Alexa

Cuando la solidaridad no tiene límites: cinco años de la “doctora juguetes” misionera y miles de sonrisas a los niños en las Fiestas Navideñas

Para aquellos niños que están acostumbrados a recibir juguetes en cumpleaños, día del niño, Papá Noel y fechas festivas, descartarlos es una opción casi natural.  Silvia Moreno encontró la forma de tornar el descarte en algo positivo. Hace cinco años regala sonrisas y alegría a miles de niños de la provincia y la región que no tienen la posibilidad de tener este tipo de regalos, o la simple pero mágica ilusión de que llegue Papa Noel o los Reyes Magos. “La dra.  Juguetes” de Posadas devolvió a muchos pequeños este fantástico momento. Hoy su principal pedido es encontrar voluntarios jóvenes que se sumen al proyecto para que continúe en el tiempo.

 

 

Hace cinco años Silvia Moreno comenzó a reparar juguetes ya desechados con la intención de regalar a quien no tiene la posibilidad de adquirirlo. Comenzó en una habitación, siguió por otra, luego por otra. Hoy tiene un gran depósito de donde salen miles y miles de bolsas renovadas que van con destinos a hogares, escuelas de fronteras, iglesias y ONGs de toda la provincia, Corrientes y hasta a Paraguay.

Conocida por todos como “la dra juguetes” es la mujer que trascendió las fronteras por su acción. Hoy el denominado “hospital de juguetes” es prácticamente una institución que atiende la demanda de organizaciones de diferentes puntos. Silvia le dedica ocho horas diarias a esta tarea de “hacer para otros”, pero también cuando le permiten sus hijos, nietos y esposo lleva el trabajo a su casa. “Me gusta hacerlo”, remarcó Silvia en diálogo con Misiones Online, mientras atiende a niños, madres y abuelas que llegan a traer su colaboración y hacer que los pequeños conozcan el famoso “hospital de Juguetes”. “Las cantidades de donaciones son grandes, lo que falta es voluntariado. Entonces nos encontramos con  una cantidad enorme de cosas para reparar y muy poca gente que trabaja en esto”,  lamentó.

El trabajo de Silvia y sus ayudantes va en paralelo con las necesidades, por ello la demanda es algo que crece día a día. “El trabajo es de todos los días y las demandas son enormes”, manifestó la mujer para quien la tarea diaria es interminable y a veces pretende hacer más de lo que puede. Si bien hay voluntarias, aún no logró sumar a jóvenes. Por ello, el anhelo de Silvia es que se sumen.

Al momento de hablar de balance y sentimientos nuestra doctora Juguetes se pone muy sensible. Su debilidad son los niños con discapacidad porque “tienen una forma de expresarse, un afecto, una alegría, que no es la del chico común y esto te enternece a morir”, describe. Sobre su proyecto sostiene: “Todo esto me provoca cosas sin dudas. Me provoca sentir que pasé por esta tierra e hice algo por alguien más”.

 

Para ayudar podes comunicarte con:

 

PF

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas