Australia en llamas

Australia está ardiendo. El cambio climático está mostrando cuánto daño puede hacer si no se logra enfrentar el calentamiento global, y reducir las emisiones de gases invernadero que lo causan. 14 de los 15 lugares más calientes del orbe estaban en Australia a mediados de diciembre 2019, y la temperatura media superó los 41 grados.

La disparada de las temperaturas, la sequedad, la reducción de las lluvias, han creado las condiciones para olas de incendios, que los vientos huracanados extienden rápidamente a lugares muy distantes. Muchos de los incendios son provocados por rayos durante tormentas secas sin agua.

 

Explica una especialista Bell “El cambio climático está haciendo que la temporada de incendios forestales sea más larga y duradera. Provoca temperaturas más altas y sequías más severas. Lo que a su vez hace que nuestros incendios forestales sean más salvajes, más impredecibles y más grandes”.

En enero 2020 el fuego había ya consumido 14.5 millones de acres, una superficie mayor a la de Suiza entera. Las llamas se elevaban 200 pies en el aire. Bosques históricos estaban desapareciendo. El aire de Canberra se convirtió el día de año nuevo en el más poluto de la tierra, por una gigantesca nube de humo. 480 millones de diversas especies y de animales habían sido aniquiladas por completo. También se sobrecalentó el mar. En 1950 había nueve millones de metros cuadrados de bosques de algas kelp. Ahora el calor las mató, y solo queda la 18ª parte.

 

Bajo amenaza

Se agotaron rápidamente las mascarillas protectoras en muchas ciudades. Un tercio de la población del país está siendo afectada. Los suburbios de Sídney están amenazados por el fuego. Muchas familias huyen. La población obligada a irse crece a diario. La gran mayoría acusa a las máximas autoridades del país de negacionismo, y pasividad. Hay un dato clave, es el principal exportador de carbón y gas del mundo. La poderosísima minería del carbón apoyó en las elecciones al actual premier, y tiene una enorme influencia. Trata con la ayuda de medios masivos cómplices de sostener la tesis de que es una situación temporaria, y que nada de fondo debe cambiar.

La Unión Europea, con el liderazgo en este tema de Macron, está presionando que no habrá tratados comerciales muy esperados por Australia, si no se suma seriamente al acuerdo universal de París contra el calentamiento global.

 

Reducir emisiones contaminantes

Los megaincendios de Australia, California, y el Amazonas, significan claros peligros para el futuro de la humanidad. Hay sectores avanzados de ella que están alertando sobre las múltiples formas del deterioro medio ambiental, y luchando denodadamente para reducir las emisiones contaminantes de las industrias tóxicas. Terminan de obtener un triunfo jurídico notable.

Después de varios años pleiteando por ello una ONG holandesa, Urgenda, logró un fallo a favor del clima de la Corte Suprema de Holanda. Obliga al Gobierno a reducir para el 2020 el 25% de las emisiones de dióxido de carbono registradas en 1990. La Corte dice: “los peligros del cambio climático pueden afectar el derecho a la vida de los habitantes de este país”. La histórica decisión sienta un precedente fundamental. En otros países se han presentado o se proyecta presentar demandas similares.

Como lo subraya Greta, la líder del multitudinario movimiento de jóvenes por el clima, urge actuar porque el tiempo se acaba.

 

 

(*) Por Bernardo Kliksberg

Doctor en Ciencias Económicas. Padre de la Gerencia Social. Pionero en ética para el desarrollo. Asesor de más de 30 países. Asesor especial en ONU.

 

@Bkliksbergok

 

 

Fuente: Publicado en El Universal, Perfil y La Nación Digital

 

PE



Quizás tambien le interese...