Guido Meza: “De la guerra comercial entre EEUU y China podría resultar la oportunidad de incrementar las exportaciones de madera misionera”

Guido Meza: “De la guerra comercial entre EEUU y China podría resultar la oportunidad de incrementar las exportaciones de madera misionera”

El acuerdo comercial preliminar entre Estados Unidos y China se estima será definido antes de fin de año, y con nuevos aranceles que afectará al sector de agronegocios de Brasil, uno de los grandes beneficiados hasta ahora entre las dos principales economías del planeta. Este nuevo escenario es considerado por el ingeniero forestal Guido Meza, quien se dedica hace más de 15 años al mercado exportador de madera, como una «oportunidad temporal» para los negocios del sector forestoindustrial del NEA. «Tenemos la materia prima, la tecnología y el volumen para responder» a la demanda que requiere el mercado de la construcción norteamericano, cuyas viviendas utilizan en un 80% productos de madera, o sus componentes y revestimientos.

“En lo que va del cuatrimestre de 2020, Estados Unidos está demandado madera en forma sostenida, a pesar de las circunstancias por la emergencia sanitaria por coronavirus, en nuestro caso no hemos sentido una merma en la demanda de productos”, explicó Meza en una entrevista con Radio Libertad.

Si bien no hay una reactivación marcada en el mercado de la construcción de nuevas viviendas en Norteamérica, sí hay una tendencia de crecimiento en el segmento de la remodelación (molduras, finger, pisos de madera, aberturas) que marcó un repunte en estos 60 días de cuarentena, al contrario de lo que sucedió en otros países. En la actualidad, el principal proveedor de madera de EEUU es Chile y Brasil, mientras que Argentina tiene una participación mínima de la torta.

“Estamos frente a una oportunidad de posicionarnos como proveedores de madera para la construcción en el mercado de EEUU con las exportaciones de madera misionera, en este nicho de remodelación con productor de valor agregado. Hay varias empresas de la provincia que se han preparado, que tienen tecnología y han logrado volumen para insertarse en el mercado internacional de productos forestales en este tiempo. No es fácil, hoy tenemos una coyuntura favorable, y habría que apoyar al sector para mantener este camino. El impacto de la cuarentena por coronavirus en la economía interna del país se sentirá seguramente en los próximos meses y la alternativa económica estará en sostener las exportaciones”, consideró el profesional en contacto con ArgentinaForestal.com.

 

En el norte de la provincia serían una veintena de empresas forestales que se mantienen el mercado de la exportación de madera a Estados Unidos principalmente, entre otros destinos. “En este momento, la situación del mercado es muy particular, ya que todos los países enfrentan la pandemia del coronavirus y esto impacta en el desarrollo interno de cada país. En mi caso, los problemas cotidianos no estuvieron puestos en nuestros clientes o en la suspensión de órdenes de compras, sino que durante la cuarentena uno se encontraba con burocracias al momento de realizar los trámites en los puertos, en el transportes de la mercadería, en la circulación de la carga en las distintas jurisdicciones, ya que todo se fue reacomodando semana a semana para trabajar. Esto generó demoras y otras complicaciones, es decir, los problemas no estuvieron en la falta de clientes, la demanda externa siempre estuvo”, dijo Meza.

 

 

Misiones se encuentra en una región geopolíticamente compleja en materia de abastecimiento y comercio de madera. “Estas dificultades internas y la economía argentina resta competitividad a las empresas exportadoras, frente a otros países de la región. Sin embargo, el mercado norteamericano se mantuvo en cuanto a la demanda de productos forestales durante la vigente cuarentena, incluso con algunos aspectos positivos para los negocios forestales”,  aseveró el representante en Argentina de la firma The Magellan Group.

 

Proveedores alternativos a Brasil

En este sentido, en la entrevista explicó que las oportunidades para la exportación estarán vinculadas a las medidas comerciales que se discuten y que aplicará EEUU en el corto plazo, donde elaborarán una nueva lista de países a los que aplicarán nuevas restricciones, tasas comerciales proteccionistas que alcanzarán a productos de China y Brasil, que califican como países desarrollados. “Este escenario aún no termina de cerrarse, pero se definirá en algún momento. Esto lleva a que los clientes norteamericanos se encuentren estudiando una nueva cadena de suministro, buscan proveedores alternativos a Brasil en la región, y en ese contexto aparecen interesados en la oferta de los productores forestales del NEA”.

 

“Se estima que para antes de fin de año se impondrá una tasa antidumping, si se llega a un acuerdo comercial que está en discusión. Entonces, más allá que se postergue o no el tratado comercial entre China y EEUU, este escenario ya implica que esta medida en algún momento se aplicará, y por ello muchos compradores americanos ya salen al mundo a buscar alternativas de producción”,  indicó el ingeniero, respecto a los movimientos que se vienen en el mercado de la exportación.

“Este contexto nos abre a nosotros, al sector forestal de Misiones y al NEA, una oportunidad de consolidarnos en el mercado exportador de madera, ya que tenemos todas las condiciones para dar respuestas. Y en la crisis económica en la que se encuentra el mercado nacional, no hay muchas alternativas de desarrollo para el sector. Es una «nueva primavera» podríamos decir con esta oportunidad que se abre en el mercado externo, que acompañada por el tipo de dólar se presenta como un momento propicio para que las industrias madereras puedan dar el paso que necesitan. Es un desafío como industria y como sociedad política el lograr el apoyo que necesite el sector. La pandemia nos sacudió a todos, sí. Pero no todo fue negativo, se registraron oportunidades concretas de entrar a un mercado del cual no estábamos participando y ahora el desafío estará puesto en permanecer en el negocio. Sin dudas, habrá que medir el impacto real en el mercado en los próximos meses”, concluyó.

 

En la región del NEA se encuentran el 80% de las plantaciones forestales logradas a nivel país, de una superficie total de 1,3 millones de hectáreas en especies de pino y eucalipto, principalmente.

El desafío del sector maderero estará en lograr recuperar su capacidad productiva para evitar el cierre de los aserraderos y las consecuencias en la cadena productiva, ya que un alto porcentaje de PyMEs dependen aún de la reactivación del mercado nacional. Las expectativas, por el momento, están puestas en la recuperación interna de la demanda en el rubro de la construcción, que tracciona en forma directa a la industria maderera.

 

 

 

Por Patricia Escobar 

@argentinaforest 



Quizás tambien le interese...