Alexa

El arte del bienestar: ¿Buscás alternativas para entretener y divertir a los niños en casa?

Este es el momento ideal para que busquemos conectar de otra manera con los más pequeños del hogar y para ello uno de los sistemas más recomendamos por la Academia Internacional de Pakua es el Yoga.

 

El Yoga es una técnica de origen indio que integra diversos aspectos dentro de la clase, comprendiendo relajación, meditación y ejercicios físicos (asanas), los cuales al ser trabajados en conjunto logran alcanzar la salud física, mental y emocional.

 

La etapa de la niñez es un buen momento para comenzar con la práctica de esta disciplina, ya que para los niños la relajación, la respiración y el ejercicio físico -como estirarse y elongar jugando- son naturales.

 

El esquema de trabajo que se propone en esta columna se basa en el juego, a través del cual se busca desarrollar la creatividad y la imaginación, tomando como base la libertad, la espontaneidad y la individualidad de cada uno de ellos.

 

El Yoga nos ayuda a conectarnos con nosotros mismos y la única forma de explorarnos es mediante su práctica. Se traduce en una excelente actividad para canalizar la energía de los más pequeños y, de paso, fortalecer y mejorar los vínculos afectivos entre los familiares.


Beneficios del Yoga para los niños


-Desarrollan conocimiento y conciencia corporal.

 

– Desarrollan fuerza, equilibrio, coordinación, resistencia y flexibilidad.

 

– Mejoran la postura corporal.

 

-Incrementan la concentración y la memoria.

 

-Potencian su creatividad e imaginación.

 

-Aprenden a respirar correctamente.

 

-Desarrollan técnicas de relajación liberando estados de ansiedad, tensión y estrés. La práctica del Yoga ayuda a calmar el sistema nervioso.

 

-Aumentan su autoestima y autoconocimiento.

 

-Aprenden a conectarse con su espiritualidad y a reflexionar sobre distintas situaciones.

 

-Mejoran su metabolismo.

 

-Toman conciencia del cuidado de sus propios cuerpos.

 

-Comprenden los fundamentales que son el respeto, la tolerancia, la no violencia hacia ellos y hacia todos los seres que habitan el planeta.

 

Por todo ello, en esta ocasión la Maestra Ana Paula DalRi, de la Academia internacional de Pakua, y su hijo Ianquien nos traen a escena una práctica del Yoga muy divertida: El Avioncito

 

 

Por los más pequeños de la familia ¿te animaras a convertirte en un avioncito y volar? Este ejercicio ayudará a desarrollar la atención, fortalecer los músculos, brindar mayor equilibrio y estabilidad.

 

-Un familiar ayudante que tenga fuerza para levantar al niño, se acostara en el suelo acomodando bien la espalda.

 

-Tomará las manos del niño y colocará los pies en la panza, apuntando un poco hacia afuera, y flexionando las rodillas.

 

-De manera lenta, va a extender las piernas hacia arriba, elevando al niño. Cuando éste se sienta con más confianza y estabilidad podrá soltar las manos y simular que está volando como un avioncito.

 

-Para volver, el ayudante flexionará un poquito las piernas y acercará al piso al niño.

 

Este tipo de prácticas tienen el objetivo de generar el bienestar físico y mental y su aplicación, en estos momento en los que debemos quedarnos en casa, se vuelve una herramienta clave, para entretener, divertir y conectar a los niños con sus familiares.

 

Esperamos que las puedan aplicar y disfrutar.

 

¡Hasta la próxima semana!

 

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Columnas