Consejos de una madre de un chico con autismo

Consejos de una madre de un chico con autismo

Déjame presentarme, mi nombre es Claudia y soy mamá de dos maravillosos varones. Nací en Wanda, Misiones, Argentina. He vivido en más de 5 países, y en la actualidad habito en Sevilla. España. David, mi hijo más pequeño, hace 10 años atrás, con tan solo 11 meses, comenzó a tener varios síntomas muy extraños, que día a día se iban a acentuando más.

 

Unos de los síntomas clave fue la sensibilidad al sonido, le molestaba muchísimo la música, no comprendía su nombre, no le gustaba el contacto físico, siendo el un niño muy cariñoso. Todo eso para mí fue un gran desafío, creo que ningún padre está preparado para un desafío tan grande, y el hecho de no saber qué estaba sucediendo, esa ansiedad, por la cual pasamos al no hallar ni una respuesta, hace las cosas más difíciles todavía.

 

Una de las primeras cosas que me llamó mucho la atención fue el rechazo por la comida. Su alimentación cambió radicalmente, prefería únicamente las comidas con mucho almidón y bien crocantes.

 

Consulte a varios especialistas, y varias veces se negaban a darme un diagnostico hasta que después de varias pruebas, me dieron el diagnóstico de autismo, al cual decidí llamar “El Mundo de David” enfocado desde el amor incondicional. Creo fielmente, en que cada hijo o pequeños munditos como yo los llamo, son únicos, maravillosos y mágicos porque cada hijo es un mundo aparte.

 

El primer paso es la aceptación, y el amor incondicional, el amor es el poder más fuerte que poseemos los seres humanos, es la energía más pura y más bonita.

 

Durante todos estos años he recorrido este camino, de “El mundo de David” estudiando y aprendiendo de varios especialistas, científicos, médicos, nutricionistas.

 

Hice varios seminarios en distintos países como Asunción, Estados Unidos, México, Panamá, Madrid y finalmente cuando vi que todo lo relacionado a su salud apuntaba a la flora intestinal, decidí prestarle mucha atención a su alimentación.

 

Tanto es así que comencé a estudiar nutrición, MÁSTER INTERNACIONAL EN NUTRICIÓN Y DIETÉTICA. En la actualidad soy escritora y experta en bio-asimilación del autismo porque he estudiado la parte biológica en la nutrición. Es el proceso biológico donde los organismos asimilan los alimentos y los líquidos para el normal funcionamiento de las funciones vitales.

 

Y, por otra parte, el lado emocional la recepción por parte de los padres, (aplicando el desarrollo y creciemiento personal) como tuve que pasar por la misma etapa entiendo perfectamente a los padres y desde ese punto de partida siento que los puedo ayudar mucho. De ahí nace la palabra asimilación, cuando comprendas al cien por ciento, te sientes identificada y preparadas ahí es donde puedes extender la mano y ayudar a otras personas.

 

Comenzaremos por la parte más importante

Cómo funcionan nuestro sistema digestivo, nuestros ojos, nuestra piel, nuestros órganos respiratorios y excretores. Convivimos o coexisten miles, miles y millones de “ocupantes invisibles” en un ecosistema macro y micro de vida, en el cual la convivencia es muy armónica.

 

Los seres humanos no podríamos vivir sin estos diminutos microorganismos.

 

Es realmente increíble la cantidad de microbios que tenemos

 

en nuestro tracto intestinal, por ejemplo, una persona adulta sana tiene alrededor de 1,5 y 2 kg de bacterias en el intestino, es un mundo microorganizado en el cual ciertas especies controlan a otras.

 

En un organismo sano este mundo microbiano es muy adaptable y estable a los cambios en su medio ambiente.

 

El tema es cuando tenemos la flora intestinal debilitada, ¡estos pequeños microbios nos comienzan a jugar en contra!

 

Qué sucede en el organismo de un niño con autismo o en el mundo de David” con problemas digestivos cuando ingiere gluten y caseína el “efecto que le produce”.

 

¿Me acompañas a descifrar todo este misterio que existe en el “Mundo de David”? Si la dieta funciona realmente, si es cierto que funciona solo para algunos niños, si realmente es cierto que solo algunos niños son alérgicos…todo eso vamos a ir viendo, y comenzarás a cambiar la manera de ver la vida porque conocerás cómo funciona todo nuestro sistema “digestointestinal”.

 

Recuerda que la madre naturaleza nos dio un cuerpo sano y vital para que todo funcione a la perfección. El cuerpo humano tiene la habilidad de auto curarse, cuando te lastimas la piel se cicatriza y cura, es así en todos los aspectos. Aquí vamos a dar un enfoque principalmente al “Mundo de David” = autismo y a otros desafíos con respecto a la salud, que, en fin, ¡está todo relacionado! lo que sucede con niños en el “Mundo de David, es que sus tractos digestivos y la absorción de alimentos no están funcionando correctamente debido a varios factores.

 

Comenzaremos explicando la importancia de las enzimas digestivas; para que haya una buena digestión necesitamos de enzimas digestivas, para comprender mejor el tema, lo explicaremos de esta manera: la flora benéfica es muy importante y fundamental, es energía y alimento para las células de nuestro tracto digestivo. Está comprobado que cuando la flora benéfica se ve afectada, se suelen dañar más las paredes del tracto digestivo y comienzan los problemas para digerir y absorber los alimentos.

 

La estructura de nuestro intestino, por donde absorbemos los alimentos, tiene forma de vellosidades, que se llaman enterocitos. Su función es completar la absorción de los nutrientes, entre las vellosidades se alojan las llamadas criptas. De las profundidades de estas criptas nacen los enterocitos, que constantemente se van renovando para después desplazarse muy despacio hasta la parte superior de las vellosidades y completar su trabajo de digestión y absorción.

 

Una vez que llegan a la parte superior se despedazan y después se vuelven a regenerar, de esta forma funciona el epitelio intestinal, entonces aprendimos de la importancia de la absorción de alimentos. Estas células epiteliales, llamadas enterocitos, tienen la función de regenerarse constantemente, hacen un trabajo bastante difícil, y siempre tienen que estar en buenas condiciones para completar su trabajo, que es la absorción de los nutrientes de los alimentos.

 

El tema es cuando estas vellosidades se ven deterioradas o desgastadas, pues son incapaces de digerir y absorber los alimentos de manera correcta. Esta es la manera de que haya una mala absorción, una deficiencia nutricional y la famosa intolerancia alimenticia.

 

La ciencia ha demostrado a través de la experiencia científica y clínica que sin una flora intestinal saludable el sistema digestivo no puede completar su función de manera correcta.

 

               Proverbio Ayurveda

 

Un excelente ejemplo, como cuento en mi primer libro, Los secretos de mi mundo, lo que ocurre con la proteína de la leche, la “caseína”, y la proteína del trigo y el gluten

 

¿Porque estas dos proteínas afectan tanto al organismo de nuestros hijos, que tienen problemas digestivos?

 

Cuando nuestros hijos o adulto con problemas digestivos, consumen gluten y caseína enseguida podemos apreciar un cambio en su comportamiento, como movimientos repetitivos, otros con risas a carcajadas sin motivos, o simplemente un mal estar y por eso quiero contarte como es el proceso y porque estas dos proteínas tienen un fuerte efecto en nuestros pequeños munditos.

 

 

¿Qué es la caseomorfina y gluteomorfina?

 

Tenemos claro que la función principal de nuestro sistema digestivo es digerir y absorber alimentos el claro ejemplo está en la proteína de la leche y del trigo, que se divide en dos etapas:

 

La primera comienza en el estómago, donde los jugos gástricos, que se producen en las paredes del estómago, las proteínas de la leche y el trigo se dividen en péptidos y forman una estructura casi igual a la morfina, que se llama caseomorfina y gluteomorfina. Es un proceso muy normal en el organismo de las personas, nos sucede a todos.

 

Segunda Etapa: he aquí donde los péptidos pasan al intestino delgado y entran en acción con los jugos pancreáticos, que después alcanzan a las paredes del intestino.

 

Estas enzimas, llamadas peptidasas, se deshacen en las microvellosidades de los enterocitos. Este proceso de la última etapa no ocurre en las personas con una flora intestinal desequilibrada o débil a causa de las condiciones de estos enterocitos.

 

Las caseomorfinas o glutemorfinas son absorbidas por el torrente sanguíneo, sin ninguna transformación, provocando problemas en todo el cuerpo, principalmente en las funciones cerebrales y en el estado inmunológico.

 

Muchos estudios realizados a través de todos estos años han comprobado niveles muy altos de caseomorfina y gluteomorfina en el sistema de los niños con el “Mundo de David” = Autismo.  Es el claro ejemplo de que las paredes del intestino no están en un estado equilibrado para completar la correcta digestión, de ahí nace la importancia de reestablecer la flora intestinal para que nuestros niños gocen de una buena salud.

 

 

MUCHAS VECES ESCUCHO DECIR: “MI HIJO TIENE EL ‘MUNDO DE DAVID’ O AUTISMO, PERO NO TIENE ALERGIAS”.

 

 

Déjame decirte desde lo más profundo de mi corazón y desde todos los años de estudio y de experiencia que tengo con respecto a este tema y con toda la cantidad de libros, seminarios, médicos y científicos que he estudiado y consultado. Los niños que tienen el “Mundo de David” o autismo sufren de un desequilibrio en la flora intestinal saludable. Eso repercute en su sistema de digestión provocando una mala absorción, deficiencia nutricional e intolerancia alimenticia.

 

Por ende, sí tiene intolerancia o alergias, porque, si no, no estaría en el “Mundo de David”. Perdón que sea tan tajante con este tema, puede ser que te suene duro, pero, si de corazón quiero ayudarte, tengo que contarte la verdad, y no existe verdad más pura y honesta que esta, ya que se hicieron varios estudios con respecto a este tema. La digestión y absorción normal es casi imposible sin una flora equilibrada y su habilidad de digerir proteínas, descomponer lípidos y fibras y fermentar carbohidratos.

 

Entonces la pregunta del millón que te puedo decir yo como madre, y mi experiencia es que lo primero que debemos hacer es sacar todo los alimentos procesados, químicos, no ingerir gluten caseína, colorantes, conservantes, azucares, gaseosas, comida empaquetada, para mí fue primordial comenzar a interpretar las etiquetas, entonces como veía siempre que todo contenía alguna tipo de químicos comencé a optar por lo natural, frutas poca fruta en lo posible pera y manzana que sean al horno para tener una mejor digestión, toda verduras preferiblemente, sin almidón, carnes, huevo, pescado pequeño preferiblemente pescado de mar ( de 1kg  a 1,5 kg) frutos secos y semillas, grasas buenas, como aceite de coco, aguacate, oliva virgen, grasa de origen animal, leche vegetal hecha en casa, leche de almendras.

 

¿Si yo tuviera que volver a empezar hoy otra vez como lo haría?

 

Me parece super lindo cómo vamos atando cabos. Ahora que comprendes mucho mejor cómo funciona el “Mundo de David”, quiero comenzar a hablarte de la importancia de la alimentación, para mí fue fundamental la buena alimentación. Entonces para esto tendrás que mantenerte con la mente bien abierta, para que puedas captar y aceptar cada detalle, para saber que lo primero es lo primero. Pongámonos en acción: matar patógenos, de manera que cortemos todos los carbohidratos complejos azúcares, lácteos, gluten, y dejar de alimentarlos ( el famoso chucrut).

 

Leyendo este post lo primero tomaría conciencia y aceptar que la alimentación que llevando mi hij@ le está haciendo daño, optaría por sacar todas las azucares, gluten y caseína, ese sería el primer paso a tomar, pero hay algo que no te conté, es que los primero días serán un poquito complicado, entraran en un estado de atinencia, (eso es común)  por el gluten y caseína  tiene un efecto similar al opio en el organismo de nuestros hijos, por eso los primeros días la primer semana es más complicada, luego una vez que se van recuperando, van aceptando todo tipo de comida, normalmente eligen siempre el mismo alimento , y son los que más les afecta,  los que más carbohidratos complejos contienen.

 

Está más que claro a estas alturas que con los niños del “Mundo de David” que su flora se encuentra en desequilibrio. Esto significa que la pared intestinal tiene una baja capacidad para protegerse a sí misma de los hongos, bacterias, virus, parásitos, del virus de las vacunas o la contaminación ambiental, entre otras cosas.  Ayudemos a través de la alimentación a regenerar las paredes del intestino.

 

Y me encantaría terminar con referencia a esta frase, la cual te pido que reflexiones y tengas en cuenta.

Claudia Elizabeth Garcete- Escribió libros de ayuda para padres de chicos autistas en base a la experiencia de ella misma con su hijo David, que padece autismo.



Quizás tambien le interese...