Grasas + azúcar + sal: una combinación riesgosa y difícil de resistir

Comer por separado grasas como la manteca, azúcar blanca o sal, no es tan placentero como la combinación de estos tres ingredientes en una sola preparación y/o producto. De hecho, la mayoría de los alimentos que más nos gustan contienen estos nutrientes en conjunto, siendo la causa de esa “adicción” que nos provocan.

La importancia de conocer acerca de estos alimentos radica en que dichos nutrientes son críticos en el desarrollo de enfermedades crónicas no transmisibles, tales como obesidad, diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, renales, incluso el cáncer. Es por ello que debemos conocerlos y regular su ingesta de manera que los consumamos eventualmente, y no a diario, como lo hace la mayoría de la sociedad.

¿Dónde encontramos estos tres ingredientes juntos?

  • En golosinas y postres: chocolates, alfajores, bombones, helados, galletitas dulces rellenas o simples, turrones, polvos para preparar postres (bizcochuelos, mousse de chocolate, etc.).
  • Amasados de pastelería: tortas, tartas dulces, facturas, medialunas, budines, palmeritas, bizcochos de grasa, vigilantes, otros.
  • Productos de copetín: papas fritas, maní salado, palitos de maíz, palitos salados, nachos.

 

Esta combinación produce mucho placer durante el consumo y generan un deseo de comer más de lo debido o recomendado, produciendo efectos a nivel cerebral.

¿Cuánto podemos consumir?

Algunas opciones para controlar la cantidad que consumimos serían:

  • Elegir porciones individuales: Comprar envases en porciones individuales. Por ejemplo, en lugar de un paquete grande de papas fritas optar por la bolsa chica, en lugar de un alfajor triple elegir uno simple.
  • Al tomar helado comprar la cantidad justa (1 o 2 bochas) o 1 palito individual. Tener en cuenta que los agregados (baño de chocolate, cucurucho, confites, galletitas, crema, bombones, salsas) suman más calorías. Únicamente comprar envases de 1 kilo si se va a compartir en una reunión o con varios invitados.
  • Calcular el número de personas que van a comer o la cantidad justa por porción si se va a cocinar o comprar amasados de pastelería.

¿Cómo lograr el equilibro respecto a estos alimentos?

  • Evitar construir el hábito de consumo diario, ya que no son alimentos indispensables para nuestro cuerpo.
  • Disminuir la cantidad de azúcar que se agrega a la leche, infusiones y postres.
  • Utilizar en cantidad controlada los productos dulces para untar en el pan o sobre tostadas (como mermelada, jalea, miel, y dulce de leche).
  • Limitar el consumo de dulces caseros o industriales, especialmente aquellos que se pegan a los dientes, como caramelos blandos, turrón, chocolate, etc.
  • Retomar la costumbre de beber agua segura en lo cotidiano y dejar para algunas ocasiones otras bebidas.

Es importante conocer dónde están y cómo encontrar grasas, azúcar y sal para cuidar nuestra salud a través del control de dichos alimentos. Ayudar a los niños desde pequeños a elegir alimentos naturales o mínimamente procesados para el consumo habitual (por ejemplo: frutas cortadas o armado de brochettes con frutas para cumpleaños o postres o bolsita con cereales sin azúcar para los recreos de la escuela.

Lic. Romina Krauss-Nutricionista

M.P. n° 147

 

 

 



Quizás tambien le interese...