Arauco suspendió por 15 días la compra de rollos de madera a terceros y adelanta parada técnica de la planta de Piray

La medida se conoció este lunes y generó preocupación en los productores de la zona norte. La gran empresa tiene tres industrias (Celulosa, Paneles MDF y Aserradero) y dos plantas de generación de energía renovable. Para sus operaciones anuales, lleva adelante una política de abastecimiento propio en un 70%, mientras que el 30% restante lo adquiere a través de la compra de terceros. «Ante la falta de ventas en el mercado interno para colocar la producción de paneles de MDF de Piray, no hemos retomado actividades en la fábrica en mayo, y se decidió adelantar la parada anual de revisión técnica del complejo industrial donde además funciona el Aserradero, por lo que se suspenderán todas las actividades por las próximas semanas. Solo se mantiene operativa la planta de Energía en Piray, y la planta de Celulosa en Puerto Esperanza, para lo cual contamos con stock suficiente. Esperamos retomar las actividades en junio”, precisaron desde la compañía.

 

Desde el 20 de marzo, que se dictó la cuarentena obligatoria por la emergencia sanitaria por COVID-19 en el país, y durante abril y mayo, por la falta de ventas del mercado interno para colocar la producción de Paneles MDF, Arauco Argentina no ha retomado las actividades con normalidad en el complejo industrial de Puerto Piray donde además funciona el mayor Aserradero del país, con una capacidad de producción de 320.000 m3/año.

 

Durante la cuarentena, explicaron que solo mantuvieron las actividades de la planta de generación de Energía Renovable en Piray, mientras que continuaron con la producción de Celulosa en la Planta de Puerto Esperanza, pero con algunos problemas técnicos en la fábrica durante las últimas semanas, por la cual también habían suspendido algunas compras de materia prima.

 

Este lunes trascendió la decisión de la compañía forestal de suspender las compras a sus proveedores de rollos por los próximos 15 días, en principio. En el proceso industrial, Arauco tiene un abastecimiento promedio de 3.100.000 toneladas por año, un 70% es de suministro propio. El resto, cerca de 1.000.000 toneladas por año es adquirido por la compra de materia prima pulpable de terceros en forma sostenida, y unas 250.000 toneladas por año de biomasa.

 

“En los próximos 15 días se decidió adelantar en la Planta de Piray con los trabajos programados de parada anual de revisión técnica. El mercado interno no se reactiva y contamos con un stock suficiente en la industria como para aprovechar este contexto, y prepararnos en arrancar de nuevo en junio. Por ello se han suspendidos las compras de rollos a terceros”, confirmaron fuentes de la compañía en contacto con ArgentinaForestal.com.

 

 

Con la extensión de la cuarentena, el impacto negativo de la economía consecuencia del COVID-19 ya se trasladaría con la medida a la cadena de suministro de proveedores de chip y raleos de Arauco, y los productores que prestan este servicio ven con preocupación el escenario. “Esto repercutirá en la economía del sector productivo, y se suma a la crisis general que ya se vive por coronavirus. Arauco es un cliente estable, que paga a los 30 días en tiempo y forma, y somos muchos los forestales que desde Eldorado hacia el norte de la provincia, en forma regular entregamos rollos de madera a la compañía. En la actualidad los pagos de los otros clientes están muy inestables, hay cheques sin fondos o extendidos en las fechas, no es una buena señal lo que está sucediendo con en el mercado”, sostuvo el ingeniero forestal Daniel Duran, propietario de Selva SRL.

 

Desde Arauco explicaron que en estos 60 días de cuarentena extendida, mantuvieron la generación de energía como actividad esencial en Piray, y la producción de Celulosa en Puerto Esperanza, y suspendieron turnos de producción del Aserradero y Paneles MDF por la caída de la demanda de los productos en el mercado. “Si bien desde hace algunas semanas son actividades exceptuadas para volver a la actividad, las condiciones de mercados hoy no están dadas para reactivarla la planta. Por ello, adelantamos la parada anual de revisión técnica de la fábrica. El trabajo se realizará durante las próximas dos semanas, y esperamos volver preparados para retomar actividades en junio, si mejoran las condiciones”, respondieron desde el área de Comunicación de la empresa.

 

Las dos actividades exceptuadas en la emergencia sanitaria por el Decreto Nacional de Necesidad y Urgencia N°297/2020 desde el 19 de marzo del corriente año, fueron la producción de Celulosa y Energía Limpia en una primera etapa, pero la paralización de actividades que alcanzaron inicialmente a las operaciones industriales en la Unidad de producción de Madera Aserrada y Tableros MDF en Puerto Piray se mantuvieron a la fecha.

 

La empresa forestal fue administrando la compra de materia prima a terceros (chip y raleos) en estas semanas de cuarentena, y reduciendo las actividades en forma progresiva en la cadena de suministro frente a una situación de parate económico que se prolongó más de lo esperado y que los enfrenta a incertidumbres en el corto plazo, como a todos los actores de la cadena foresto-industrial.

 

Considerando que, en cada paso que dan las empresas forestales, se deben incorporar nuevos procesos de Seguridad e Higiene en el Trabajo en el marco de los protocolos establecidos de prevención de salud por los riesgos laborales por COVID-19, se estima que en 15 días podrían realizar esta tarea, pero no descartan que los tiempos se extiendan por el año particular que se transita, donde algún inconveniente técnico o determinado repuesto necesario no llegara en tiempo y forma, y demore los plazos de trabajo.

“Este año el trabajo de parada de planta se realizará con un 30% del personal que habitualmente es contratado para este procedimiento, lo que implica además otros tiempos y procesos laborales a los que hay que adaptarse en línea con los protocolos vigentes”, explicaron desde Arauco.

 

Parada de planta y suspensión de compra a terceros

Las operaciones de Arauco presentaban suspensiones de compra de materia prima de troncos pulpables de terceros desde principios de mayo, ya que también tuvieron inconvenientes técnicos en la planta de Celulosa de Esperanza y ya no contaban con el espacio adecuado para acopiar la provisión de rollos de madera, explicaron los proveedores.

 

En tanto, la fábrica de Puerto Piray tiene en la actualidad un stock suficiente para funcionar hasta junio. «Por ello, no se necesitará momentáneamente comprar rollos a terceros por los próximos 15 días. Esperamos volver a retomar actividades el próximo mes”, respondieron desde la compañía.

 

En paralelo, analizan además el escenario de recuperación del mercado, tanto de las perspectivas de ventas como del nivel de demanda en el corto y mediano plazo, de manera de tomar decisiones adecuadas para retomar la producción post pandemia que les permita un ritmo de producción seguro donde colocar la producción y recuperar así la línea de producción de MDF de la compañía forestal.

 

En un contexto económico crítico como el actual, la incertidumbre no permite una proyección mayor en el tiempo para la toma de decisiones en las empresas.  En la industria forestal, como en otras actividades productivas de la provincia, se intenta sostener con mucho esfuerzo las estructuras operativas y las fuentes de trabajo durante la cuarentena.

 

Pero la crisis económica obliga a adoptar medidas que indefectiblemente tienen implicancias directas en el desarrollo económico local de la región. Por el momento, la responsabilidad de las empresas forestales está puesta en el resguardo de la salud de sus trabajadores y en quienes forman parte de toda la cadena de suministro, ya que extendieron las capacitaciones a todas las empresas de servicios y los proveedores externos, quienes debieron incorporar nuevas conductas de Seguridad e Higiene en Salud Laboral en tiempo récord para poder continuar trabajando.

 

“Estas medidas de prevención en el sector forestal dieron hasta el momento resultados alentadores en Misiones, ya que no se han registrado en la actividad ningún caso de COVID-19. Desde Arauco llevamos este proceso con tranquilidad y compromiso en el cumplimiento del protocolo de prevención, pero con estrictos controles en el seguimiento de monitoreo de las actividades productivas en operaciones, para lograr un trabajo seguro y responsable. Nuestros colaboradores se han esforzado en adoptar los cambios de conductas, algunas muy arraigadas como compartir el mate por ejemplo, pero lograron rápidamente adaptarse a las nuevas recomendaciones, y esperamos continuar en esta línea”, agregaron respecto a los procedimientos que llevan adelante desde la compañía.

 

 

La inevitable incertidumbre

La empresa Arauco dice que reanudará la compra de materia prima de terceros en junio, pero en las últimas semanas tiene parada la producción en Faplac, en Zarate (Buenos Aires) y la Planta MDF Piray (Misiones) porque no hay demanda de paneles en el mercado interno. “Creo que empieza una etapa más compleja para todos, la cuarentena se extendió y la economía no se recupera. Es oportuno que en este contexto realicen una parada técnica en Arauco, pero me pregunto qué pasará más adelante si no se revierte la situación del mercado, si no hay ventas, será complejo que puedan reactivar la producción, y por ende, impactará en toda la cadena de suministro de terceros. Realmente es preocupante la situación para la economía del Norte de Misiones, donde son cientos los productores que dependemos de lo que moviliza Arauco en toda la cadena forestoindustrial”, explicó Duran.

 

Además, agregó que hay un factor que también afecta que es el clima para la cosecha forestal. “Se vienen los meses de frío y más secos, lo que también hace a un panorama más complicado para nuestra actividad en los meses de junio y julio”, advirtió Durán.

 

“En el norte de la provincia, hay una veintena de empresas locales que se mantienen en actividad con su producción forestal destinada a la exportación, y por el momento están bien, eso hace que podamos –los productores- mantenernos en actividad en forma sostenida con la venta de rollos de pino. Todo lo que es el mercado interno está en crisis, los pagos de las Pymes madereras que venden y dependen del mercado nacional son realizados con atrasos o se tienen problemas con los cheques al momento de cobrar. La realidad es que la suspensión de compra de madera de la gran empresa viene a sumar otra preocupación al contexto actual de la pandemia por COVID-19. Todo cambia día a día, tendremos que estar atentos a los acontecimientos”, concluyó el productor forestal.

 

 

 

 

Por Patricia Escobar 

@argentinaforest



Quizás tambien le interese...