Alexa

Dinamarca: controvertida práctica de caza de ballenas se reanuda en las Islas Feroe pese a la pandemia

Amenazada de cancelación durante un tiempo debido al coronavirus, la controvertida caza de ballenas piloto como «practica ancestral y cultural de los dinamarqueses» comenzó esta semana en las Islas Feroe, con una primera campaña que costó la vida a cerca de 300 pequeños cetáceos. Defensores de los animales piden nuevamente que esta actividad sea prohibida.

 

Unos 250 globicéfalos negros y otras 35 ballenas de flancos blancos fueron pescados esta semana cerca de Hvalba, un pueblo de 700 personas en Suduroy, la isla más al sur del archipiélago, informaron los medios de comunicación locales y la oenegé ecologista Sea Shepherd, que busca detener esta «práctica bárbara».

 

El globicéfalo negro también se conoce como ballena piloto o delfín piloto. La proximidad de los pescadores planteaba la cuestión del mantenimiento de la pesca en período de coronavirus, pero el ministro feroés de pesca, Jacob Vestergaard, autorizó la caza este verano boreal, en un comunicado publicado el 7 de julio, en el que pidió que se evitaran las aglomeraciones.

 

Tradición estival ancestral en las Islas Feroe, el «grind» o «grindadrap» consiste en rodear y acorralar a los pequeños cetáceos llevándolos hasta una bahía. Ahí quedan a merced de pescadores que entran al agua y los matan con cuchillos.

 

Las imágenes de mar enrojecidas por la sangre y las alineaciones de ballenas piloto asesinadas suscitan la indignación de los defensores de los animales. La ONG Sea Sheperd logró perturbar la temporada 2014, pero denunció una normativa que autoriza a los buques militares daneses a intervenir para impedirles la entrada en aguas feroesas.

 

Los feroeses, que defienden la práctica, acusan a los medios de comunicación y a las oenegés extranjeras de no respetar su cultura isleña, donde la pesca y las tradiciones ocupan un lugar central.

 

Con unos 50.000 habitantes, el pequeño archipiélago perdido en el Mar del Norte registra, hasta la fecha, 188 casos de coronavirus detectados, pero sólo uno desde abril.

ONG´s  exigen el fin de la matanza

Para diversas organizaciones ambientales internacionales, se trata de una práctica de tortura y muerte, llena de perversidad con la que los dinamarqueses llevan a cabo las sangrientas matanzas de estos animales en las Islas Feroe.

«La tortura a que son sometidos por efecto de armas rudimentarias muestran el grado de impiedad de sus captores; primero les insertan un arpón en el orificio respiratorio para arrastrarlos hasta la costa produciéndoles un intensísimo dolor que se expresa en los desgarradores sonidos que emiten; posteriormente a este engarfiado desgarrador le seccionan la médula espinal con un corte en las vértebras cervicales (que no siempre se logra en su totalidad) para paralizarlos, lo que les causa otro dolor insoportable que lejos de extinguirse se prolonga cuando les cortan los músculos y nervios del cuello para que se desangren lentamente», detallan crudamente en un informe de la ONG Sea Sheperd.

Durante todo este proceso macabro, el animal mantiene su conciencia antes de que llegue la muerte definitiva. «En ningún matadero del mundo se acepta esta forma de ultimar a un animal. ¿Hasta cuando el mundo permanecerá indiferente ante esta práctica medievalista?. Ninguna tradición puede, en la actualidad, justificar tanta perversidad, ni pueden ampararse en una parte de «la riqueza ancestral de un pueblo» cuando produce un sufrimiento dantesco a criaturas inteligentes, inocentes e indefensas como lo son los delfines calderones», fue el llamado de los ambientalistas.

 

 

Fuentes: Agencia Francia 24, AFP, SOS Vox

 

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas