comScore

Análisis semanal: Misiones muestra el camino hacia el aislamiento selectivo

Análisis semanal: Misiones muestra el camino hacia el aislamiento selectivo

Las medidas de aislamiento obligatorio demostraron efectividad para aplanar la curva de contagios, evitar desbordes en el sistema sanitario y en definitiva, salvar miles de vidas. Pero ningún país paralizado es viable, porque más tarde o más temprano se quedaría sin recursos y expondría a su población a una crisis social con efectos todavía más negativos que la propia pandemia. De allí la necesidad urgente que enfrentan no solo la Nación y las provincias sino también los privados, de elevar el escasísimo nivel de actividad que muestran prácticamente todas los sectores de la economía desde el inicio de la cuarentena el 19 de marzo.

 

Una conferencia virtual que convocó a autoridades provinciales y a dirigentes del sector empresarial dejó dos datos que dan cuenta de los efectos que está generando el confinamiento obligatorio en los estados y en el sector privado: el gobernador Oscar Herrera Ahuad indicó que la coparticipación cayó 25% y la recaudación propia se redujo en porcentaje similar , mientras que el presidente de la Amayadap (cámara que nuclea a los empresarios forestales del norte provincial) afirmó que desde que se reabrió el clearing bancario, el 26 de marzo, 82% de los cheques que se intentaron depositar fueron rechazados por falta de fondos.

 

Pero esta necesidad imperiosa de que la rueda de la economía vuelva a girar no debe, bajo ningún concepto, favorecer el contagio del virulento Covid-19, porque ello implicaría echar por tierra todos los esfuerzos que el país ha hecho hasta ahora para mantener a raya a la enfermedad.

 

Esta semana el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Ghebreyesus, advirtió a todas las naciones que levantar las medidas de restricción demasiado pronto podría derivar en una segunda ola de contagio que no solo provocaría muertes evitables sino que también ocasionaría un impacto económico más severo y prolongado.

 

En esta etapa de su desarrollo en Argentina, la pandemia impone a los gobiernos la prioridad de mantener la guardia alta frente a la amenaza del virus, pero trascurrida una quincena de confinamiento obligatorio y con poco más de una semana todavía por cumplir, empieza a hacerse cada vez más imperiosa la necesidad de volver a generar ingresos.

 

El Gobierno nacional piensa en una salida progresiva de la cuarentena y ya avanzó en ese sentido esta semana exceptuando a ocho actividades del confinamiento obligatorio, entre ellas la forestoindustria.

 

El presidente y sus equipos seguirán en contacto esta semana con especialistas en salud y referentes empresariales y sindicales para avanzar en la liberación de más actividades a partir del 13 de abril, después de la Semana Santa. Pese a ello, hasta ahora todo indica que las escuelas y las fronteras seguirán cerradas por algún tiempo más.

 

Plan en tres pasos

 

La primera y lógica reacción tanto de Nación y más decididamente de la Provincia ante la irrupción de la pandemia fue parar todo. Eso permitió desacelerar el avance de la enfermedad y evitar que Argentina sufriera las tragedias que atraviesan países como Italia, España, Estados Unidos, Ecuador y en menor medida Brasil.

 

El segundo paso inmediato fue diseñar e implementar paliativos para amortiguar el efecto de la cuarentena en las pymes, los trabajadores y los necesitados de asistencia social. Las medidas adoptadas por la Nación y las que dispuso la Provincia por cuenta propia resultaron efectivas para atender la urgencia, pero de mantenerse el staus quo actual, en pocas semanas todas esas medidas serían insuficientes para las empresas impedidas de desarrollar sus actividades e insostenibles para estados con recaudaciones severamente reducidas.

 

El contexto obliga entonces a encarar una tercera etapa que inicie: la salida del confinamiento social, que necesariamente deberá ser parcial y progresiva y que los estados deberán regular con la precisión de un relojero.

 

La decisión central que deben tomar los gobiernos pasa por definir a qué actividades se les exceptuará de las restricciones y bajo qué condiciones. En consideración habrá que tomar varios factores. Atendiendo el criterio sanitario, lo recomendable sería priorizar a aquellas actividades de menor riesgo, es decir las que demandan menor contacto entre personas. El criterio social sugiere empezar por los sectores que distribuyen ingresos, especialmente en la base de la pirámide. Mientras que bajo el criterio económico, lo más indicado sería reactivar los sectores que mueven mayor cantidad de dinero.

 

Casos de éxitos y fracasos para aprender

 

Los últimos días aportaron información valiosa de cara a la flexibilización del aislamiento. Todo lo que no debería ocurrir pasó el viernes con la desordenada reapertura de los bancos que expuso a miles de personas, la mayoría jubilados que tienen mayor riesgo, a un innecesario peligro de contagio.

 

Fotos de multitudes agolpadas frente a los bancos sacudieron a un Gobierno nacional que hasta entonces venía manejando de manera impecable la crisis sanitaria. Enfurecido, Alberto Fernández responsabilizó al presidente del Banco Central, Miguel Angel Pesce, y al jefe del gremio de La Bancaria, Sergio Palazzo, por la falta de previsión que hubo en la apertura de los bancos dispuesta para el pago de haberes de jubilados y de la AUH.

 

La evitable del error quedó en evidencia el sábado, cuando se volvieron a abrir los bancos por los mismos motivos pero esta vez no hubo aglomeraciones y la gran mayoría de los jubilados pudo cobrar sus haberes conservando la distancia social necesaria para prevenir el contagio.

 

Otro ejemplo de improvisación se produjo cuando el Gobierno nacional anticipó la posibilidad de intervenir las clínicas privadas para ponerlas a disposición de la salud pública y luego debió retroceder ante la resistencia de los sanatorios que recibieron con sorpresa la noticia.

 

La contracara a ese desorden puede verse en Misiones, donde la salud pública y la privada vienen trabajando de manera coordinada y es usualmente el sistema público, mejor equipado que las clínicas, el que asiste al sector privado. Lo hace habitualmente con capacitaciones y durante la pandemia lo volvió a hacer instalando consultorios móviles frente a los sanatorios para evitar aglomeraciones innecesarias y separar a los casos sospechosos de coronavirus del resto de los pacientes.

 

La organización también da resultados positivos para la economía en Misiones. Gracias a la previsión de las autoridades y la buena voluntad de productores y cuadrilleros, la cosecha yerbatera se está desarrollando, aunque con las limitaciones que impone la pandemia.

 

Por el mismo camino transita el sector tabacalero, que el miércoles último acordó un protocolo sanitario para avanzar en el acopio, que comenzará el lunes a modo de prueba y se extenderá durante tres días.

 

Las producciones de yerba mate y tabaco son consideradas de reactivación prioritaria, en tanto satisfacen el criterio sanitario, ya que se pueden desarrollar sin generar aglomeración de personas y también el económico y social porque generan un importante volumen de recursos y lo distribuye entre muchas manos de pequeños productores y trabajadores rurales.

 

Un paso adelante

 

Así como fue la primera en tomar medidas más severas de aislamiento, Misiones también muestra el camino a la hora de pensar en la necesaria flexibilización de la cuarentena. Cuando la Provincia decidió suspender las clases, Nación discrepó, pero no tardó en imitarla. Algo parecido ocurrió luego con la reapertura progresiva de la actividad en varios sectores como la foresto-industria, que primero fueron rehabilitadas en Misiones y luego a escala nacional.

 

Después de haber anunciado el domingo pasado la continuidad de las medidas de aislamiento social obligatorio hasta el 13 de abril, el presidente Alberto Fernández abrió el debate para analizar la posible salida de la cuarentena. Lo hizo a través de una conferencia virtual con los gobernadores, oportunidad en la que Herrera Ahuad planteó la necesidad urgente de avanzar en medidas firmes para apuntalar la reactivación de la economía sin incurrir en riesgos sanitarios.

 

Desde la Renovación misionera entienden que bajo las condiciones imperantes, la salida más directa implica que el Banco Central eleve los niveles de emisión monetaria para reducir rápidamente los déficits de las provincias y de los municipios, pero también de las pymes y los trabajadores cuentapropistas.  Como lo había planteado el conductor de ese espacio, Carlos Rovira, en entrevista exclusiva con Misiones Online, la receta debería incluir medidas que por un lado atiendan la pandemia y por otro la economía, medidas que el propio presidente de la Legislatura definió como “binarias”.

 

Resolviendo lo urgente

 

El hecho de planificar con anticipación la progresiva salida de la cuarentena no distrajo al Gobierno provincial de la tarea de aportar soluciones al sector privado para transitar de mejor manera el duro presente.

 

Con el objetivo primordial de cuidar el empleo de los misioneros, el gobernador Herrera Ahuad anunció diez medidas en una videoconferencia con cámaras empresariales de distintos puntos de la provincia. “Hoy debe obrar el equilibro, la concordia y los acuerdos entre partes”, consideró el mandatario.

 

Entre las medidas anunciadas se destaca la emisión de avales por parte del Fondo de Crédito de Misiones para que empresas pequeñas que no cumplen con los requisitos exigidos por los bancos puedan acceder a la línea de créditos a tasa reducida para el pago de salarios que había anunciado el Gobierno nacional. Se trata de un ejemplo concreto de una acción provincial que complementa una acertada decisión nacional y que permitirá que esa medida nacional tenga mayor efecto en Misiones.

 

Los avales que emita el Fondo de Crédito aportarán a los microempresarios misioneros una solución que todavía no disponen sus pares de la mayoría de las demás provincias.

 

El Fondo de Crédito además postergará en abril y mayo las cuotas de los préstamos otorgados y condonará los intereses de esas cuotas.

 

A las actividades económicas críticas, la Provincia les permitirá pagar solamente la mitad de la factura de luz y diferir el saldo en cuotas sin intereses conforme listados que deberá enviar la Confederación Económica y las cámaras de comercio y que sean cotejados por el Gobierno a través Ministerio de Hacienda.

 

A las empresas de turismo y las que provean alojamiento (dos de los sectores más golpeados por la pandemia) que en 2019 hayan facturado hasta 25 millones de pesos se les reducirá en 40% la alícuota de ingresos brutos.

 

Explicó el gobernador que las medidas son complementarias a las que anunció el Gobierno nacional, con los Programa Compensación Salarial para Empresas de hasta cien empleados; Programa REPRO para pagos de empresas con más de cien empleados; disminución de contribuciones patronales, postergación de vencimientos, líneas especiales emitidas por el Banco Central de la República Argentina (BCRA) para Pyme, al 24 por ciento anual, entre otros.

 

Para las micropymes que sean contribuyentes directos habrá una prórroga de 30 días de los vencimientos de impuesto sobre ingresos brutos.

 

Para todas empresas se determinó la prórroga de la presentación de la DDJJ anual de Ingresos Brutos con vencimiento al 30 de junio de 2020 (vencía originalmente el 30 de abril de 2020) y de la moratoria de la RG 49/2019 al 30 de junio de 2020. Además se suspendió la caducidad de planes de pago operadas desde el 1 de marzo de 2020 hasta el 31 de mayo de 2020 y se aumentaron los importes mínimos establecidos por la RG 08/2010 de los formularios 322 (de $1.000 a $3.000) y 349 (de $8.000 a $30.000).

 

Imputan a la pareja de Lanziani por difundir fake news

 

El “patrullaje virtual” que lleva adelante la división de Cibercrimen de Misiones para combatir la difusión de noticias falsas generó un resultado tan llamativo como confuso. Por orden judicial, la Policía allanó en Oberá la propiedad de Alicia Raquel Arruda, sindicada como líder de la fundación “Papa Francisco”, que se sospecha funcionaba como una usina de noticias falsas.

 

Arruda también fue denunciada por sus vecinos por haber incumplido reiteradamente la cuarentena obligatoria.

 

Para sorpresa de los uniformados, dentro del domicilio allanado se encontraba el secretario de Energía de la Nación, Sergio Lanziani, quien –según fuentes policiales- habría intentado impedir el allanamiento “chapeando” su condición de funcionario nacional.

 

La mujer quedó imputada por el artículo 211 del Código Penal, que prevé de dos a seis años de prisión a quien procure infundir un temor público, suscitar tumultos o desórdenes. Respecto a Lanziani, que no tenía registrado ese domicilio, se le dio aviso a la Justicia Federal para determinar si incurrió en algún delito referido a la violación de la cuarentena obligatoria.

 

Contrariamente a lo que fue informado en un primer momento por varios medios, ninguno de los dos fue detenido.

 

Desde el entorno de Lanziani aseguraron que el funcionario no rompió la cuarentena porque desde el 20 de marzo se halla en el domicilio en el que fue encontrado durante el allanamiento.

 

Aclararon también que Arruda, imputada por la supuesta difusión de noticias falsas orientadas a alterar el orden público, es la pareja estable de Lanziani desde hace varios años, lo cual abrió un interrogante respecto de –en el más leve de los casos- la conducta del funcionario nacional que quedó irremediablemente relacionado a los delitos que se investigan.

laura.barrios6@gmail.com-

Canal W



Quizás tambien le interese...