Joven mató a un sacerdote que había abusado sexualmente de él en Francia

Joven mató a un sacerdote que había abusado sexualmente de él en Francia

 

Tras la muerte del religioso salieron a la luz múltiples denuncias en su contra por pederastia, abuso sexual y violación.

Un joven de 19 años fue acusado formalmente por la tortura y el asesinato de un sacerdote que habría abusado sexualmente de él cuando era un niñoen la localidad de Agnetz, en el norte de Francia.

La policía detuvo a Alexandre V. el 4 de noviembre pasado cuando manejaba el auto del sacerdote Roger Matassoli por las calles de Agnetz. El joven, cuyo nombre completo no trascendió, no recuerda nada del episodio en que murió el religioso.

Matassoli, de 91 años, fue encontrado muerto en su casa y su cuerpo exhibía signos de tortura. La persona que lo mató lo asfixió metiéndole un crucifijo en la garganta, informó el sitio británico Mirror.

Hasta 2018 el sacerdote fue parte de la nómina de la diócesis de Beauvais, a 25 kilómetros de Agnetz, a pesar de que sobre él pesaban las acusaciones de al menos cuatro víctimas por abuso sexual y pederastia.

De hecho, el obispo de Beauvais, Jacques Benoit-Gonninsaid, habría admitido que el religioso fue retirado de sus deberes en 2009 por esas acusaciones, aunque estuvo en la nómina hasta 2018.

Medios franceses informaron que el religioso habría tenido permiso para seguir en funciones por «errores eclesiásticos» y por la negligencia de una serie de obispos que no deseaban lidiar con él.

Alexandre V. entró en la casa de Matassoli como empleado doméstico y pronto tuvo la confianza del nonagenario. La policía considera que puede haber actuado en venganza, no sólo por él sino también por su padre, que podría ser una antigua víctima del religioso.

El joven fue acusado formalmente el 26 de diciembre pasado por los cargos de homicidio agravado, cometer actos de tortura y de resistirse a ser arrestado.

En 2019 el papa Francisco eliminó el secreto pontificio para los casos de supuesta pederastia dentro de la Iglesia, dado que la obligación de guardar silencio era una excusa recurrente esgrimida por el clero para no denunciar a sus pares e inferiores.

 

 

(MinutoUno)



Quizás tambien le interese...