comScore

Coronavirus: para la Cámara de Estacioneros el precio del combustible no bajaría, aunque el barril haya cotizado en negativo

Coronavirus: para la Cámara de Estacioneros el precio del combustible no bajaría, aunque el barril haya cotizado en negativo

“En la Argentina, el precio de los combustibles no va a bajar, incluso se está pensando en un incremento” afirmó este martes el presidente de la Cámara de Estaciones de Servicio del Nordeste Argentino (CESANE), Faruk Jalaf.

Faruk Jalaf en FM Radio Libertad. 

 

El empresario del rubro dijo que el valor del barril está “bajo cero por el exceso de producción y por la falta del consumo; pero nunca puede estar bajo cero”. Esto, a pesar de que los depósitos están llenos. Incluso acá en el país ya cerró una refinería de YPF y ahora cerró la de Shell, hace cuatro días. O sea, están sobre estockeada de combustibles, no venden y eso ocurre porque nosotros no vendemos”, dijo Jalaf.

 

Con esos argumentos la Cámara del Nordeste solicitó al sindicato de empleados del sector una reducción salarial de sus empleados, del orden del 20 por ciento, pedido este que ya realizaron otras cámaras como las de la región de Cuyo, de Córdoba, Salta o Santa Fe.

 

Leé las últimas noticias del coronavirus haciendo click aquí

 

Para graficar la situación que viven las distintas estaciones de servicios en la provincia, Jalaf refirió que “las ventas promedio en el país oscilan entre el 10, 12 o 20 por ciento. En las grandes ciudades se vende más porque hay más movimiento de autos; pero en las ciudades pequeñas del interior de Misiones no se vende sino lo elemental, para las fuerzas de seguridad o para las instituciones oficiales que se están moviendo, de sanidad o de algún otro particular”.

 

El panorama descripto incluye un paquete de ventas en el interior provincial de alrededor de 12 por ciento y en Posadas, 20 o 21 por ciento y lo recaudado no alcanzaría para cubrir los gastos de luz y agua. Para sostener la actividad, en tiempos “normales”, cada estación de servicio mediana vendía unos 300 mil litros de combustible, con un promedio diario de unos 10 mil litros. “Hoy, las estaciones chicas no llegan a mil litros; venden 500, 1.200, 1.000 litros. Las estaciones medianas están alrededor de los dos mil litros por día”, explicó.

 

El presidente de la Cesane dijo además  que “lo que más nos duele a los estacioneros es que siempre se nombra entre los sacrificados del país a los médicos, a los enfermeros, a los choferes de ambulancia, a los basureros, a los carniceros, nunca nombraron a los empleados de las estaciones de servicio que estuvieron las 24 horas del día, trabajando todos los días y encima con el agravante de que éramos considerados indispensables para el Gobierno y se nos daba ningún beneficio, trabajábamos las 24 horas, manteniendo todo el costo operativo que eso representa y vendiendo un diez por ciento que no cubre ni luz ni agua”.

 

Destacó que “ahora, con el último decreto de ayer, nos van a ayudar a cubrir el 50 por ciento de los sueldos, cuando los sueldos de los empleados de estaciones de servicio son los más altos de la actividad comercial. Eso ayudaría a paliar un poco la situación y evitar el cierre de la mayoría. Las más chicas, continúan en riesgo, porque con eso no alcanzan a cubrir el pago”.

 

Considerando esta panorama, la Cámara hizo el pedido al sindicato “para que los empleados que no trabajan o trabajan menos horas, cobren el 70 por ciento de sus salarios, el 60 o el 65”, precisó el empresario, además de subrayar que “al empleado no le incide prácticamente en el bolsillo, ya que tiene una merma de 6 o 7 mil nada más, a sueldos que son de 40, 45, 50 mil pesos”, más aún cuando “no se presenta a trabajar, no tiene gastos de traslado, ni de lavado de uniforme, de comida, ni de nada fuera de su casa…entonces no le representa ningún desequilibrio económico, por el contrario, puede estar en su casa, tranquilo”.

 

Aunque consideró que la cifra que promueven como reducción salarial no sería significativa para el nivel de salarios que se pagan en la actividad, consideró que para los empleadores “el hecho más importante es que disminuye las cargas sociales, que en este país es muy elevado. Si una estación de servicio paga más o menos un millón, un millón doscientos de sueldo, tiene unos 700 mil pesos de cargas sociales. Si se logra esa reducción de salarios, disminuiría un 20 por ciento ese costo y eso ayuda a que se equilibre un poco los números”, explicó.

 

Leé las últimas noticias del coronavirus haciendo click aquí

 

En ese mismo orden de cosas, consideró que “si alguien no está trabajando, está sentado en su casa y estás cobrando el 70 por ciento, me parece que es algo lógico que estén de acuerdo para mantener la fuente de trabajo y no que se los eche, ni suspendan o no les permitan seguir trabajando el día de mañana”.

 

Reiteró que la pretensión de los estacioneros es “mantener las fuentes de trabajo que es lo fundamental para los empleados y que el empleador pueda mantenerse en pie hasta que la situación se reacomode, porque la actividad económica no se reactivaría ni en mayo, ni en junio, se va a ir dando de a poco y gradualmente y las estaciones van a seguir sufriendo”.

 

Leé las últimas noticias del coronavirus haciendo click aquí

 

ZF

ZF-


Quizás tambien le interese...