Alexa

Coronavirus: cómo atraviesan los jóvenes misioneros el primer año de facultad en medio de una pandemia

Los que continúan no dan el año por perdido. En el camino se quedaron aquellos que no tenían conectividad a Internet.

 

Dentro de los actores que toman relevancia por la particularidad de la situación de atraviesan en la pandemia, se encuentran los estudiantes de primer año de las carreras universitarias. Desde Vía Posadas, conversamos con Adrián Carlos, de San Ignacio; Candela Rojas de Posadas, ambos estudiantes de Comunicación Social de la Universidad Nacional de Misiones; y con Bautista Padula de Posadas, que estudia Marketing y Publicidad en la ciudad vecina de Encarnación, Paraguay.

 

En principio, las opiniones de los dos estudiantes de Comunicación, que se encuentran en el mismo año académico de la misma carrera y universidad, son desencontradas. Ambos tuvieron dos semanas de cursillo general de introducción a la vida universitaria, mezclados con estudiantes de otras carreras, entre los que algunos eran de comunicación.

 

En el caso de Candela indica que en la cuestión académica puede desempañarse bien; “personalmente tengo una buena comprensión de lectura y no se me dificulta tanto entender los textos, o las palabras”. Para Adrian en cambio “el nivel secundario y el nivel universitario son contextos muy diferentes. Los textos dejaron de ser algo pequeño a ser algo más amplio que necesitas al docente enfrente para lograr comprenderlo”, apuntó.

En cuanto al dictado de las clases virtuales, Candela consideró que el dinamismo lo da las clases virtuales en las que podes preguntar sobre el contenido leído, el límite de tiempo continúa siendo un condicionante. “Los ves una vez a la semana por una pantalla y tenés un millón de preguntas que al momento de la clase no se te ocurre, es mas difícil la interacción. Hay algunos profesores con los que tenemos grupos de WhatsApp pero no tengo la confianza para escribirles por ahí. Eso en la presencialidad seria otra porque los tenes ahí y le podés preguntar”. En este sentido Adrián coincidió “te sentís frustrado porque no podes interactuar con el docente”.

 

En el caso de Bautista, comenzó a estudiar Marketing y Publicidad en la ciudad de Encarnación, Paraguay, frontera con Posadas. Para ello debía cruzar el Puente Internacional todos los días y llegó a tener una semana y media de clases con los estudiantes de su carrera. “Con las circunstancias como están dadas, queda en uno si quiere en verdad aprender, sentarse a leer, sentarse a estudiar, si bien no es lo mismo que las clases presenciales los profesores brindar los materiales, las explicaciones, y te ayudan. Los recursos están”.

 

 

Según indicó Bautista, desde la primera semana de pandemia tuvieron clases online todos los días, y siguieron avanzando. En su caso, la universidad a la que asiste, ofrece normalmente dos modalidades de cursada, presencial -a la que asiste el- y virtual. Por lo que la pandemia, simplemente hizo que todas las modalidades de cursada se volcaran a la plataforma digital que ya la tenían en permanente uso. “En lo personal no quise dar el año por perdido. Sin embargo, muchísimos dejaron. En la sede Encarnación al principio éramos 40 y ahora no llegamos a los 20. Pero no nos afectó, los profesores nos dan clases todos los días a través de la plataforma que tiene la facultad”.

 

En el cuanto a la deserción de los estudiantes de Comunicación, Adrián indicó que en el cursillo de ingreso general, conoció a algunos estudiantes de comunicación llegaron a formar un grupo de WhatsApp, por el que se enteró que varios dejarían la carrera. En caso de Candela, en la comisión que le tocó del cursillo general, solo conoció a una estudiante de Comunicación con la que estableció relación y la joven no tenía conectividad a Internet suficiente para llevar la cursada virtual por lo que también dejó la carrera. Además, tienen un grupo de WhatsApp general con todos los estudiantes de primer año, donde indicaron que, al principio del aislamiento, unos 10 miembros abandonaban el grupo por semana.

 

Vale remarcar, que en caso de los tres entrevistados, todos tuvieron una buena conexión a internet durante todo el aislamiento, por lo que pudieron avanzar con las propuestas académicas virtuales. En caso de Candela, sus padres debieron comprar otra computadora en su casa, dado que tiene una hermana menor y también debía ocupar la que tenían.

 

Al igual que Bautista, el estudiante de Marketink y Publicidad, Candela considera que este no es un año perdido, “solo no experimentas ese primer acercamiento. Los que ya estamos en el baile seguimos, pero los que no, yo creo que no se tienen que preocupar porque no iba a ser lo mismo”. En caso de comunicación, algunos docentes, por lo que estableció la facultad, solo están dando un 30% de los contenidos. Por lo que Adrián consideró que “los próximos años, se nos complica a nosotros no tener el contenido completo sino lo básico”.

 

 

(Fuente: Vía Posadas)

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Columnas