Alexa

El jefe de Epidemiología de Salud Pública brindó detalles sobre el plan de vacunación y la prevención de enfermedades respiratorias

La provincia de Misiones completará 250 mil dosis de vacuna para inmunizar a un cuarto de la población de riesgo, según informó el jefe de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública de la provincia, Jorge Gutiérrez.

 

El funcionario mencionó que en estos momentos “hay pocas vacunas, pero están llegando más este fin de semana” y que las dosis “llegan y se van rápidamente, gracias a que la campaña de este año fue un éxito, por la forma en que trabajó Salud Pública y también por la gente que eligió vacunarse”.

 

Con relación a la logística para distribuir las dosis entre las seis zonas sanitarias en las que está dividida la provincia, el epidemiólogo explicó: “En general, las provincias reciben las vacunas por tandas porque ninguna tiene un lugar para almacenar con la temperatura adecuada las vacunas para toda la temporada. Llegan por alrededor de 50 mil dosis por mes. Nosotros venimos vacunando hace un mes, comenzamos con un lote de 48 mil dosis en la primera semana, una segunda de 47 mil dosis la semana siguiente; una tercera remesa de 18 mil dosis y estamos esperando 24 mil para este fin de semana”, explicó en diálogo con FM República en la tarde de este viernes.

 

Desde el momento en que llegaron las primeras remesas, dijo Gutiérrez que siguieron en Misiones “los lineamientos nacionales de vacunar a los mayores de 65 años y al personal sanitario y continuamos con las fuerzas de seguridad. En una segunda instancia, abarcamos a la población de riesgo, que son quienes tienen entre dos y 64 años y una patología de inmunosupresión, cardiopatía, de respiración, los respiratorios crónicos, etc.”.

 

Precisó que “también vino una cantidad de las dosis pediátricas que en todo este tiempo estuvimos aplicando, tratando de que sea una cuestión administrada, intentando que los chicos se vacunen pero que no se produzca aglomeración de la población infantil con todo lo que eso implica”.

 

“Eso fue nuestra estrategia, están los que aceptamos que vengan a vacunarse, otros fueron a las casas, en Puerto Iguazú anduvo muy bien la vacunación en auto, con contacto mínimo y después, organizamos horarios y turnos para los chicos. También vacunamos a Gendarmería, al Ejército, a Prefectura, a la Policía de la provincia; fuimos a Samsa, a Migraciones, a los Juzgados. Salud Pública trabajó mucho, la gente quería vacunarse y entendieron esta cuestión de disminuir los riesgos, en el sentido de que el coronavirus es una patología de afectación de la parte respiratoria; así que si disminuimos el riesgo respiratorio, vamos a estar mejor”, detalló el médico.

 

 

Vacunas contra la gripe y vacunas contra la neumonía

Gutiérrez insistió en diferencias los tipos de vacunas que se están aplicando en la provincia. “Son dos vacunas distintas y está dirigida a una parte de la población parecida. La antigripal es la que conocemos nosotros de siempre, es trivalente, tiene dos componentes de la influenza A y un componente de la influenza B y los primeros son para HINI y para H3N2, es decir la gripe estacional. La diferencia es que este año cambiaron las cepas. Y eso es exclusivamente para el virus de la gripe. La vacuna contra el neumococo es una vacuna antibacteriana, que también tiene afectación en los chicos y en las personas de edad; de manera que normalmente está incluida en la vacunación de los lactactes y desde hace una década comenzamos a aplicar a personas de más de 70 años. Protege contra la neumonía”.

 

Sobre las posibles “gripes” que podrían aquejar a quienes ya se aplicaron las vacunas, Gutiérrez dijo que “puede ocurrir que a pesar de estar vacunados, las personas se engripen igual, porque la gripe es un síndrome que está producido por otras 200 variantes de virus que no son influenza y dan al cuerpo una afectación muy parecida a la gripe; pero lo que pasa es que desde el punto de vista epidemiológico no tienen el mismo valor porque son aislados, mientras que cuando ingresa la influenza B tiene un impacto poblacional más importante”.

 

“En el caso de la influenza A y B son muy contagiosos y tienen un alto grado de letalidad” -explicó Gutiérrez- y este es un indicador que se analiza a partir de toda la gente que se enferma, no la población de un lugar; sino dentro de los que se enferman en un territorio, cuántos mueren. Eso nos da idea de qué tan grave es la enfermedad. Por ejemplo, una enfermedad que afortunadamente nunca llegó acá como el SARS tiene una letalidad del 9.5 y el coronavirus tiene una letalidad de 2 puntos. Y generalmente, la gripe se la tiene como un factor menor, con una letalidad del 0.1 y como tiene mucha afectación poblacional, ese 0.1 es mucha gente; con lo cual si nosotros conseguimos que no se muera ese 0.1, conseguimos que no se muera una cantidad importante de gente, sobre todo en invierno”.

 


Leé más sobre coronavirus haciendo click aquí. 


 

Sobre el uso de barbijos

El profesional fue uno de los primeros en recomendar el uso de barbijos para tapar la boca y la nariz, más allá de las discusiones sobre el modelo, el tipo o la forma. “El tema es el siguiente: con el barbijo se protege al otro, se establece una barrera mecánica”, afirmó. Sin embargo recordó que es una sola de las formas de protección, a la que debería sumarse el lavado de manos, el control de las zonas por donde anduvo una persona desde el momento que se transforma en posible contagio. “El barbijo, más el lavado de manos, más el hecho de limpiar todas las cosas que un sospechoso de estar infectado tocó, más el distanciamiento, genera un bloqueo de la posibilidad de contagio muy importante. El peor de los barbijos hace bajar un 30 por ciento el nivel de contagiosidad”, afirmó.

 

 

Después de la pandemia

Sobre lo que podría quedar en la provincia una vez finalizada esta pandemia, Gutiérrez señaló “que  entendamos la importancia de las enfermedades respiratorias, no solo para la población sino para el sistema sanitario. Con las capacitaciones, visito entre uno y tres hospitales, se insiste mucho en algo que nosotros conocemos desde hace rato en el Pediátrico y es que los casos respiratorios tengan otro ingreso, porque es distinto. Podemos hablar de dengue, pero en una fila usted no se va a contagiar de dengue porque esté a cincuenta centímetros de otra persona; pero cuando hay patologías respiratorias, si colocamos un post operado de apendicitis al lado de alguien que tiene gripe, tiene toda la posibilidad de infectarse cuando está en la parte de admisión”.

 

Valoró además la capacidad instalada que quedará y será muy importante.  El gobernador (Oscar Herrera Ahuad) y el ministro de Salud Pública (Oscar Alarcón) estuvieron trabajando en eso, muchísimo…adelantando, concretando hospitales, comprando tecnología; con esto vamos a duplicar la cantidad de camas, duplicar la cantidad de respiradores…una vez pasada la pandemia nos va a quedar toda esa capacidad instalada”.

 

ZF

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Columnas

DEPORTES