Nena misionera que tiene cáncer solicita ayuda para conseguir la droga que necesita para su tratamiento

Nena misionera que tiene cáncer solicita ayuda para conseguir la droga que necesita para su tratamiento

Más de seis meses que Laura Cabaña, su esposo y su pequeña Jade – que sufre de Leucemia Linfoblástica Aguda- estuvieron en Buenos Aires para un tratamiento que no funcionó. La nena fue regresada a Misiones y para seguir otro tratamiento que le salve la vida contra la enfermedad con que lucha desde que tenía 4 añitos, la familia necesita conseguir la droga Blinatumomab, cuyo valor asciende a los 18 millones de pesos y se estima que funciona en más del 90% de los casos. Esta es la historia conmovedora de una madre que solicita a las autoridades nacionales y provinciales que puedan asumir con estos costos que ayudaría a que la niña tenga una mejor calidad de vida y lograr un milagro. Laura cuestionó también que aún tras su llegada no haya recibido ningún tipo de seguimiento y solo le hayan dicho «que le mande las fotos y la atenderemos vía WhatsApp».

 

Laura Cabaña. Radio Libertad

 

Aunque la enfermedad ya los ha afectado hace varios años, Laura Cabaña no piensa rendirse. La lucha constante porque su niña Jade salga de esta pesadilla la impulsa a buscar todos los medios posibles para conseguir aquel milagro que pueda salvarle la vida.

 

En diálogo con Misiones Online, narró cómo desde hace seis meses, el Hospital Posadas de Buenos Aires, se convirtió en prácticamente su segundo hogar, debido a que allí aplicaron un tratamientos a su niña. Aunque no funcionó el primero. La oncóloga a cargo recomendó probar con la droga Blinatumomab.

 

No obstante, aún no tienen una respuesta clara  de las autoridades y el tiempo se hace más corto para Jade y es que el hospital de la capital porteña decidió regresarlos a Misiones con derivación al Hospital de Pediatría, argumentando que el cuerpo de la niña está demasiado agotado.

 

Acá en Misiones no han recibido la contención esperada y Jade se encuentra sin observación alguna y sin ningún medicamento. Es por ello que Laura exige que ayuden a su niña y hace un llamado de solidaridad para que se pueda conseguir esa medicina y que las autoridades provinciales y nacionales asuman ese gasto y le den a su niña la oportunidad de vivir.

 

“Necesitamos conseguir una droga nueva que solo 56 ampollas valen 18 millones de pesos. Cuando se le solicitó a las autoridades nacionales y provinciales, argumentaron que la cantidad era muy alta, por eso la oncóloga del Hospital de Buenos Aires tuvo que reducir el pedido a 26 , pero aún no recibimos el tratamiento que necesita mi hija”.

 

El jueves de la semana pasada les avisaron que ya no había nada más que hacer que su cuerpito está cansado y decidieron preguntarle a Jade y los regresaron a Misiones. «Me dijeron que solo le quedan dos meses de vida o tres meses máximo».

 

“Nos regresaron y nos dejaron a la deriva, pero mi hija no es un perro. Es muy dura la decisión que tomamos como padre, vamos a luchar para conseguir la droga parta mi nena”, acotó.

 

Cuestionó que desde que llegaron a Misiones el viernes pasado, Jade no ha recibido ni medicinas, ni atención médica «voy a hacer lo imposible para que mi hija tenga un laboratorio para que le hagan transfusión de sangre y de plaquetas. Necesitamos que se le habiliten exámenes de laboratorio, pero ella no puede estar tampoco allá en el hospital por ser una paciente de alto riesgo. Nos pide que le mandemos fotos por WhatsApp, pero ella necesita un exámen exhaustivo. Se supone que dentro de dos semanas deben hacer otra pulsión de Médula, pero no le quiere hacer y se negaron a revisar a mi hija en mi casa», denunció.

 

Sostuvo que en diálogo con la  Jefa del Servicio de Hemato-Oncología del Hospital Provincial de Pediatría “Dr. Fernando Barryero” de Posadas, doctora. Sandra Borchichi, se le informó que iba a revisar a Jade por Whatsapp y que no le pueden hacer el laboratorio porque tendría que permanecer en la parte de los infectados con coronavirus, pero incluirla en ese espacio pone en riesgo a la nena.

 

«Mi hija, ni nosotros estamos infectados con covid-19 y dicen que deberíamos estar en la zona covid porque venimos de una ciudad con alto riesgo. Mi hija necesita transfusión, necesita hacerse los estudios y ver la evolución de sangre porque necesita una transfusión de médula. Según ellos, ya no se puede hacer nada, pero sé que con la droga podría haber esperanza para mi hija, siento que se traba todo», lamentó.

 

Es decir, no pueden llevarla al Hospital, pero tampoco pueden atenderla en su casa. «Ellos no entienden que yo soy mamá. Entiendo que la ciencia dice que ya no hay nada que hacer, pero hay una última oportunidad para que mi hija se salve. No pedimos plata, solo pido por la salud de mi hija«, dijo entre sollozos.

 

Señaló que antes de todo el proceso de su niña, él trabajaba vendiendo golosinas en los colectivos y ella es empleada doméstica, pero ahora no tienen trabajo ni ingresos.

 

La droga funciona en el 98% de los casos y por eso es que Laura y su familia se aferran a esta última esperanza.  En ese sentido, cualquier ayuda pueden comunicarse con 3765123830 y al 376 512-3830. Todo aporte , aún pequeño suma a esta causa. 

 

SPM



Quizás tambien le interese...