Alexa

Día Mundial del Lavado de Manos: Higiene de manos para todos, a raíz del COVID-19

La Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud establecieron el 15 de octubre como el Día Mundial del Lavado de Manos.

 

Un gesto tan simple como lavarse las manos con agua y jabón puede ser clave para la supervivencia de millones de personas, sobre todo de los más pequeños. Los niños y niñas son especialmente vulnerables a los efectos de la diarrea y de las infecciones respiratorias, enfermedades que se pueden prevenir fácilmente y de forma barata con un poco de agua y jabón. Este día quiere servir como recordatorio de la importancia de esta práctica

 

El Día Mundial del Lavado de Manos es una jornada anual de concientización mundial dedicada a promover el lavado de manos con jabón como una forma fácil, eficaz y asequible de prevenir enfermedades y salvar vidas.

 

El Día Mundial del Lavado de Manos fue fundado por la Global Handwashing Partnership y es una oportunidad para diseñar, probar y replicar formas creativas de alentar a las personas a lavarse las manos con jabón en momentos críticos. Esta celebración tiene lugar cada año el 15 de octubre.

 

El primer Día Mundial del Lavado de Manos se celebró en 2008, cuando más de 120 millones de niños en todo el mundo se lavaron las manos con jabón en más de 70 países. Desde 2008, los líderes comunitarios y nacionales han utilizado este Día Internacional para difundir el tema del lavado de manos, construir lavabos y grifos, y demostrar la simplicidad y el valor de las manos limpias.

 

Desde entonces, el Día Mundial del Lavado de Manos ha seguido creciendo. Esta celebración cuenta con el respaldo de gobiernos, escuelas, instituciones internacionales, organizaciones de la sociedad civil, ONG, empresas privadas, particulares y más.

 

El lema del Día Mundial del Lavado de Manos de 2020 es «Higiene de manos para todos». El tema de este año sigue la reciente iniciativa global que pide a toda la sociedad que mejore la higiene de las manos, especialmente mediante el lavado de manos con jabón. El tema de este año nos recuerda que debemos trabajar hacia el acceso universal y la práctica del lavado de manos con jabón por ahora y por un futuro saludable.

 

 

¿Cuáles son los pasos a seguir para un lavado de manos efectivo?

 

Cuando una acción cotidiana se convierte en un hábito generalizado a nivel global, su poder se multiplica. Eso sucede con el lavado de manos, un gesto simple que -sobre todo en este contexto de COVID-19- es la manera más efectiva de evitar la propagación de enfermedades y, a su vez, de proteger la salud personal de cada uno. Es por eso que todos debemos generar conciencia: “Las manos limpias salvan vidas”.

 

En el Día Mundial del Lavado de Manos, la Dra. Valeria El Haj, Directora Médica Nacional deOSPEDYC, plantea que esta rutina es el método más sencillo, rápido y económico para prevenir enfermedades diarreicas,  infecciones respiratorias agudas como el Coronavirus, infecciones cutáneas y parásitos, entre otras patologías que afectan la salud de millones de personas a nivel mundial.

 

Según la Dra. El Haj, una correcta higiene de manos debe demandar no más de 40-60 segundos  segundos con alcohol en gel o con agua y jabón. Además, la profesional plantea que no es suficiente lavarse sólo con agua, el jabón (cualquiera sea) es el que permite eliminar la suciedad que contiene los gérmenes.

 

Siguiendo a la Dra. Valeria El Haj, Directora Médica Nacional de OSPEDYC, estos son los 5 pasos que no deben faltar a la hora de realizar el lavado de manos:

 

  1. Mojarse las manos con agua de red o potabilizada.
  2. Enjabonarse (cualquier jabón sirve para eliminar los gérmenes).
  3. Frotar muy bien las manos, incluidas las muñecas, palmas, dorso y entre los dedos.
  4. Enjuagar con abundante agua.
  5. Secarse con una toalla limpia, papel descartable o agitando las manos.

 

Finalmente, la profesional aclara que es importante higienizarse las manos frecuentemente sobre todo:

 

  • Antes y después de manipular basura o desperdicios.
  • Antes y después de comer, manipular alimentos y/o amamantar.
  • Luego de haber tocado superficies públicas: mostradores, pasamanos, picaportes, barandas, etc.
  • Después de manipular dinero, llaves, etc.
  • Después de ir al baño o de cambiar pañales.
  • Después de sonarse la nariz, toser o estornudar.
  • Antes y después de atender a alguien que esté enfermo.
  • Antes y después de tratar una herida o un corte.
  • Luego de tocar animales, sus alimentos o excrementos.

 

 

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Columnas

DEPORTES