Alexa

Fiestas y pirotecnia: un peligro ¿también para los oídos?

 

La compañía MED-EL comparte información relevante para tomar conciencia acerca de los riesgos acústicos derivados de petardos y otros materiales explosivos.

Se acercan las celebraciones de fin de año, y si bien existe cada vez más conciencia en torno a los peligros que acarrea el uso de pirotecnia, su empleo todavía es muy frecuente, en particular en Navidad y Año Nuevo. Por ello, MED-EL, compañía de origen austríaco líder en tecnología para soluciones auditivas, brinda información acerca de estos dispositivos y qué recaudos se pueden tomar para proteger a los oídos del daño que causan los ruidos excesivos.

De acuerdo con estándares de la Organización Mundial de la Salud, el parámetro de 70 a 80 decibeles (dB) constituye la intensidad sonora máxima de exposición a un sonido o ruido, para evitar posibles lesiones auditivas; mientras que la recomendación es no habitar en lugares con ruidos superiores a 65 dB. “En el caso de la pirotecnia, se estima que la explosión puede superar los 100 dB, nivel de riesgo auditivo que podría afectar negativamente al sistema auditivo”, describe la Lic. Micaela Constanzo del equipo profesional de MED-EL.

Desde el punto de vista de la legislación, existen diversas ordenanzas y proyectos en estudio en distintos distritos del país que tienden a regular la utilización indiscriminada de la pirotecnia y a morigerar los ruidos desmedidos en general. Pero ¿por qué es tan importante?

“Las explosiones son ruidos de tipo impulsivos, es decir, que son muy fuertes, pero de una duración extremadamente corta, por lo cual el sonido llega casi inalterado al oído interno e impacta las delicadas células que lo conforman”, añade la Lic. Constanzo y detalla que esa huella puede ocasionar lesiones inmediatas e irreversibles, como la percepción de zumbidos o silbidos. Estos riesgos se incrementan cuando las detonaciones se realizan en lugares cerrados o semicerrados, ya que al ruido suscitado por la pirotecnia se suman los ecos en paredes y otras superficies. Ante cualquiera síntoma auditivo, se sugiere la inmediata consulta médica.

En síntesis, se debe evitar el uso de pirotecnia sonora (en los últimos años están ganando terreno los fuegos artificiales lumínicos que no producen ruido), muy puntualmente en espacios cerrados o semi-cerrados y, si hay personas más vulnerables a estas explosiones en la familia, hay que intentar minimizar el ruido exterior, por ejemplo, eligiendo sitios alejados, ambientes cerrados donde no penetre tanto el sonido externo, o evaluar el uso de protectores auditivos.

 

Por otro lado, a pesar de que cada vez existe una mayor conciencia en torno a los peligros que esto acarrea y cómo los estruendos afectan a muchas personas y también a las mascotas, existen riesgos concretos para los propios usuarios de estos elementos y quienes los rodean. En primer lugar, muchas veces el tiempo que transcurre entre el encendido y la explosión del fuego artificial puede no ser el suficiente para adoptar una distancia prudencial. No obstante, podemos tomar diferentes recaudos para evitar accidentes por una manipulación incorrecta, previniendo así posibles incendios, quemaduras y/o mutilaciones.

 

A continuación, el Dr. Sergio Cappiello, Jefe Médico de vittal, comparte las principales recomendaciones que se deben tener en cuenta en caso de quemaduras:

En quemaduras por fuego, lavar la zona con agua fría y cubrirla con gasas estériles o con telas limpias y húmedas. El dolor de las quemaduras pequeñas cede fácilmente al contacto con el agua fría. En el caso de grandes quemaduras buscar una manta mojarla completamente con agua fría y cubrir a la víctima.

Retirar anillos, pulseras u otros elementos que causen presión sobre la zona quemada.

Si la quemadura es en dedos, separarlos con gasas húmedas antes de vendarlos.

Trasladar al quemado al hospital o centro asistencial más cercano.

No aplicar lociones, cremas, ungüentos, hielo, pasta de dientes, alimentos congelados, grasa, etc.

No remover la piel resquebrajada ni reventar las ampollas.

No aplicar presión en la zona.

 

 

Fuente: Agencia Moscú

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas