Alexa

Día Mundial de los Animales 2020: ¿Por qué se relaciona con San Francisco de Asís?

Cada 4 de octubre se celebra el Día Mundial de los Animales, una fecha promovida por la Organización Mundial de Protección Animal.

 

El monje que caminaba con sandalias y vestía una túnica marrón tenía la capacidad de comunicarse con los animales. Esa es la afirmación que hacen de él los relatos sobre su vida que también aseguran que «fue la primera persona capaz de concebirse a sí mismo en relación con las demás especies de la Tierra”, a las que consideraba ‘criaturas de Dios’”.

 

705 años después de su muerte y ante un peligro inminente, un grupo de ecologistas reunidos en Florencia, Italia, celebraron una convención para alertar sobre las especies que estaban al borde de la extinción. Corría 1931 y concluyeron que era necesario proteger a las especies animales que ya estaban desapareciendo, así determinaron que habría un día al año para reflexionar sobre ello: se instauró el 4 de octubre como el “Día Mundial de los Animales”.

 

La fecha toma los primeros minutos del fallecimiento de Francisco de Asís, a quien en 1980 el papa Juan Pablo II declaró “Patrono de los animales y de los ecologistas”.

 

Durante esta celebración, en varias iglesias del mundo se realiza la “Misa de Bendición de Animales” para las especies domésticas que llegan junto a sus familias; otras permiten el ingreso de perros que viven en las calles para bendecirlos y darle unas horas de cobijo.

 

La intención de celebrar el Día Mundial de los Animales, es recordarnos que, aunque somos la especie más evolucionada, eso no le quita los derechos y protección al resto de los animales del planeta.

 

En Argentina, este Día se conmemora cada 29 de abril, en aniversario de la muerte del proteccionista Lucas Albarracín, Presidente de la Asociación Protectora de Animales de Buenos Aires.

 

San Francisco de Asís: Patrono de los Animales y de los Ecologistas

 

Entre sus enseñanzas dejó la de comprender cuál es nuestro lugar en la Tierra, ya que el bienestar de la raza humana está integrado al bienestar de todo los animales y el medio ambiente.

 

Giovanni di Pietro Bernardone, más tarde Francisco de Asís, nació en 1182 en Italia y dedicó su vida al servicio religioso. Fundó la Orden Franciscana y otras dos también surgidas bajo la autoridad de la Iglesia católica en la Edad Media. Fue hijo de un comerciante adinerado, pero renunció a las riquezas de su familia.

 

En septiembre de 1225, en un monte y luego de 40 días de ayuno recibió los estigmas, heridas que le provocaron mucho dolor durante el resto de su vida. Murió a la medianoche del 3 de octubre de 1226.

 

Entre sus enseñanzas dejó la de comprender cuál es nuestro lugar en la Tierra, ya que, según sus preceptos, el bienestar de la raza humana está integrado al bienestar de todo los animales y el medio ambiente. Planteos similares llevan adelante hoy los millones de jóvenes que se reúnen a pedir políticas contra el Cambio Climático.

 

Si esos reclamos hoy son tomados, en muchos casos, a la ligera, mucho más lo fue en la época de Francisco: sus ideas eran vistas como una total rareza, pero él las siguió profesando al punto de despojarse de todas las riquezas materiales y dedicar su vida a servir y ayudar a sus semejantes, incluidos todos los animales puesto que los consideraba “hijos de Dios” y llamaba “hermanos”.

 

Debido a su postura a favor de ellos, el Papa Juan Pablo II lo declaró “Patrono de los Animales y de los Ecologistas” en 1980.

 

Estas son algunas de las frases célebres de San Francisco de Asís:

 

“Aquellos hombres capaces de irrumpir con la voluntad de Dios y arrebatar de la Madre Tierra a sus animales estarán cometiendo un gran error y siempre serán juzgados por aquellos que sí respetan la creación divina de Dios tal y como él la creó”.

 

“Si existen hombres que excluyen a cualquiera de las criaturas de Dios del amparo de la compasión y la misericordia, existirán hombres que tratarán a sus hermanos de la misma manera”.

 

“Al igual que algunos animales se alimentan de otros para subsistir, Dios le dijo al hombre que podía tomar los animales que necesitara solo hasta encontrar una mejor solución, no para caprichosos vestidos o hacerlos sus esclavos o entretenimiento. Al igual que Jesús, yo no como animales por respeto a mis hermanos; el hombre debe entender el verdadero mensaje de Dios para con sus animales, debe ponerse en el lugar de aquellos animales desamparados, abandonados y maltratados, solo así habrá paz. De lo contrario llegará el día en que los hombres verán con sus propios ojos cómo se contamina y muere su entorno y abusarán no sólo de los animales sino también de sus pares humanos”.

 

Happy Cows | How to Keep Cows Happy | Old Moore's Almanac

 

 

 

Fuente: infobae.com

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas