comScore

Reflexión del Centro Familiar Cristiano: «El hogar que Jesús prefiere»

Reflexión del Centro Familiar Cristiano: «El hogar que Jesús prefiere»

Puede que estés haciendo cosas muy buenas, siendo honesto, ayudando a los demás, siendo de ejemplo, de inspiración, dando consejos, siendo referente en la ciudad, de hecho el evangelio está bien representado con vos. Pero el servicio a Dios se convierte en una ocupación más, cuando no apartamos tiempo para estar a solas con Él (orando, leyendo la Biblia), Jesús está interesado en pasar tiempo con nosotros, en estar en nuestras casas ¿Pero nosotros, le damos lugar?

Uno de los atributos de Dios es su omnipresencia, la cual le permite estar en todos los lugares. Hay personas que no buscan de Dios, de hecho ni creen en su existencia, pero de todas maneras Dios está allí, Él sí se interesa por ellos. Es bueno saber que una cosa es que Dios esté en todos lados (omnipresencia) y otra cosa es que Dios se manifieste en todos lados. Es el deseo de Dios es manifestarse en todos lados, pero no todos los lados reúnen condiciones para que esto se produzca. Hay determinados ambientes en los que Dios se manifiesta.

Hay algo realmente llamativo al leer los evangelios y es que el Señor Jesús, en varias oportunidades, se dirigió hasta un lugar llamado Betania, una pequeña aldea a 2,5 kilómetros de Jerusalén. No era una gran ciudad, no era un punto importante comercialmente, y externamente no tenía nada que sea relevante. Ahora bien, la pregunta es: ¿Qué había en Betania que a Jesús le agradaba? Y quisiera hacer hincapié en una casa en particular, la casa donde vivían Lázaro, Marta y María.

CARACTERÍSTICAS DE UNA CASA PARA QUE JESÚS LA VISITE

En la casa de Lázaro, Marta y María, Jesús se sentía muy a gusto, disfrutaba de estar allí y ellos disfrutaban de recibirlo. No era habitual que Jesús hiciera esas visitas personalizadas. En muchas oportunidades era invitado a casas pero no permanecía mucho tiempo allí, pues no estaba en lugares donde no se le daba la debida honra. ¿Que tenía la casa de Lázaro, Marta y María?

1)UNIDAD Cada uno tenía o desempeñaba una función: Lázaro estaba sentado a la mesa, le expresaba gratitud por haberlo resucitado. Marta lo servía, hacía todo para que se sienta honrado. María le ofreció todo lo que tenía, no quería perderse nada de su invitado y pensaba en cómo podía hacerle sentir más importante a Jesús. A pesar de sus diferencias era una casa en unidad, pues dice la Palabra que prepararon una cena en honor a Jesús. Lo único importante era que Él se sintiera honrado.

2)FE Lázaro era un milagro andante, producto de la fe de las hermanas y el poder de Dios que obró a través de Jesús. La fe que agrada a Dios prepara siempre el terreno para la manifestación de su gloria.

3)ADORACION María representa a los adoradores. Nada era suficiente como para complacer al amado, ni siquiera ese costoso perfume que derramó a sus pies. Adoración es: entrega, amor, sacrificio, obediencia, renuncia.

Lucas 10:38-42. Durante el viaje a Jerusalén, Jesús y sus discípulos llegaron a cierta aldea donde una mujer llamada Marta los recibió en su casa. Su hermana María se sentó a los pies del Señor a escuchar sus enseñanzas, pero Marta estaba distraída con los preparativos para la gran cena. Entonces se acercó a Jesús y le dijo:

Maestro, ¿no te parece injusto que mi hermana esté aquí sentada mientras yo hago todo el trabajo? Dile que venga a ayudarme. El Señor le dijo: Mi apreciada Marta, ¡estás preocupada y tan inquieta con todos los detalles! Hay una sola cosa por la que vale la pena preocuparse. María la ha descubierto, y nadie se la quitará.

Esta es la situación que se vive en muchos hogares. Todo el tiempo necesitamos estar ocupados haciendo algo. No podemos tener franjas vacías en nuestra semana y saturamos nuestros horarios. Todo es urgente, todo es importante y estamos al borde del colapso.

Esto es un problema cuando nuestras ocupaciones y compromisos impiden estar con la persona más importante de nuestras vidas. Buscar a Jesús es una decisión, se elige estar con Jesús. María también tenía cosas para hacer, por eso su hermana le recriminó, pero cuando supo quién venía a visitarla puso toda su atención en Él y se sentó a sus pies. No quería perderse nada de lo que decía.

Jesús está interesado en pasar tiempo con nosotros, en estar en nuestras casas.

Puede que estés haciendo cosas muy buenas; siendo honesto, ayudando a los demás, siendo de ejemplo, de inspiración, dando consejos, siendo referente en la ciudad; de hecho el evangelio está bien representado con vos. Pero tenes que entender que el servicio a Dios se convierte en solo una ocupación más, cuando no apartas tiempo para estar a solas con Él. Cuando cumplir obligaciones reemplaza la comunión, tu vida espiritual tiene fecha de vencimiento.

No negocies por nada el estar con Él. Cuando amas a alguien haces todo lo posible, hasta lo imposible, para estar con esa persona amada, para estar juntos la mayor cantidad de tiempo posible. Jesús te ama y espera profundamente pasar tiempo con vos.

¿Te gustaría que la presencia de Dios habitara en tu vida y en tu casa como lo experimentaron estos tres hermanos? Ocúpate de preparar el ambiente de tu casa para que la presencia de Dios se manifieste. No te conformes con su omnipresencia, busca la manifestación de su gloria. No busques una visita, busca que habite permanentemente. Cuando una familia se reúne para adorar al rey se libera un perfume de vida, de paz, de restauración y sanidad; y se recrea en la tierra la atmósfera que se vive en el cielo.

Que Dios te bendiga y tengas una semana de victoria!

Pastor Jorge Libutzki

Centro Familiar Cristiano Eldorado

PP-

Canal W



Quizás tambien le interese...