Petrobras afirmó que el petróleo que contamina las aguas de Brasil son de tres campos de Venezuela y generó nueva polémica entre países latinoamericanos

El petróleo ha afectado ecosistemas de 14 unidades de conservación en el país brasileño. Pescados, mariscos y tortugas marinas de áreas protegidas sufren daños por desastre. Serían más de 600 toneladas de residuos de petróleo que fueron retirados desde el pasado 2 de septiembre en las costas del norte de Brasil y esparcidos en 2.250 kilómetros, según las informaciones del Grupo de Monitoreo y Evaluación.

Y desde la compañía semiestatal brasileña Petrobras se remarcó que «el petróleo que está llegando a la costa noreste del país proviene de tres campos de Venezuela. Cuando hicimos el análisis de más de 30 muestras, concluimos que era un Brent (petróleo crudo); el origen del petróleo está allí», afirmó el director de Asuntos Corporativos de Petrobras, Eberaldo Neto, durante la presentación de los resultados del tercer trimestre de la compañía, según recoge el portal de noticias local G1.

El responsable de la petrolera matizó, no obstante, que el origen del vertido es otra cosa y que seguramente se produjo en la costa brasileña, debido a algún barco fantasma o alguna embarcación que naufragó, e instó a la Marina a hacer las investigaciones pertinentes.

Los responsables de Petrobras explicaron que el petróleo venezolano tiene una densidad diferente a la del brasileño y se mezcla con el agua en lugar de flotar sobre la superficie del mar, lo que impide que se detecte vía satélite, a través de helicópteros, etc.

Desde que se detectó la primera playa contaminada, el 2 de septiembre, Petrobras afirma haber recogido más de 340 toneladas de crudo, pero otras entidades, como la Marina y autoridades regionales, también están recogiendo los residuos, y no hay una cifra unificada.

Petrobras llegó a un acuerdo con el Gobierno para que los costes por la limpieza de las playas le sean compensados, ya que la empresa está colaborando por su conocimiento técnico pero no porque tenga ninguna responsabilidad en el vertido.

Según el último recuento del Instituto Brasileño de Medio Ambiente (Ibama), del 23 de octubre, hasta el momento se vieron afectadas por el vertido 229 playas de 87 municipios, en los nueve estados de la región noreste.

La compañía estatal Petróleos de Venezuela S.A (Pdvsa) repudió en Twitter los señalamientos de Brasil, en los que responsabiliza de las trazas de crudo que aparecieron en sus costas del noreste.

«PDVSA rechaza categóricamente las acusaciones del gobierno de la República Federativa de Brasil ante las trazas de petróleo que están impactando las costas del noreste de esa nación desde principios de septiembre de 2019», escribió PDVSA en su cuenta Twitter.

El mensaje en la referida red social Twitter fue acompañado con un comunicado, en el que la empresa acusa al Gobierno de Brasil de pretender politizar la situación, al acusar a Venezuela.

«Estas declaraciones de funcionarios de alto nivel del Gobierno de Brasil, apuntan a la manipulación de la información y tienen un fuerte sesgo político para atacar al Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela ante organismos internacionales de los cuales no forma parte», se destaca en el comunicado.

Esto, luego de que el Gobierno de Brasil solicitó ante la Organización de Estados Americanos (OEA) que Venezuela se manifieste sobre el crudo derramado.

Por otra parte, aseguró que la compañía estatal no recibió ninguna solicitud de Brasil para determinar si el petróleo derramado realmente corresponde con algunas segregaciones de crudo exportado desde Venezuela, por lo que descarta cualquier estudio o análisis presentado al respecto.

 

 

Fuente: Reuters, Sputnik, Fohla de Sao Paulo



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE