Alexa

Análisis semanal: Entre el aislamiento y el distanciamiento Misiones busca reactivar la economía sin descuidar la emergencia sanitaria

Mientras la pelea de la renegociación de la deuda parece acercarse –ahora sí- al su último round y el Gobierno nacional apuesta a una estrategia focalizada territorialmente para gestionar una cuarentena tan necesaria desde el punto de vista sanitario como agobiante para la economía y el humor social, el Gobierno de Misiones avanza con la precaución de un equilibrista en el camino hacia una nueva normalidad y se muestra decidido a asumir un rol más activo como agente dinamizador de la economía.

 

El presidente Alberto Fernández extendió por tres semanas más la cuarentena y estableció dos regímenes bien diferenciados: el del aislamiento social que imperará en los distritos donde la circulación viral es más activa y el del distanciamiento social en el resto del territorio, que es bastante más laxo en cuanto a las prohibiciones.

 

Pero las decisiones finales respecto de cuáles actividades se liberan y bajo qué condiciones, seguirán bajo criterio de las provincias. En ese contexto, Misiones seguirá su propio camino: “no pasamos a ninguna nueva etapa”, aclaró el gobernador Oscar Herrera Ahuad. Después explicó que continuarán evaluando la situación epidemiológica día por día y resultado de ese seguimiento dependerán aperturas o cierres de las distintas actividades.

 

Si bien el número de contagios en la provincia se mantiene en niveles que están muy lejos de comprometer la capacidad de respuesta del sistema de salud, los 700 kilómetros de frontera con Brasil, donde el virus sigue haciendo estragos ante la inacción del gobierno de Bolsonaro,  son una amenaza latente.

 

Durante la semana se confirmaron en la Misiones 8 nuevos casos que llevaron la cuenta total a 36, de los cuales 26 ya están recuperados. Si bien se detectaron contagios aislados en otras localidades, el principal foco de la enfermedad está en Posadas.

 

Los números muestran una situación epidemiológica controlada, lo que permite que progresivamente se vayan autorizando nuevas actividades, siempre bajo estrictos protocolos, la más reciente la de bares y restaurantes. Sin embargo desde el Gobierno dejaron en claro que todo está supeditado a la evaluación que se realiza en tiempo real de la evolución de la epidemia en Misiones y que así como se habilitan actividades, también se podría volver atrás.

 

La historia del “baby shower” de Necochea deja una prueba pasmosa de la facilidad de contagio del coronavirus, especialmente cuando se combina con la estupidez. Un hombre viajó a CABA para continuar con un tratamiento médico, en vez de cumplir con el aislamiento social obligatorio se le ocurrió la brillante idea de ir a visitar a una amiga que estaba fabricando suvenires para una pareja de personas poco inteligentes a quienes les pareció que el riesgo de contagio de coronavirus no era motivo suficiente para privarse de celebrar el ritual conocido como “baby shower”.

 

La bomba molotov de imbecilidad se completó con la asistencia de un número considerable de invitados y dejó un saldo inmediato de 29 infectados, incluido el único inocente en toda la trama, el bebé “homenajeado”.

 

Más allá de un llamativo grado de irresponsabilidad, historias como las referidas también dan cuenta de un creciente cansancio que se parece bastante al hartazgo que un grupo cada vez más numeroso de la población del país siente con relación a la cuarentena. Por paradójico que pareciera, la extensión de las medidas de aislamiento social es una consecuencia del éxito de las políticas instrumentadas para controlar al virus.

 

A diferencia de otros países, Argentina logró aplanar su curva de contagios bastante temprano y con ello postergó el temido pico en la mencionada curva. Eso le dio tiempo para adaptar mejor su sistema sanitario y salvar vidas. Al día de hoy Argentina acumula 642 muertes por coronavirus, bastante menos que las 1.541 que registra Chile con menos de la mitad de la población y que las más de 35 mil que ya lloró Brasil.

 

Pero cuánto más plana es la curva, más tarda en llegar el pico, punto a partir del cual se puede esperar una progresiva reducción en la cantidad de contagios que permitiría avanzar en un esquema más acelerado de reapertura de actividades.

 

¿Último round?

 

La economía le dio respiro esta semana al Gobierno nacional. Los nuevos controles cambiarios plancharon la demanda de dólares en los mercados del blue y contado con liquidación y cortaron la racha alcista de las cotizaciones paralelas del billete verde. El inaccesible dólar oficial aumentó hasta los 69 pesos y suma un alza de 15,2% en lo que va del año, porcentaje bastante alineado con la inflación.

 

Pero lo más importante fue que después de varias semanas de ventas superiores a las compras, el Central logró recomponer sus reservas en más de 300 millones de dólares gracias a compras que superaron los 550 millones de esa moneda.

 

Las buenas expectativas en relación a la negociación con los bonistas impulsaron acciones y bonos argentinos en un promedio de 20% y el riesgo país cayó 100 puntos durante la semana.

 

Que esta tranquilidad por ahora pasajera se extienda, depende en buena medida de las negociaciones que lleva adelante el país con tenedores de bonos bajo jurisdicción extranjera. Después de varias postergaciones en los plazos que se fueron estableciendo, el tiempo para llegar a un acuerdo se agota, aunque si la negociación continuara avanzando de manera satisfactoria para las partes implicadas podría haber lugar para extender un poco más la negociación.

 

Pero conforme acreedores y deudor avanzan en modificaciones a sus ofertas iniciales, menos espacio va quedando para nuevos cambios.

 

El próximo viernes 12 vence el plazo para que Argentina presente una nueva oferta ante la Securities & Exchange Commission, más conocida como la SEC, algo que el equipo liderado por el ministro Martín Guzmán pretende cumplir antes de esa fecha.

 

La principal dificultad radica en que los acreedores esperan una oferta que les aporte a sus bonos argentinos un valor real presente superior a los 50 dólares, límite por sobre el cual hasta el FMI reconoció que la deuda renegociada resultaría impagable para Argentina.

 

Un cupón atado al PBI podría ser atractivo para los acreedores que entienden que Argentina desinfla sus estimaciones de crecimiento para negociar mejores condiciones  de pago, sin embargo la nefasta intervención del INDEC llevada adelante durante el gobierno de Cristina hace muchos desconfíen. No ayuda el hecho de que todavía haya juicios en curso por el efecto que la manipulación estadística tuvo en algunos de los bonos que emitió Argentina en el canje de 2005.

 

El grupo más duro de los bonistas que lidera Blackrock ya hizo saber a través de sus operadores que no está dispuesto a ceder en su pretensión de un pago cash, algo que el Gobierno argentino dijo que no incluirá en su oferta, y que para aceptar un canje exigiría que los nuevos bonos ofrezcan un valor real presente de al menos 54 dólares.

 

Todo esto ocurre a horas de que se cumplan dos años de que Nicolás Dujovne y Federico Sturzenegger, anunciaran con tono triunfante el “acuerdo preventivo” mediante el cual el FMI se comprometía a poner a disposición del gobierno de Macri la friolera de 50 mil millones de dólares. Ni el salvavidas financiero más grande la historia argentina logró mantener a flote a la economía bajo la administración del mejor equipo de los últimos 50 años.

 

Una de espías

 

La intervención de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), a cargo de Cristina Caamaño, está demostrando que todas las sospechas que había en torno a los manejos oscuros de los servicios de inteligencia en Argentina eran insuficientes.

 

A partir de información aportada por la intervención a la AFI, el juez federal Federico Villena citó a una veintena de políticos, jueces, periodistas y dirigentes sociales, para avisarles que durante el Gobierno de Mauricio Macri se había montado una red de espionaje que los espió sin que ninguna causa judicial lo justificara.

 

Previsiblemente, la lista de espiados incluye a dirigentes de la oposición al gobierno de Macri, empezando por la actual vicepresidente Cristina Kirchner y pasando por el senador misionero Maurice Closs, pero también incluye a varios dirigentes de Juntos por el Cambio, como María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta.

 

En una presentación judicial posterior, Cristina Caamaño denunció ante la Justicia Federal que también durante la gestión de Macri se ordenaron tareas de inteligencia contra 400 periodistas que se habían acreditado para la Cumbre del G20 que se realizó en 2018 y contra académicos, empresarios y organizaciones sociales que participaron de la XI Conferencia Ministerial de la OMC que se llevó a cabo en Buenos en diciembre de 2017.

 

Obras por 40 mil millones

 

Durante la reciente visita de Alberto Fernández a Misiones el Gobierno provincial le presentó al presidente su Plan Estratégico de Obras que incluye viviendas, rutas, lotes con servicios, cloacas, hospitales y escuelas por 40 mil millones de pesos que Misiones reclama como parte de una compensación por la injusticia histórica que representa la baja coparticipación.

 

Además la Provincia insistió con unos de los reclamos históricos en el que confluyen el Gobierno y el sector privado que tiene que ver con un esquema impositivo particular para Misiones que se ajuste a su realidad de provincia de frontera.

 

El Gobernador también le planteó a Fernández la posibilidad de traer gas a granel en barcos  para distribuirlo a través de redes dentro de la provincia, lo que brindaría una solución temporal a la ausencia de un gasoducto y aportaría infraestructura que sería aprovechable si alguna vez llegara el siempre postergado gasoducto.

 

Ahora reactivación

 

Durante la semana el Gobierno provincial anunció una nueva etapa del Ahora Misiones. El programa que nació en 2016 como respuesta a la crisis que por entonces había generado en el comercio local un tipo de cambio desfavorable y las asimetrías con Paraguay, se reinventó para convertirse en una herramienta para apuntalar al consumo interno y las fuentes de empleo durante la pandemia.

 

Los programas Ahora, que el año pasado generaron ventas por 1.200 millones de pesos, fueron resideñados y adaptados a los nuevos tiempos con la incorporación de dos nuevas variantes que brindarán más atractivos y beneficios.

 

Ahora Gastronomía y el Ahora Misiones Durable reflejan la idea de “reactivar la economía con mucha responsabilidad teniendo en cuenta la difícil situación por la que atraviesa el mundo”, explicó el Gobernador durante la presentación. Con las cuentas ordenadas la Provincia tiene oxígeno para instrumentar herramientas que ayudan a la población a poder superar estos momentos.

 

El primero está destinado a bares, restaurantes, pizzerías y servicios de comida. Consiste en un reintegro del 20% con tarjeta de débito en los comercios adheridos y estará vigente todos los viernes y sábados.

 

Ahora Misiones Durable es un programa que involucra a los comercios del rubro de electrodomésticos, construcción, mueblerías y venta de motos. Consiste en el 5% de reintegro a los consumidores que realizan sus compras con tarjeta de crédito en los comercios adheridos, sin interés y con la posibilidad de abonar en 3, 6, 13, 18 y 20 cuotas.

 

Además, anticipó que en los próximos días se presentará una línea de crédito para el área de hotelería y gastronomía que va a reforzar la asistencia al sector.

 

El Ahora Misiones tradicional va a continuar con algunas modificaciones a partir del 1 de julio: el reintegro del 15% será del 20%. También se modificó el programa Ahora Góndolas que también ofrecerá un 20% de reintegro pagando con tarjeta de débito y con un tope de reintegro de 800 pesos. Otra reforma se realizará en el programa Ahora Carne que a partir de julio tendrá un reintegro del 10% en operaciones con tarjetas de débito.

 

Bono a la salud

 

En una semana plagada de novedades en Misiones, Oscar Herrera Ahuad anunció un bono de  5.000 pesos para los trabajadores de la Salud Pública como parte del gran paquete de asistencia de la Provincia a todos los sectores de la economía y del trabajo en el marco de la doble emergencia, sanitaria y económica. Se sumará a los 5.000 pesos que ya empezaron a percibir los trabajadores de la Policía.

 

“Este bono es exclusivamente de Misiones y se depositará cuando se deposite el bono nacional. Por lo tanto, es un esfuerzo de todos los misioneros, es un reconocimiento a la labor y el trabajo de todos los empleados de la salud de Misiones”, dijo el Gobernador.

 

“La asistencia alimentaria, la asistencia para Pymes, los créditos, los programas (reformulados y potenciados), conforman un paquete de medidas que solo pueden lograrse teniendo un Estado sensible, presente y austero, donde se priorizan las verdaderas necesidades, sin gastos superfluos y actuando en forma binaria: cuidando la salud pero también preparando todo para reactivar la economía tras la cuarentena”, afirmaron desde el Gobierno.

 

Posadas en la era del reciclado

 

La administración de Leonardo “Lalo” Stelatto se propone introducir cambios sustanciales en Posadas que establezcan estándares más elevados en distintos aspectos de la gestión.

 

Respecto a la recolección y tratamiento de los residuos urbanos, la presente administración comunal se planteó el desafío de avanzar con la separación en origen de desechos orgánicos e inorgánicos, como fase inicial de un plan sustentable para hacer de Posadas una ciudad más limpia y con una gestión de sus residuos que resulte más amigable con el ambiente.

 

Esta iniciativa incluye el diseño, planificación y ejecución de una campaña de concientización que iniciará con los vecinos del barrio Villa Sarita y del centro posadeño, lugares donde se instalaron contenedores diferenciados y se distribuyó folletería informativa.

 

Posadas así marca una diferencia al ser la única municipalidad del país que viene trabajando con obras, programas, contención social y modernización, a pesar de la cuarentena y la emergencia sanitaria y económica.

 

Además, siendo consciente de la difícil situación económica, el Municipio continúa incrementando las posibilidades de conseguir trabajo de los jóvenes posadeños. A través de la Oficina de Empleo, puso en marcha cursos de preparación laboral, regímenes de pasantías y talleres de orientación vocacional. Uno de ellos, es el curso de empleabilidad, que forma parte del programa Jóvenes con Más y Mejor Trabajo, iniciativa destinada a capacitar y formar recursos humanos en distintos aspectos, propiciando así su desarrollo y crecimiento.

 

A través de esta propuesta, la comuna posadeña ofrece apoyo para que los jóvenes se capaciten, terminen sus estudios, reciban asesoramiento para conseguir empleo, hagan entrenamientos laborales y generen sus propios emprendimientos.

 

 

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Columnas