Alexa

13 años del crimen de Nora Dalmasso: su hijo Facundo afirma que existe una “persecución penal” contra su familia

 

Lo dijo sobre la acusación que pesa sobre su padre, como autor intelectual del crimen. Marcelo Macarrón será enjuiciado el año que viene y puede enfrentar una condena a perpetua.

“El rol de la Justicia en estos 13 años ha sido muy mediocre”. El que habla es Facundo Macarrón, el hijo menor de Nora Dalmasso, cuyo cuerpo fue encontrado el 26 de noviembre de 2006. La conmoción que causó el homicidio trascendió las fronteras cordobesas de la ciudad de Río Cuarto, tanto así como la incógnita sobre quién la mató. El caso sigue aún sigue impune.

 

Para los forenses, Dalmasso fue asfixiada por estrangulamiento y los investigadores siguieron diversas pistas: desde un crimen durante un juego sexual, a un abuso sexual seguido de muerte, un femicidio y un asesinato por encargo.

 

Justamente, la línea del crimen por encargo es la que sigue el fiscal Luis Pizarro y por eso acusó al viudo Marcelo Macarrón de haber encargado el asesinato de su esposa.

 

Para Facundo, existe una «persecución penal» contra su familia. «El foco de la Justicia estuvo siempre en agarrar a la familia de cualquier manera», dijo.

 

El hijo menor del matrimonio, que hoy tiene 32 años y es abogado, consideró que la Justicia ha dejado “una deuda muy grande no sólo con la familia sino con toda la sociedad cordobesa”. Lo dijo en diálogo con Cadena 3 al cumplirse 13 años del crimen de su madre.

 

El cuerpo de Nora Dalmasso (51) fue descubierto el 26 de noviembre de 2006, cuando el oficial inspector de la Policía de Córdoba Sergio Liendo llegó al chalé ubicado en la calle 5 de Villa Golf, un barrio semi cerrado de Río Cuarto.

 

El policía notó que nadie contestaba en la casa de la familia Macarrón y fue por la parte de atrás: la puerta que daba a la cocina estaba abierta. Fue en el primer piso donde encontró el cuerpo. El cadáver de Nora yacía desnudo, boca arriba sobre la cama y tenía un cinturón de tela de toalla que le rodeaba el cuello.

 

En una de sus muñecas, la víctima aún tenía puesto su reloj Rolex, la billetera con dinero y tarjetas estaba intacta y solo faltaba uno de sus dos celulares. Nada más. Fue lo único que se llevó el asesino hace 13 años.

 

Por ese entonces, en la casa de la familia Macarrón sólo vivía el matrimonio. Facundo estudiaba Abogacía en la ciudad de Córdoba. Valentina, la hija mayor, estaba en Estados Unidos por un intercambio estudiantil. Hoy es nutricionista.

 

El fin de semana del homicidio, el traumatólogo Macarrón estaba en un torneo de golf en Punta del Este. De su mujer se supo que había estado cenando con sus amigas y que luego fueron a tomar champán a la casa de una vecina. Volvió a su casa a las 3.30. Fue la última vez que la vieron con vida.

 

La causa por el crimen de Nora Dalmasso estuvo plagada de interrogantes, que aún se mantienen. A lo largo del proceso fueron imputados y luego sobreseídos el por entonces asesor de Gobierno provincial Rafael Magnasco y el pintor Gastón Zárate – el “perejil”-.

También Macarrón hijo: un ADN incompleto que descifró el FBI le valió una causa por «abuso sexual gravemente ultrajante y homicidio agravado por el vínculo», aunque luego fue sobreseído y esa teoría hizo tanta agua como el caso.

El viudo, en tanto, que fue sospechoso desde el inicio, finalmente fue imputado por el fiscal Pizarro como autor intelectual del crimen. ¿El móvil, según el fiscal? Económico.

Al comprobarse que no estaba en Córdoba el día del homicidio, Macarrón fue acusado por «homicidio calificado por el vínculo, la alevosía, y por precio o promesa remuneratoria», delito por el que irá a juicio en 2020 y por el que podría ser condenado a prisión perpetua.

“Pensamos que la Justicia iba a investigar realmente al culpable y no fue así, y continúa una persecución penal contra mi familia, ahora a mi padre”, dijo Facundo este lunes por la mañana y sostuvo que la investigación “estuvo plagada de errores garrafales sin seguir protocolos”.

Justamente, el joven abogado argumentó que “la persecución judicial tiene que ver con tapar los errores judiciales que han venido cometiendo durante toda la investigación”.

«Si no se hubiesen cometido errores desde el primer momento tendríamos hoy al culpable o habría alguna Justicia para con la familia», argumentó Macarrón hijo.

Y, sobre la acusación que pesa contra su papá, agregó: «La elevación a juicio contra mi padre es por ser el autor intelectual sin tener un autor material, más allá de que no exista ninguna clase de prueba no les interesa investigar un autor material».

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Columnas