beauty Salon.

Lea además https://misionesonline.net/2020/10/03/una-historia-con-color-la-importancia-de-los-colores-en-la-arquitectura/

Desde el estudio la premisa fue generar un espacio moderno y acogedor incorporando éste elemento clásico. Combinamos materiales actuales con reminiscencia europea, como ser placas melaminicas símil mármol, empapelado con distintos diseños y colores haciendo alusión a los entelados de esa época y detalles de herrería en colores ocres y cobres.

Decidimos que, para éste lugar, la mejor opción era trabajarlo como un espacio integral, donde cada actividad se encuentre sectorizada, pero a su vez conectadas entre sí, logrando una dinámica en el diseño. Cada uno de los elementos que componen al proyecto fueron pensados al detalle.

 

Después

Al ingresar ubicamos la sala de espera con sus grandes sillones protagonistas, y frente a estos el mostrador, con un muro verde que lo enmarca y una hermosa lámpara de caireles de vidrio que lo corona. Inmediatamente al mostrador, se encuentran las mesas para belleza de manos, tres mesas que combinan la textura del mármol y estructuras de color cobre. Compartiendo este sector tres puestos de peluquería.

Continuando el recorrido, tres puestos de maquillaje donde se destaca la iluminación por sus lámparas colgantes y su gran mesada color óxido. Frente a éste tres puestos de belleza de pies se disponen sobre una tarima, que alberga las instalaciones, y sobre la misma vuelven a cobrar protagonismo los sillones con esbeltos cortinados que generan privacidad al cliente.

El recorrido finaliza con una gran estructura metálica de color cobre que presenta cuatro espejos e incorpora lámparas colgantes y vegetación en su parte superior. Este espacio, fue pensado para que las personas que concurran al lugar dispongan de un sector pensado y diseñado donde puedan tomarse fotografías, o documentar recuerdos.

 

 

 

 

La cocina y los baños presentaban un avanzado grado de deterioro, nos encontramos con el desafío de intervenirlos sin que represente un gran gasto para el cliente, ya que se trata de un local alquilado. Cambiamos las bachas, pulimos las antiguas mesadas de mármol originales y renovamos el aspecto los revestimientos con pintura especiales para los mismos.

Al ser un local muy antiguo, nos encontramos con problemáticas en cuanto a sus instalaciones. Recuperamos las conexiones sanitarias y debimos realizar una instalación eléctrica independiente a la existente para asegurar el correcto funcionamiento de la misma, y de los equipos con grandes prestaciones que se utilizarían.

 

 

Si bien el proyecto es pensado como un todo, cada cliente va incorporando diversos elementos que lo identifican y le dan su toque personal al diseño.

Después de concluido éste desafío y viendo el resultado final, podemos decir que la remodelación es todo un arte y que puede sorprendernos, que todo lugar tiene solución si sabemos a quién acudir.

 

 

 

 

Arq. Fatima Jara

Arq. Inés Spachuk

[email protected]

 

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas