“Primer reconocimiento oficial de nuestro pasado paraguayo”, dijo la historiadora Silvia Gómez por el Memorial de la Trinchera de San José

“Primer reconocimiento oficial de nuestro pasado paraguayo”, dijo la historiadora Silvia Gómez por el Memorial de la Trinchera de San José

El resguardo de parte del muro de la Trinchera de San José, que luego se convirtió en Posadas, tiene un valor histórico y sociológico para la directora del Archivo Histórico Municipal de la capital misionera, la historiadora Silvia Gómez.

 

El resguardo de estas piedras es muy emocionante. Porque es la primera vez que, oficialmente, nos hacemos cargo de nuestro pasado paraguayo y vamos por hacernos cargo de más”, afirmó la investigadora y funcionaria a MisionesOnline.

 

En el acto de inauguración del monumento conmemorativo de la fortificación paraguaya en suelo argentino, estuvieron juntos el jefe comunal Joaquín Losada y el intendente electo Leonardo “Lalo” Stelatto. Con la Banda de Música Municipal y la belleza y colorido de las alumnas abanderadas de la Escuela Municipal de Danzas, Losada le pasó la posta a Stelatto. “Nos merecemos un desfile para esta fecha, donde disponga Lalo. Ahora le toca celebrar los 150 años”, dijo el funcionario saliente.

 

Por primera vez desde la década del ’70 se conmemoró la creación del departamento de Candelaria y la designación de Trinchera de San José –hoy Posadas– como su capital, el 8 de noviembre de 1870. Fue por una ley de la provincia de Corrientes. La otra conmemoración corresponde al 25 de marzo de 1615, cuando el mártir asunceno Roque González de Santa Cruz fundó la Reducción de Nuestra Señora de la Anunciación de Itapúa.

 

Aunque la Academia Española (RAE) desaconseje llamar “memorial” a estos monumentos conmemorativos, la plazoleta muestra también una infografía cartográfica (texto, mapa, dibujos e imágenes) que muestran cómo era esa zona en el siglo XIX. También se llamó Campamento de la Rinconada de San José y Trinchera de los Paraguayos, por razones obvias.

¿Qué significa este memorial para los posadeños?

 

Dentro de este resguardo, trajimos estas piedras y fue un momento muy emocionante para nosotros porque es la primera vez que, oficialmente, nos hacemos cargo de nuestro pasado paraguayo y vamos por hacernos cargos de más.Es como la historia de la familia de cada uno, nuestra propia historia, en que uno tiene momentos, tiempos con los que no está de acuerdo, no le caen bien, o prefiere olvidar. Pero, al fin y al cabo, la sumatoria de todo es nuestra historia. Y la sumatoria de cada historia individual o de cada familia hace a nuestra idiosincrasia posadeña misionera. Esto entonces es como darle voz a ese pasado.

 

¿Se recupera la fiesta del cumpleaños de la Ciudad rumbo al sesquicentenario?

 

Fijate lo mágico de lo que ocurrió. Yo no tengo registro -a lo mejor alguien lo tiene- que un intendente saliente y un intendente entrante compartan el mismo acto, el mismo espacio físico, en paz, en armonía, en convivencia, ha tenido muchos componentes esta celebración.

 

¿Cómo se ideó este resguardo de los restos del muro?

 

Se involucraron muchas áreas municipales;al arquitecto (Darío) Ávila le conté una idea que tenía y él la plasmó desde su visión estética. Trabajamos junto a los compañeros del área de Obras Públicas y de la Herrería quienes materializaron ese bosquejo del memorial. También Espacios Verdes, Tránsito: gran cantidad de gente lo hizo posible.

 

¿Por qué esta parte de la muralla de Trinchera de San José se extrajo y estuvo 34 años en el Museo Guacurarí?

 

La EBY promovió un rescate arqueológico en el que trabajódesde 1985 Ruth Adela Poujade, “Chiqui” como le decimos. Trabajó dos años en esta zona. Había muy poca información histórica de la Trinchera de San José.Solo un vestigio marcado en la vereda de calle Buenos Aires y ella desde su profesión calculó el lugar para excavar. Y exactamente en esta plazoleta retiró todas estas piedras que aún conservan la numeración que ella les dio al clasificarlas.

 

¿Cuál era la idea?

 

El proyecto era que cuando se terminara la nueva toma de agua, en esta plazoleta la EBY iba a colocar esas piedras. Para devolverlas a su lugar. Eso no sucedió, pasaron 34 años, las piedras quedaron resguardadas en el Museo Guacurarí a la espera de regresar a su casa. Durante 30 años Chiqui Poujade insistió una y otra vez para que le municipio aceptara la devolución de estas piedras. Y no tuvo eco. No la escuchaban.

 

¿Qué ocurrió luego, también participaste?

 

Fuimos muchos, como Rosita Oneddú, el tiempoque fue directora deCeremonial, gente del área de Cultura, y Giselle “Coty” Seró, cuando fue directora del Museo Lucas Braulio Areco. Cada vez que teníamos la ocasión, recordábamos el pedido de Chiqui. Insistíamos también que había que celebrar el cumpleaños de la ciudad, por lo menos el oficial, porque nos queda pendiente la otra fecha del 25 de marzo de 1615. Por lo menos instaurar el oficial. El año pasado logramos hacer un pequeño acto en este lugar y este año, el intendente Joaquín Losada dijo ‘vamos a hacerlo’.

 

PD



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE