Safrán: “Misiones tuvo el acierto de no tomar deuda cuando aparecían bancos y consultoras ofreciendo 100 o 200 millones de dólares a 15 años”

Safrán: “Misiones tuvo el acierto de no tomar deuda cuando aparecían bancos y consultoras ofreciendo 100 o 200 millones de dólares a 15 años”

El secretario de Hacienda de la provincia, Adolfo Safrán, destacó que el pago de servicios de la deuda se lleva solamente el 2% de lo presupuestado para 2020 lo que pone a Misiones en un selecto grupo de provincias que están mejor paradas para enfrentar la crisis. Afirmó que la reducción de IVA y Ganancias dispuesta por Nación no sirvió para bajar la inflación, pero le costó a la provincia una merma de 150 millones de pesos en coparticipación solo en septiembre. Consideró que el próximo Gobierno nacional deberá adoptar una política “redistributiva en serio” y un plan de obra pública que priorice al norte del país.

 

El proyecto de Presupuesto 2020 que se debatirá en el recinto de la Legislatura tiene una característica que viene distinguiendo a Misiones en el concierto nacional en la última década y media: no prevé la toma de deuda. Esa práctica de disciplina financiera llevó a que el pago de intereses de la deuda tenga en la provincia un peso casi insignificante en comparación con la mayoría de las demás provincias y la Nación.

 

En una entrevista con Misiones Online TV, el secretario de Hacienda, Adolfo Safrán, resaltó que el Presupuesto 2020 prevé que solo el 2% del total de recursos sea destinado a pagar servicios de la deuda. Ello responde en buena a medida a que Misiones no salió a tomar deuda, incluso cuando desde Nación sugerían a las administraciones provinciales a cubrir con endeudamiento en dólares las necesidades que surgían en todas las jurisdicciones a partir del progresivo retiro del financiamiento nacional en distintas áreas.

 

Misiones tuvo una conducta muy acertada de no tomar deuda cuando en 2016 o 2017 aparecían bancos y consultoras ofreciéndote 100 o 200 millones de dólares a 15 años”, recordó Safrán.

 

Esa convicción de no hipotecar el futuro con endeudamiento puso a Misiones en un lote en el que la acompañan otras cuatro o cinco jurisdicciones que hoy pueden enfrentar la severa crisis económica que afecta a todo el país sin la pesada mochila de tener que afrontar vencimientos en dólares que se hacen más grandes con cada devaluación.

 

La tranquilidad que brinda el desendeudamiento es uno de los factores que permitió a la Provincia volcar un porcentaje cada vez mayor de sus recursos a contener el impacto de la crisis económica. “El Presupuesto 2020 prevé destinar un 60% a áreas sociales. La educación, la  salud pública y desarrollo social, se llevan la mayor parte de las partidas. No es casual, la situación de crisis que atraviesa el país obliga a tener un estado provincial más presente”, argumentó Safrán.

 

Otra de las características centrales del Presupuesto 2020 es que 80% del total de los recursos son provinciales y solamente un 20% son aportes nacionales. Safrán indicó que en años anteriores los aportes de Nación alcanzaban el 30 o hasta el 35 por ciento del total de los recursos. “El envío de fondos nacionales para obras es mucho menor comparativamente al de años anteriores. No hay más aportes para construcción de viviendas. Los fondos nacionales son para lotes con servicios para que después cada familia se haga su casa con sus recursos o tomando un crédito.  Lo que hubo en Misiones fue ejecución de viviendas con plata de la provincia”, dijo.

 

Largo camino a diciembre

 

Para el funcionario provincial, la incertidumbre política que generó el resultado de las PASO agrega un componente de incertidumbre para lo que queda del año. “Es muy difícil hacer previsiones, veo un tránsito largo a diciembre. Todo indica que Alberto Fernández va a ser presidente, eso hace que tengamos un presidente en funciones que no tiene la fuerza necesaria como para tomar medidas que ayuden para que la economía esté mejor. Por otra parte tenemos un candidato que no tienen ni una herramienta a la mano para intentar mejorar la situación”, dijo.

 

Consideró que lo que ocurra en 2020 va a depender de las medidas que tome el nuevo presidente. “Fernández parece tener una mirada orientada a recomponer la producción y el empleo, reestructurar la deuda pública. Hoy lo que vemos es que el Gobierno nacional obliga a la población a hacer un esfuerzo muy grande para tener un equilibrio fiscal primario pero eso significa bajar el gasto en educación, salud, compra de medicamentos, obras y lo que se ahorra se termina yendo en intereses de la deuda”, analizó.

 

Opinó que uno de los errores de la administración de Macri fue tomar deuda y usarla mal. “Es como si uno sacara un crédito en el banco y lo malgastara. Se usó el dinero del Fondo Monetario en un programa para intentar contener al dólar que igual terminó subiendo y terminamos con una economía con altas tasas de interés y cero apoyo a la producción”, dijo.

 

Señaló que la próxima administración nacional debería atender dos cuestiones: la primera sería encarar una “política redistributiva en serio” y la segunda, un plan de obras para mejorar la infraestructura, especialmente en el Norte del país. “Venimos con el discurso de que hay que bajar impuestos para que la economía se reactive, bajamos impuestos y la economía no se reactiva, hay sectores como el agroexportador que se beneficiaron con una baja en la presión impositiva y no volcaron esos recursos a la economía. La teoría del derrame no ocurre”, expresó.

 

Safrán juzgó necesario que el próximo gobierno nacional adopte una política para sacar al norte de la histórica postergación que sufre. “Estructuralmente el norte siempre fue el más pobre del país, tenemos los salarios promedio más bajos del país, eso hace necesaria mayor presencia del gobierno federal en programas para sacarlo de esta situación de pobreza.Las obras de infraestructura son las que generan la base de crecimiento a largo plazo. La obra pública genera fuentes de trabajo directas pero más importante, genera condiciones para el desarrollo económico”, resaltó.

 

Consideró que el promocionado Plan Belgrano “no cumplió el propósito que se había planteado, que era reivindicar al Norte Argentino con un plan de obras superior al que podría recibir el resto del país. Terminó siendo una simple base de datos donde se fueron registrando los programas, obras y todo tipo de fondos que recibían cada provincia, la mayoría de los cuales los reciben todas las provincias, no solo las del Norte. No hubo una distinción que hiciera que las provincias del Norte recibieran más que las demás”, consideró.

 

JRC



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE