Alexa

“No son asesinos, fue una tragedia”: las palabras del papá del rugbier más comprometido por el asesinato en Villa Gesell

Marcial Thomsen, padre de Máximo, el rugbier más complicado en la investigación por la muerte de Fernando Báez Sosa, fue a visitar a su hijo al penal de Dolores donde se encuentra detenido junto a otros nueve amigos y allí aseguró que los jóvenes «no son asesinos».  En ese sentido, definió lo ocurrido como «una tragedia».

 

Fue una tragedia. Lo lamento tanto por la familia de la víctima”, sostuvo el hombre momentos antes de entrar a la cárcel. Consultado por los periodistas que esperaban en la entrada del lugar, señaló que no sabe «qué les paso por la cabeza» a los jóvenes que golpearon hasta causarle la muerte a Báez Sosa. En ese sentido, remarcó: «No son asesinos».

 

El pasado fin de semana, cuando visitó a su hijo en Pinamar, Thomsen había declarado: «Nunca te podés imaginar una cosa así. Es una desgracia. Sólo puedo decir que no hubo un plan para matarlo«.

 

Maximo Thomsen, de 20 años, fue identificado en las ruedas de reconocimiento como uno de los principales protagonistas de la paliza a Fernando. Una testigo lo señaló como el “chico de camisa negra” que “lideraba el grupo” y que era “el que más pegaba”. Y subrayó:“Le pegó dos puntinazos en la cabeza, creo que del lado izquierdo».

 

El crimen de Báez ocurrió la madrugada del sábado 18 de enero frente al boliche Le Brique en Villa Gesell, donde la víctima fue atacada a golpes de puño y patadas en la vereda. Ese mismo día, los jóvenes oriundos de Zárate fueron detenidos en una casa que alquilaban a pocas cuadras del lugar. Ahora, se encuentran detenidos en Dolores.

 

Fuente: TN

DL

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Columnas

DEPORTES