comScore

Hoy se cumplen dos años del fallecimiento de Débora Pérez Volpin e inician la investigación contra los directivos y otros médicos de La Trinidad

Hoy se cumplen dos años del fallecimiento de Débora Pérez Volpin e inician la investigación contra los directivos y otros médicos de La Trinidad

Son 5 personas que están acusadas de encubrir pruebas y falsear su testimonio durante el juicio al endoscopista y a la anestesista.

 

Este jueves se cumplen dos años de la muerte de la reconocida periodista argentina y conductora de televisión Débora Pérez Volpin. Falleció de un paro cardíaco cuando le estaban haciendo una endoscopía en el Sanatorio La Trinidad. La familia denunció mala praxis y el endoscopista Diego Bialolenkier, acusado de haberle perforado el esófago, fue condenado a tres años de prisión condicional por homicidio culposo. La anestesista Nélida Puente, que también estaba imputada por lo mismo, recibió la absolución. Ahora la justicia investiga si hubo, además, encubrimiento y falso testimonio por parte de las autoridades de la clínica y de otros médicos que participaron de la operación.

 

La próxima semana arrancan las primeras indagatorias a los nuevos imputados. La acusación la hizo el mismo Tribunal Oral y Correccional número 8 de la Capital Federal después de escuchar sus declaraciones durante juicio a Bialolenkier y Puente. Después de la condena al endoscopista, la fiscal María Luz Castany pidió investigar por falso testimonio e encubrimiento a personal médicos de la clínica y a sus directivos.

 

El director médico de La Trinidad de Palermo, Roberto Martingano, está imputado por falso testimonio y encubrimiento (el primero con una pena de hasta 4 años y el segundo con una hasta 3). Declara el 13 de febrero y, según fuentes de la investigación, está acusado de mentir en su declaración para proteger a Bialolenkier y habría intentado esconder o borrar pruebas que supuestamente demostraban la mala praxis por parte del endoscopista.

 

Los argumentos en su contra son que «presentó al Tribunal un endoscopio viejo que no grababa imágenes, diciendo que era el equipo que se había usado durante la intervención a Débora. Después se comprobó que esto era falso»; que «escondió 37 hojas del informe del equipo multiparamétricos que mostraba cómo estaba la frecuencia cardíaca y respiratoria» de Pérez Volpin antes del paro cardíaco, y en declaración dijo que «Débora murió por una enfermedad preexistente que nunca se pudo probar».

 

También está imputada a Miriam Frías, la instrumentadora, por falso testimonio. Declara el 14 de febrero. Frías estuvo con el endoscopista Diego Bialolenkier y la anestesista Nélida Puente en el quirófano número 6 de La Trinidad, el día de la muerte de Débora. A pesar de haber sido la instrumentadora designada en la endoscopía, alegó no haber estado presente en situaciones cruciales para el esclarecimiento de los hechos, o no recordarlas.

 

Además, la jefe de instrumentadora, Claudia Esther Balceda, fue convocada para declarar el 17 de febrero a las 10. El abogado de la familia de Pérez Volpin, Diego Pirota, dijo en una nota a Clarín que «ella terminó admitiendo que el equipo que se usó con la periodista no fue el entregado a la Justicia sino otro, más moderno». Está acusada de falso testimonio.

 

En la declaración indagatoria, a los convocados se los interrogará en su carácter de imputados de uno o varios delitos. Ellos podrán negarse a declarar y, de hacerlo, no tendrán obligación de decir la verdad. Lo habitual es que tras una indagatoria el juzgado actuante resuelva si procesa o no a los imputados.

 

Eduardo Cavallo, director de la prepaga Galeno (la firma detrás de La Trinidad) también está imputado de encubrimiento. Según la familia de Pérez Volpin, el directivo -que es además cardiólogo- aseguró en su declaración que el endoscopio que mandó la clínica en el juicio a Bialolenkier y Puente era el que se usó durante la intervención y que Débora murió de una enfermedad preexistente. «Algo que desmintió el cuerpo de médicos forense de la Corte», aseguró Pirota. Otro imputado es Sebastián Cecchi Gallo, endoscopista, acusado de falso testimonio y encubrimiento.

 

El caso está a cargo de la jueza María Fabiana Galletti del Juzgado Criminal y Correccional Nro. 57 y la fiscal que investigó la muerte de Débora, Nancy Oliveri.

 

Pirota también adelantó que ya pidieron un recurso de casación para revertir la absolución a la anestesista y lograr que también la declaren culpable de la muerte de Pérez Volpin. Por su parte, Diego Bialolenkier también reclamó el mismo recurso, pero con el objetivo de lograr la absolución. «Aún falta que la Cámara de Casación decida la fecha de la presentación. Ahí va tener que decidir si los dos son culpables o no», contó Pirota.

 

Fuente: Clarín

VD-


Quizás tambien le interese...