comScore

Apuntan a los cruces clandestinos en la frontera norte de Misiones con Brasil como la causa de la aparición de varios casos de coronavirus en esa zona

Apuntan a los cruces clandestinos en la frontera norte de Misiones con Brasil como la causa de la aparición de varios casos de coronavirus en esa zona

El Intendente de Andresito, Bruno Beck, vinculó directamente los cruces clandestinos a Brasil que realiza la población con la aparición de casos en esa localidad del norte de Misiones.


Lee las últimas noticias del coronavirus haciendo click aquí


Visiblemente molesto, Beck responsabilizó por la situación a los vecinos que de manera irresponsable cruzan a Brasil por pasos no habilitados. Los últimos casos de coronavirus en la provincia de Misiones se registraron en los últimos días en esa localidad fronteriza con Brasil. «Hay que tener en cuenta que acá nomás, en Capanema (frontera brasileña con Andresito) hay 300 casos de coronavirus», remarcó el alcalde en una entrevista con Radio Nacional Iguazú, y además puso de manifiesto la falta de recursos que tiene el municipio para controlar la frontera.

 

En ese sentido, recordó que la región, cuya vasta extensión es de monte cerrado, cuenta con solo siete gendarmes para custodiar la frontera.

 

Por otra parte, las autoridades municipales de Andresito, tomaron la decisión de endurecer las normas de prevención. Entre las medidas tomadas, Beck precisó el cese de las actividades de fútbol, cancha verano. «Sabíamos que hacia algunos días que se habían liberado lo que era el fútbol siete, pero nosotros tomamos la decisión de suspender esa actividad porque es más complicado el control con lo que es al aire libre«, explicó.

 

El titular del comité de crisis indicó que también se suspendieron las actividades en las canchas privadas, públicas, las canchitas de barrios y los bares, también han cesado sus actividades por un plazo. «Nosotros pusimos, según nos recomendaron desde Salud pública, un plazo de diez día a partir de la fecha de hoy para esas actividades».

 

Aclaró que aquellas actividades dentro de un ambiente controlado, «nosotros limitamos los procesos, los protocolos, ya reducimos la cantidad de personas. los cuidados de bioseguridad se volvieron más estrictos. Las personas que ingresan deben tener un turno programado y tienen máximo diez minutos antes y diez minutos después de su turno para permanecer en el lugar y una determinados horarios se retiran para proceder a la desinfección de las áreas comunes», indicó.

 

Recordó que se prohíbe la utilización de los vestuarios. «Todas las personas tiene que venir ya vestidas de acorde a la actividad que van a realizar y al terminar su actividad, se retiran del establecimiento».

 

En el caso de los restaurantes, informó que podrán estar atendiendo hasta las diez de la noche en un principio, pero con todo el protocolo de bioseguridad más escrito. «El uso de barbijo, distanciamiento de dos metros entre mesas, pues son los únicos establecimientos que están permitidos para vender alimentos y bebidas para el consumo interno».

 

Fuente: El Independiente de Iguazú

DL-CP


Quizás tambien le interese...