comScore

Bajante histórica del Paraná: ingeniero del INA descartó que los bajos niveles de agua en los ríos sean consecuencia de los embalses de las presas

Bajante histórica del Paraná: ingeniero del INA descartó que los bajos niveles de agua en los ríos sean consecuencia de los embalses de las presas

Juan Borús, subgerente de Sistemas de Información y Alerta Hidrológico del Instituto Nacional del Agua (INA) se pronunció sobre la bajante del Río Paraná, Uruguay e Iguazú y señaló que este panorama no se ha vivido en los últimos 35 años de creada la dirección de alerta. Sin embargo reconoció que la particularidad de esta situación es que se dio de manera generalizada (toda la Cuenca del Plata) y en este mes que tiene altos requerimientos para  la navegación fluvial. También negó que las represas hayan influenciado en esta bajante y agregó que de no haber los embalses, la baja de los niveles hubieses sido mucho peor, llegando a los 50 metros cúbicos en Iguazú.

 

Juan Borus. FM Santa María de las Misiones

Juan Borus Juan Borús, subgerente de Sistemas de Información y Alerta Hidrológico del Instituto Nacional del Agua (INA) se pronunció sobre la bajante del Río Paraná y sus alrededores. Señaló que aunque se cree que es histórica, lo más resalntante es la generalidad con la que se ha dado este panorama durante toda la Cuenca del Plata.

 

 

 

“Es frecuente que cuando pasa algo pensamos que no ocurrió nunca, pero en este caso la situación que estamos viviendo hoy,  haciendo un paneo de toda la Cuenca del Plata, hablamos de 3 millones 150 mil kilómetros cuadrados. Reviste una fecha de una bajante generalizada que no se daba en los 37 años que tiene este sistema de alerta, lo cual no significa que no se dio nunca y si nos retrotraemos en la historia de cuándo se vio  una situación similar lo primero que hacemos es irnos hasta diciembre de 1971, en el que hubo una seca general, pero que ahora estamos superando», afirmó.

 

Precisó que al analizar el mes de abril viendo la escala histórica, una situación como esta no se dio en este mes durante todo el siglo XX. «Me detengo en abril no solo porque estamos en este mes, sino porque los requerimientos para  la navegación fluvial son determinantes y nosotros necesitamos que en el arco portuario de Santa Fe hasta San Pedro hayan niveles d profundidad  suficientes para que los buques puedan calar bien y salir con la máxima carga posible y eso no ocurre ahora. Estamos con niveles por debajo de los niveles mínimos de los últimos 25 años y con una perspectiva que no es favorable tanto meterológicamente y climáticamente».

 

 

Causas

 

El Ingeniero explicó que  básicamente las causas se resumen a los niveles de lluvia. “Se dan las causas cuando se empiezan a ver la reducción de las precipitaciones y que la merma es casi generalizada y que en el alto  Paraná por tercer año consecutivo no tenemos la famosa crecida estacional del verano y además no llueve en la cuenca del Iguazú -que lleva varios meses sin crecida-y que generalmente nos asustaba que se inunde, pero ahora estamos rogando que caiga una gota y la afluencia hasta cataratas está en lo mínimo».

¿Las represas influyen?

Según Borus es común escuchar a personas que califican a las represas como las causantes de estos bajos niveles den agua en los ríos. No obstante, negó esas especulaciones y las calificó como resultado del desconocimiento. «La gente no termina de entender cómo funcionan. Si las presas de embalse del Iguazú y del Paraná  no hubieran estado construidas, hoy tendríamos bajantes más pronunciadas. Si hoy tenemos 270 o 280 de metros cúbicos por segundo en las cataratas se debe a la regulación de embalses que impiden que sean tan bajos, si no  se tuvieran los seis embalses que están regulando de alguna manera el tramo medio del río Iguazú , hubiésemos tenidos mínimos en cataratas de 50 metro cúbicos por segundo que te aseguro que ni gotas hubiésemos visto y hay un montón de situaciones en el pasado que refuerzan lo que les digo”, indicó.

 

Bajante histórica del Paraná: ingeniero del INA descartó que los bajos niveles de agua en los ríos sean consecuencia de los embalses de las presas

 

Precisó que en  mayo del 2009 y enero del 2000, se dieron situaciones en las que el manejo de los embalses favoreció a la Argentina. “Pensar que los embalses fueron un capricho que se les ocurrió juntar agua es un error garrafal. Muchas veces escuché rumores sobre nuevas presas, pero no hay nuevas presas”.

 

Obras hidráulicas afectadas

Según Borus, las consecuencias principales se dan en las tomas de agua en todas las ciudades, pero principalmente en Puerto Iguazú. “Las localidades que tienen tomas de agua sobre el Río Paraná, el Paraguay y Uruguay están teniendo serios problemas de adaptación de las obras hidráulicas para la captación de agua y en algunos casos requieren de agregados y adicionales que siempre es muy difícil, por eso esto nos obliga a estar contando la lluvia y las gotas de agua para saber qué tipo de estrategia debemos tomar más adelante».

 

Agregó que aunque la situación es grave, «la perspectiva que se tiene no es buena. Estamos en pleno otoño, tenemos una dotación hidraúlica no favorable y la metereológica nos está indicando que no vamos a tener lluvias, con lo cual la situación hoy por lo menos no se va a resolver», dijo.

 

Añadió que las provincias de Buenos Aires, desde San Nicolás hasta Puerto Madero ya están sufriendo serios problemas de manejo portuario y hay buques que no pueden despachar. Ahora se ha presentado la probabilidad de incendios en el Delta y la reducción de agua.

 

Cortesía: Silvio Chagas/ San Javier

 


Lee las últimas noticias del coronavirus haciendo click aquí


SPM-

Canal W



Quizás tambien le interese...