Alexa

Un gato sobrevivió tras quedar 12 minutos dentro del lavarropas en funcionamiento

El animal quedó atrapado dentro del electrodoméstico. Cuando los dueños se dieron cuenta, lo llevaron al veterinario quien le recetó antiinflamatorios.

Un gato de raza burmés sobrevivió a un lavado de 12 minutos con detergente dentro de un lavarropas de carga frontal. La mascota de dos años, llamada Oscar, debió ser trasladada a una veterinaria tras el episodio y, luego de un breve tratamiento, quedó fuera de peligro.

 

El medio digital Abc.net, publicó que el insólito hecho ocurrió en Australia, cuando su dueña Amanda Meredith, escuchó un maullido después de que su esposo pusiera las sábanas en la lavadora.

 

Primero pensó que el sonido venía del armario, por lo que no que no hizo caso. Sin embargo, cuando volvió a la habitación escuchó que el maullido continuaba. En ese momento, se percató que su mascota estaba dentro de la lavadora.

 

“El pobre gatito tenía las manos sobre el cristal mientras hacía las rotaciones y me miraba», dijo Meredith. Además, calificó a la situación como “trágica”.

 

Enseguida apagó la máquina, esperó unos minutos para abrir la puerta y rescató a Oscar. “Esperar esos minutos fue traumático”, detalló Meredith.

 

Según trascendió, el felino estuvo durante el ciclo del agua caliente y terminó golpeado por las aletas de la lavadora. Pero, estaba vivo.

 

Luego, llamaron al veterinario Dan Capps, quien dijo que el gato fue “muy afortunado y fuerte”. Indicó a sus dueños cuáles eran los medicamentos que tenía que tomar el animal y quedó 24 horas en el consultorio para ser observado.

 

Una vez que pudo volver a su casa, la dueña contó que Oscar durmió profundamente durante los siguientes siete días. “No hubo daños”, sostuvo Meredith. Para la mujer, su gato usó “tres de sus nueve vidas” en la hazaña.

 

Tras el hecho, el gato sigue sentándose cerca del electrodoméstico

 

A pesar del episodio traumático, el gato continúa su exploración doméstica cerca del lavarropas. “Se sienta allí y lo observa girar todo el tiempo”, reveló la dueña. Y añadió: “Tal vez tiene trastorno de estrés postraumático o algo así, y tiene que sentarse en la puerta mirando el ciclo de lavado”.

 

El veterinario contó que estas situaciones son comunes. Según explicó, “durante el clima más frío, es el lugar perfecto para que los amigos felinos intenten esconderse para una siesta cálida”, advirtió.

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Mitre

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas