comScore

Productores ovinos y caprinos de Misiones se capacitan para mejorar la reproducción y ajustarla a la demanda del mercado

Productores ovinos y caprinos de Misiones se capacitan para mejorar la reproducción y ajustarla a la demanda del mercado

En la chacra Tacuaruzú Rincón de la localidad de Profundidad se realizó el viernes la 4° Jornada de Campo “Manejo Integral de Rumiantes Menores”, organizada por la Cuenca Ovino-Caprina de la Zona Sur de Misiones. En esta ocasión, el tema central fue la reproducción. Dieron pautas generales sobre cómo se debe realizar la estacionalidad y detallaron modelos de producción y de estacionamiento de servicios.

El capacitador fue el médico veterinario Aldo Smeriglio, llegado desde el INTA Las Breñas, de Chaco. El objetivo fue transferir conocimientos sobre tecnología disponible para el estacionamiento de servicio, sus ventajas e inconvenientes de adaptación a los sistemas productivos actuales. También hubo un análisis de posibles alternativas, con la activa participación de los productores de distintas localidades, que acudieron al taller.

Asimismo, se habló del aspecto sanitario, la alimentación, el manejo reproductivo y la cuestión genética aplicada a los esquemas productivos.

El cierre de la jornada se dio con un almuerzo en el que se degustó un cordero a la estaca, cuyo responsable fue un especialista, el chef Santos Leguiza.

“Ustedes tienen que decidir quiénes serán los padres. La idea es ir seleccionando a los mejores”, aconsejó Smeriglio, cuya especialidad son las cabras, pero que exploró las semejanzas que tiene el manejo ovino con el caprino.

“El servicio continuo es el más común, pero el más ineficiente, porque uno no determina cuándo van a nacer las crías. El gerente de la empresa en este caso es el chivo o carnero, que determina cuándo va a darse la reproducción. Si van a utilizarlo, aconsejo no tener un solo macho reproductor”, explicó el veterinario.

Dijo, en base a su experiencia, que el servicio estacionado e permite al productor determinar en qué momentos del año sacar crías. Y esto lo puede sincronizar con los tiempos de mayor demanda comercial.

En su mayoría, en la Cuenca Sur, los productores se dedican al servicio continuo, por lo que las consultas fueron abundantes.

Tras la exposición, se instruyó a los participantes acerca de las condiciones físicas que tienen que tener tanto machos como hembras y de los cuidados que tienen que implementar para el tiempo de reproducción (boqueo o examen dentario, revisión de la zona genital y de la contextura general del animal).

Colaboró con la parte práctica de la capacitación el director general de Producción Animal, Especies Tradicionales y no Tradicionales del Ministerio del Agro y Producción de Misiones, veterinario Ricardo Spachuk.

Oscar Miño es el único productor de la localidad que trabaja en Profundidad con el servicio estacionado de reproducción de ovejas. Comenzó su experiencia con las vacas y le dio éxito. Él opinó que se trata de un sistema que permite programar los nacimientos y ordenar más la actividad.

La intendenta de Profundidad, Silvia Estigarribia, remarcó la importancia de la Cuenca, “que  articula a los productores con las distintas instituciones que la integran: municipios, Provincia y  organismos nacionales. Esto para que quien produzca reciba las herramientas disponibles para mejorar su trabajo”.

“En Profundidad toda la vida se criaron ovejas, pero nunca lo explotaron del todo comercialmente. Queremos demostrar que eso es posible, que se pueda hacer un manejo más eficaz y eficiente que se traduzca en el kilaje de carne. Se busca el triple propósito: autoconsumo, lana y venta de carne”, indicó.

 

Conocimiento de valor

El ingeniero agrónomo Javier Buscaglia, del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), apuntó que con las capacitaciones se busca “dejarle al productor conocimiento de valor, en lo relacionado con lo productivo y comercial, pero también con lo organizativo”.

Reiteró que “la Comisión de Gestión de la Cuenca tiene la responsabilidad de mantener las actividades vivas, la organización viva y las estrategias coherentes. Acá hicimos algo que venimos repitiendo hace tres años.  Hay que mantenerse coherente con una línea: nada fuera de lo que genere rentabilidad en la chacra, nada fuera de lo que las normas piden, ya sean formalidades fiscales o bromatológicas, ni nada fuera de lo que implique cuidado del medio ambiente. Si se descuida uno de los aspectos, toda la actividad se resiente”.

Abogó por la profesionalización del productor, porque “le da viabilidad al sistema productivo y al negocio. Si no es buen negocio para el productor tampoco lo es para la sociedad”.

Desde el Instituto de Fomento Agroindustrial (IFAI), el veterinario Cristian Miño precisó explicó que en Profundidad y Cerro Corá “siempre se caracterizó por tener ovejas para el consumo. Los últimos años los productores tuvieron una mirada más comercial y empezaron a intensificar más la producción y así hacer llegar su producto a los comercios de Posadas, por ejemplo”.

“En cuanto a la mejora genética, hubo avances. Hay un flujo importante de animales. La idea es ir mejorando su majada. Los productores se van informando, capacitando, y van viendo las opciones para reproducir distintas razas y cuáles se adaptan mejor a su tipo de emprendimiento”, completó.

El productor Andrés Díaz Beltrán, de Cerro Corá, fue uno de los que aportó su experiencia en el encuentro: “Hace dos años empezamos con la cría de chivos. Anteriormente habíamos criamos ovejas Hampshire y ahora retomamos con las Santa Inés. Habíamos dejado por el ataque de perros que nos producían pérdidas”.

“Las ovejas Santa Inés se reproducen rápido y no tienen lana. Nos ahorramos la esquila. Por ahora sólo vendemos tranquera, porque no tenemos aún una majada grande. Empezamos a sacar los primeros corderos”, comentó.

A su turno, Yolanda Tachile,  de la misma localidad, relató que “siempre me dediqué a la actividad. Mis hijos estudiaron en escuelas agrarias de la zona y vendo mis productos en casa. Por suerte tengo muchísimos clientes y ahora mismo no doy abasto”.

“Con la Cuenca uno va conociendo la experiencia de otros y está la posibilidad de conseguir ayuda, apoyo. Es más fácil en conjunto”, remató.

La Cuenca Ovino Caprina Zona Sur la integran seis municipios (San José, Fachinal, Profundidad, Cerro Corá, Candelaria y Garupá) y en su Mesa de Gestión hay participación de alrededor de 18 organismos provinciales y nacionales.

 

 

CP

GS-


Quizás tambien le interese...