Alexa

Con encuestas que le dan 22 puntos arriba, Alberto Fernández manifestó que llega “tranquilo” y sin entrenarse para el debate

El candidato del Frente de Todos Alberto Fernández adelantó que no entrará en ninguna discusión con el Presidente Mauricio Macri, con quien protagonizará el debate presidencial que tendrá lugar esta noche.   “Si yo fuese perdiendo por 20 puntos quizá saldría a atacar. Bah, no sé lo que haría”, dijo Alberto Fernández sobre el debate de hoy.   De a poco, a desgano, el candidato del Frente de Todos se puso a leer los informes que le acercaron sus colaboradores: un punteo de sus frases, un detalle con los ejes más “fuertes” de los otros candidatos y una speach sobre con qué podrían atacarla.   Ante una previsible postura aguerrida de Mauricio Macri, Fernández dijo la frase que abre esta crónica. La completó así: “No sé qué haría porque como está la elección, no hay nada que pueda hacer”.   Se refería a la chance de Macri de dar vuelta la elección, cuando sus encuestas le muestran 22 puntos arriba del presidente. Lo mismo lee sobre las marchas del #SíSePuede. En una charla relajada con su equipo, hasta se permitió lamentarse por la situación de Macri. Fue un segundo nomás. Después volvió a la caracterización que hace, siempre, sobre el jefe del PRO. “Una desgracia como presidente, una desgracia para el país”.   Fernández sabe que el candidato de Juntos para Cambio, al igual que Roberto Lavagna y los demás postulantes, buscarán llevarlo al terreno de la pelea, del cuerpo a cuerpo. Pero no teme ni se preocupa. “El debate no cambia un voto”, asegura.     “Está claro que tratarán de confrontar, de hacerlo enojar para que él los suba al ring. Pero Alberto tiene training y no va a entrar en ninguna discusión” explicó un colaborador al diario Clarín.   ¿Con qué, cree, que lo van a torear? Un capítulo que anotó el staff del Frente de Todos es Cristina Kirchner y las investigaciones en la Justicia. “Macri tiene cien causas de corrupción ¿puede decir algo de eso? Cien”, detalló.   Fernández no entrenó. No aceptó, tampoco, el juego de roles, un debate imaginario contra un asesor que oficie de Macri. Su única obsesión, en los días previos, fue encontrar la síntesis para poder explicar en poco tiempo algunas ideas fuerza.   Además de descreer del impacto electoral del debate, Fernández considera que el poco tiempo de cada candidato para explicar temas profundos reduce la eventual utilidad de la riña televisada.   Sobre el final de la semana, el candidato aceptó resolver cuestiones operativas, como definir quieren serán los quince invitados que estarán con él en Santa Fe.   Pero ni el día previo lo dedicó, a pleno, al debate. Temprano, luego de la decisión del gobierno de romper relaciones con Venezuela, leyó y respondió mensajes de diplomáticos extranjeros que lo consultaron consultarlo sobre su posición y le trasmitieron, dijeron a Clarín, que no comparten lo resuelto por el Palacio San Martín.   Alberto Fernández intuye, según confió a los suyos, que fue otro movimiento arrebatado de Macri en clave electoral, como si el tema Venezuela fuese un tema de impacto político. Considera insólito ese razonamiento. Trasmite, en tanto, que si bien comparte la postura expresada por Uruguay y México, cree que el tema se puede llevar a la mesa de debate del grupo de Lima. Lo charló en su visita a Perú.   “¿Macri reconoce solo a la embajadora de Guaidó pero deja a su embajador en Caracas? ¿Y si cierra la embajada allá renuncia a proteger a los argentinos en ese país y a facilitador asilo de venezolanos en Argentina?”, se preguntó un colaborador que lo interpreta.     Viajó a Santa Fe junto a su equipo ayer a media mañana. El scrum que eligió para escoltarlo puede leerse como un indicio del mapa de poder y de su potencial gabinete. Estarán de Felipe Solá a Sergio Massa, de los gobernadores Omar Perotti y Gustavo Bordet, a la diputada Luana Volnovich,, de Nicolás Trotta a Agustín Rossi -que seguiría como jefe del bloque del panperonismo-, además de Santiago Cafiero, Wado De Pedro , Matías Kulfas y Cecilia Todesca.   Podría, sobre la hora, sumarse otra figura. Fernández pidió que inviten a Daniel Scioli que, si no llega a estar en Santa Fe, seguro formará parte del episodio del domingo 20 en la Facultad de Derecho. “Daniel, ahí presente, será un recuerdo en vivo de todas las mentiras que dijo Macri en el debate del 2015”, explicó un dirigente.   FUENTE: Agencias – Diario Clarín

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Columnas