comScore

El testimonio y las fotos de dos enfermeras agotadas por el coronavirus en Italia

El testimonio y las fotos de dos enfermeras agotadas por el coronavirus en Italia

lena Pagliarini y Alessia Bonari contaron la difícil situación que están atravesando los hospitales en el foco de la emergencia.

 

La cantidad de casos de coronavirus registrados en Italia obligó a intensificar el trabajo de médicos y enfermeras en los hospitales, muchos de las cuales sufrieron las consecuencias del esfuerzo provocado por largas jornadas de atención.

 

Elena Pagliarini tiene 43 años, trabaja en el Hospital Maggiore, de Cremona- y una particular foto suya fue difundida en las redes sociales: después de un turno nocturno de más de diez horas, se durmió junto al teclado de su computadora, con la mascarilla y el resto del uniforme puestos.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Sono i un’infermiera e in questo momento mi trovo ad affrontare questa emergenza sanitaria. Ho paura anche io, ma non di andare a fare la spesa, ho paura di andare a lavoro. Ho paura perché la mascherina potrebbe non aderire bene al viso, o potrei essermi toccata accidentalmente con i guanti sporchi, o magari le lenti non mi coprono nel tutto gli occhi e qualcosa potrebbe essere passato. Sono stanca fisicamente perché i dispositivi di protezione fanno male, il camice fa sudare e una volta vestita non posso più andare in bagno o bere per sei ore. Sono stanca psicologicamente, e come me lo sono tutti i miei colleghi che da settimane si trovano nella mia stessa condizione, ma questo non ci impedirà di svolgere il nostro lavoro come abbiamo sempre fatto. Continuerò a curare e prendermi cura dei miei pazienti, perché sono fiera e innamorata del mio lavoro. Quello che chiedo a chiunque stia leggendo questo post è di non vanificare lo sforzo che stiamo facendo, di essere altruisti, di stare in casa e così proteggere chi è più fragile. Noi giovani non siamo immuni al coronavirus, anche noi ci possiamo ammalare, o peggio ancora possiamo far ammalare. Non mi posso permettere il lusso di tornarmene a casa mia in quarantena, devo andare a lavoro e fare la mia parte. Voi fate la vostra, ve lo chiedo per favore.

Una publicación compartida por Alessia Bonari (@alessiabonari_) el


La imagen fue tomada por una compañera de trabajo, Francesca Mangiatordi, quien contó que habían comenzado a trabajar a las 20:00 y siguieron «sin parar durante más de diez horas». Según relató, vieron a «más de 50 pacientes en camillas en los pasillos, en sillas, con necesidad de oxigenarlos, pero con menos dispensadores».

 

«Vi a Elena descansar cinco minutos después de horas corriendo de un paciente a otro, tratando de ayudar a otro paciente que llegó con fiebre e insuficiencia respiratoria», agregó sobre el momento en que le tomó la fotografía. «La miré y quise abrazarla, pero preferí capturar ese momento de respiro», concluyó.

 

Las horas de trabajo también quedaron marcadas en la cara de Alessia Bonari, una enfermera de un hospital de Milán que posteó una foto en la que se podían observar las consecuencias del uso de máscaras.

 

«Estoy físicamente cansada porque el dispositivo de protección duele, la vestimenta te hace sudar y una vez vestida ya no puedo ir al baño ni beber por seis horas», relató y agregó que tiene «miedo» porque su mascarilla podría no adherirse bien a su cara o porque podría haberla tocada «con guantes sucios». «O tal vez las lentes no me cubren completamente los ojos y algo puede haber pasado», continuó.

 

Bonari contó además que está «psicológicamente cansada», al igual que sus colegas, que estuvieron «en la misma condición durante semanas». Frente a esta situación, pidió a la población «no frustrar» el esfuerzo que hacen los profesionales de la salud y que se quede en casa para «proteger a los más frágiles».

 

«Nosotros, la gente joven, no somos inmunes al coronavirus, también nos podemos enfermar o peor aún, podemos enfermar a la gente». «No puedo permitirme el lujo de volver a mi casa en cuarentena, tengo que ir a trabajar y hacer mi parte. Tú haz la tuya, te lo pido por favor», concluyó Bonari.

 

Italia entró en una cuarentena total luego de que se registraran más de 10.000 contagiados y 631 muertos. Al decretar la medida, el primer ministro Giuseppe Conti pidió a la población que se quede en su casa y que únicamente se desplace por trabajo o emergencias.

 


 

Fuente: Minuto Uno

CM-

Canal W



Quizás tambien le interese...