El estremecedor relato del peón rural que encontró el cuerpo del ginecólogo: «Casi me desmayo»

El estremecedor relato del peón rural que encontró el cuerpo del ginecólogo:  «Casi me desmayo»

El hombre detectó los restos de Daniel Casermeiro en un maizal cuando recorría la zona con su perra.

Cuando el peón rural Nelson Rovasio salió a buscar leña en un maizal cercano a Luxardo, Córdoba, jamás imaginó el macabro hallazgo con el que se toparía. Mientras recorría el lugar con su perra descubrió el cuerpo del ginecólogo Daniel Casermeiro que estuvo desaparecido una semana y que había sido asesinado de un tiro. Los restos estaban parcialmente quemados y en estado de descomposición. «Casi me desmayo», reconoció Rovasio.

El peón detectó de casualidad el cuerpo, el viernes por la tarde, en un maizal cercano a Luxardo, que estaba dentro del área a rastrillar por la policía. Mientras recorría el lugar sintió olor nauseabundo y, ante los ladridos de su perra, se dirigió hacia el cuerpo.

El relato es estremecedor. «La perra encaró hacia ese lugar, y cuando llegamos le veo las piernas al cuerpo. Fue un susto bastante grande. Lo que me llamó la atención fue el olor y que el perro encaró, el olor era fuertísimo y diferente», explicó.

El hallazgo fue al costado de la ruta provincial A10, en cercanías del límite con la provincia de Santa Fe y en la misma zona rural donde el domingo pasado fue hallado su auto BMW cupé blanco.

Dijo que el cuerpo estaba quemado de las piernas para arriba y que se encontraba en estado de descomposición. «Me alejé enseguida porque sufro crisis nerviosas y casi me desmayo. Salí del maizal a los tumbos y llamé a la Policía y a mi viejo, para que me llevara mis medicamentos», afirmó en diálogo con Clarín. Por suerte me impactó solo en ese momento; al otro día ya estuve bien», indicó.

Indicó que estaba al tanto del caso y que su patrón le había dicho que, en su consideración, el cuerpo no podía estar muy lejos de allí porque cerca del lugar habían hallado el auto del ginecólogo, además de una pala y un arma.

El crimen

Casermeiro estaba desaparecido desde el jueves 19 de diciembre tras salir de su consultorio en San Francisco. De acuerdo a sus allegados ese mismo día tenía previsto realizar una operación inmobiliaria, para la que había retirado de una caja de seguridad de un banco lingotes de oro, joyas, y plata, que fue encontrada intacta en su auto. Desde su entorno aseguraron que no tenía motivos aparentes para desaparecer y que en los últimos días no se había mostrado preocupado más allá de lo habitual.

El viernes el peón rural halló su cuerpo en un maizal, parcialmente quemado y en descomposición. El fiscal Bernardo Alberione dijo que el ginecólogo fue ejecutado de un tiro en la nuca «a traición» y que por el crimen hay un detenido, Gerardo Gette, al que la víctima conocía. «La muerte fue por un disparo por arma de fuego, una muerte a traición porque es una bala que entra por la nuca, es un hecho grave», dijo el fiscal.

La relación entre el ginecólogo y Gette fue confirmada por el propio acusado días atrás cuando en su cuenta de Facebook escribió un mensaje en el que se desligaba de la desaparición de la víctima. En la publicación lo calificó como su «amigo», y habló «falta de seriedad» en relación a las versiones periodísticas que lo involucraban en el caso, en momentos en que todavía no había sido imputado.

El fiscal aseguró que el detenido está entre «las últimas que lo vieron con vida» y que el lunes será indagado acusado de «homicidio calificado», al hablar en la conferencia de prensa que dio el viernes pasado en los tribunales de San Francisco. Aclaró que por el momento no descarta ninguna hipótesis como móvil del crimen. «No descarto nada: puede haber sido un móvil económico, como muchos otros. Esto recién empieza, sabemos dónde empezamos, no dónde terminamos», afirmó.

Según los resultados de la autopsia el cuerpo, además del tiro en la nuca, presentaba algunas quemaduras. Principalmente en la zona del disparo, a raíz del fogonazo del arma. Además estaba en avanzado estado de descomposición, lo que hace presumir que el crimen se produjo el mismo día de la desaparición, el pasado 19 de diciembre.

(TN)



Quizás tambien le interese...