comScore
La cuenca del Río Paraná cada vez más seca: "Hay que detener la pesca desde el Litoral hasta Buenos Aires y adoptar urgentes políticas para prevenir mayores daños ambientales"

La cuenca del Río Paraná cada vez más seca: «Hay que detener la pesca desde el Litoral hasta Buenos Aires y adoptar urgentes políticas para prevenir mayores daños ambientales»

El reclamo de políticas ambientales de prevención y control sobre el recurso hídrico viene creciendo en las últimas semanas desde la Asociación de Pescadores Deportivos del Litoral (APDL). El secretario de la entidad, Pablo Caló, explicó que el recurso se comparte desde Misiones, Corrientes, Chaco, Santa Fe, Entre Ríos y Buenos Aires, y se necesita que en todas las jurisdicciones de adopten medidas de veda extraordinaria, frente a depredación actual que se registra sobre los peces de agua dulce.

 

La preocupación además se debe a que la bajante -considerada histórica- del río afecta la actividad comercial de pesca, la navegación y afecta las actividades productivas y ambientales, con un impacto directo sobre la fauna que habita la región del Litoral Argentina (mamíferos, reptiles, aves y peces).

«Las consecuencias de lo que está sucediendo en estos meses con la pesca indiscriminada, en este contexto de bajante histórica del río,  se verán en los próximos años. Santa Fe y Entre Ríos no han adherido a la veda extraordinaria, son las provincias que más pesca comercial tienen, especialmente sábalo y destinan a la exportación de consumo humano. Pero estamos frente a una bajante extraordinaria del río Paraná, que genera un paisaje impactante, que muchas generaciones nunca han visto el río Paraná tan bajo y las consecuencias que esto implica», dijo Calo.

 

La mayor preocupación parte de que «nadie advirtió que esto sucedería» y «no hay ningún análisis ni medidas de prevención sobre lo que está sucediendo, que es histórico, y que tendrá sus consecuencias ambientales en el corto y mediano plazo», aseveró.


Entrevista Pablo Caló, en FM Libertad 93.7 

 

Desde la Asociación advierten de un posible impacto ambiental con consecuencias «irreversibles» ante la bajante en un momento de reproducción natural de los peces. «Por eso, pedimos que se pare con la actividad comercial, que se controle la pesca furtiva y deportiva, y se estudie que esta pasando. Sabemos, por biólogos y especialistas, que esto afectará al recurso en los años venideros. Es una situación que nadie advirtió que sucedería en estos meses. Y nunca se contempló en ningún plan provincial una situación así, no hay un análisis técnico o político que haya contemplado cómo atender lo que está sucediendo. Por eso decimos que paremos la pelota ahora, hay que reaccionar ahora por el impacto futuro sobre la sobrevivencia de la fauna íctica», recalcó en la entrevista con Radio Libertad (93.7), desde la localidad de San Miguel, Corrientes, el secretario de la Asociación de Pescadores Deportivos del Litoral (APDL).

 

Misiones, Corrientes y Chaco ya reaccionó al establecer la veda extraordinaria, «pero no se tomaron medidas en Santa Fe y Entre Ríos donde más se comercializa el sábalo. Y los reservorios de reproducción están concentrados por la falta de oxígeno y de agua, y es allí donde se aprovechan con una explotación comercial y pesca que consideramos no sustentable para el futuro, porque afectará la reproducción de la fauna íctica. No hay una política ambiental de desarrollo sustentable sobre esta actividad, nunca la hubo», sostuvo Caló.

 

El problema mayor problema para la Asociación, es el criterio de las autoridades del área del gobierno de Santa Fe y Entre Ríos que aún «que no ven el daño ambiental que se está generando sobre la pesca, en las condiciones actuales del río. No puede seguir aumentando el número de pescadores comerciales, y hay que controlar más a los pescadores deportivos, porque algunos devuelven al río el pescado, pero otros no. Esto necesita un abordaje especial, una política de largo plazo, porque depende el futuro del recurso, no solo de una provincia sino de toda la región del Litoral, ese es el problema», advirtió.

 

Por otro lado, la sequía que se genera por la bajante del río en toda la cuenca, afecta kilómetros y kilómetros de otros arroyos, esteros, humedales, vertientes, que en la actualidad «ya están secos» y se registra una alta mortalidad de peces. «La bajante es extraordinaria, esto no sucedía hace 50 años, y tenemos hoy cursos de agua secos. En mayo y junio empiezan las heladas, y los peces que no tienen profundidad habitual van a sufrir y morir por el frío del agua, es decir que seguirán matando peces. El reservorio de agua dulce se está reduciendo y el impacto futuro será grave. Por eso decimos, «paremos la pelota ahora» y repensemos las estrategias futuras, ya que hay que tomar medidas por el impacto ambiental, social y económico de toda la cuenca hídrica que atraviesa una situación sin precedentes», dijo el directivo.

Pablo Caló, secretario de la APDL.

 

Por otro lado, si no se emite una medida de veda en toda la región, no se frena la actividad comercial. La cuarentena no afectó la actividad de pesca comercial ya que es considerada como parte de la cadena alimentaria como esencial. «Chaco, Corrientes y Misiones, en forma inteligente y tienen la potestad para adoptar medidas de prevención sobre el recurso, y lo han hecho. No así otras jurisdicciones, y esto genera un problema ambiental, económico y social que debe entrar en un espacio de diálogo regional e institucional para ser atendido, antes que sea tarde, y que preocupa a mucha gente que tiene una actividad asociada con el río, pero las consecuencias afectarán a toda la población», insistió.

 

En cuanto a los controles, para Calo habría que redefinir hoy quienes son considerados pescadores «furtivos» y reforzar los controles sobre toda aquella persona que en las actuales circunstancias «esta haciendo algo fuera de lo permitido por las resoluciones o legislaciones ambientales, y este caso puede ser un pescador comercial, un pescador deportivo, y pescador ilegal de cualquiera de las provincias mencionadas. Por ello, pedimos control sobre la pesca para atender y entender qué y quién es hoy un pescador furtivo o ilegal frente a depredación», dijo.

 

Rosario refuerza la planta potabilizadora

Aguas Santafesinas realizó este viernes 24 de abril la instalación de dos nuevas bombas suplementarias de extracción en la toma de la planta potabilizadora ubicada en barrio Arroyito. Los equipos fueron trasladados por vía fluvial y están siendo colocados  en un pontón flotante para ponerlos en funcionamiento en caso de que se requiera compensar la pérdida de rendimiento hidráulico de las bombas existentes,  debido a la extraordinaria bajante del río Paraná.

Las dos bombas permiten sumar una captación de un millón de litros por hora más para su potabilización y distribución a Rosario, Funes  y Villa Gobernador Gálvez.

Aguas Santafesinas cuenta con siete plantas potabilizadoras  que se abastecen directamente desde el río Paraná o de cursos de agua de dicho sistema: Reconquista, Santa Fe, Rincón, Desvío Arijón, Monje (Acueducto Centro-oeste), Granadero Baigorria (Acueducto Gran Rosario) y Rosario. «En todos los casos, hasta el momento cuentan los caudales para sostener la producción y distribución de agua potable habitual, ya sea porque algunas plantas no sufren afectación por la bajante o en otras se toman medidas para compensar la merma de rendimiento de los equipos de bombeo», explicaron desde la empresa.

De todos modos, se sigue día a día la evolución de la bajante del río, a los fines de poner en marcha nuevas acciones previstas, y mantener en el mejor nivel posible la prestación del servicio de agua potable.

 

Imágenes de la bajante del río Paraná en Corrientes

Para la APDL, a diferencia del criterio de algunas autoridades de provincias como Entre Ríos, Santa Fe o Buenos Aires, que no adoptaron la veda extraordinaria, esta bajante del Río Paraná no se daba en 50 años, y por eso la llaman histórica ya que el hábitat natural de toda la fauna ictícola, pero también expone la magnitud y belleza de un río único en el mundo. El registro fotográfico fue realizado el viernes (24) en conjunto por la Prefectura Naval Argentina y el presidente de la Asociación, Carlos Iconicoff.

Con las fotos, los pescadores buscan desde hace meses ser escuchados en el alerta ambiental y exponer la crítica situación de sequía extrema que enfrenta la cuenca del Río Paraná desde la parte superior  aguas arriba de la capital provincial hasta Ituzaingó, en toda la zona conocida como el Alto Paraná. Es necesario promover el cuidado de los ríos y medidas de veda extraordinaria en todas las provincias de la región para evitar la depredación de los peces.

Piden que Santa Fe y Entre Ríos se sumen a la veda de pesca extraordinaria, como rige en Misiones, Corrientes y Chaco, pero además «se necesitan controles estrictos para lograr la preservación de los peces, hasta que el río vuelva a a tener un caudal considerable».

“Así se encuentra hoy nuestro Río Paraná en su parte superior”, describieron ayer viernes (24) en su cuenta oficial de Facebook desde la APDL. “Estas fotos fueron tomadas por el presidente de la APDL en un trabajo en conjunto con la Prefectura Naval Argentina para registrar lugares únicos, que jamás fueron vistos por el hombre con la tecnología actual”, indicaron en la publicación.

 

La cuenca del Río Paraná cada vez más seca: "Hay que detener la pesca desde el Litoral hasta Buenos Aires y adoptar urgentes políticas para prevenir mayores daños ambientales"

Fotos: Carlos Iconicoff

Desde esta asociación buscan cambiar la historia de su protección, ya que “el Río nos necesita y nosotros a toda la comunidad para que nos acompañe en el reclamar medidas de protección de los peces de agua dulce”, concluyeron.

La cuenca del Río Paraná cada vez más seca: "Hay que detener la pesca desde el Litoral hasta Buenos Aires y adoptar urgentes políticas para prevenir mayores daños ambientales"

Foto: Carlos Iconicoff.

 

 

 

 

Por Patricia Escobar 

@argentinaforest

 

 

 

 

P.E.--


Quizás tambien le interese...