Análisis semanal: País en marcha

Análisis semanal: País en marcha

Argentina volvió a ser un país en marcha. No, la industria no se reactivó, de hecho el uso de la capacidad instalada volvió a bajar, tampoco detienen su caída el comercio ni el consumo castigados por la inflación más alta desde la salida de la híper a principios de los 90. Los que volvieron a marchar como no lo hacían desde tiempos del estallido de 2001 son los grupos piqueteros y los movimientos sociales. Acampes, cortes, ollas populares coparon la escena en un país que padece una transición política que fue alargada innecesariamente por un cronograma electoral que demostró ser inadecuado.

 

Este tiempo político contra natura se parece al Reino del Revés imaginado por la genial María Elena Walsh, donde nada el pájaro y vuela el pez. De la noche a la mañana, obligado por la derrota electoral que aceleró una crisis económica preexistente, el presidente Macri se sacó el elegante traje liberal con el que supo seducir a líderes de las principales potencias del mundo, dejó brillar su costado populista al punto de obligar a las empresas a pagar un bono de emergencia a sus empleados y aplicó las recetas del intervencionismo estatal más puro en un intento –no del todo efectivo- por contener la corrida cambiaria y frenar la sangría de reservas.

 

Los principales aliados de campaña de Macri en este país dado vuelta no son sus acólitos seguidores sino un puñado de revolucionarios tardíos que copan la parada –al menos en términos mediáticos- dentro del variopinto movimiento piquetero, en el que conviven dirigentes con genuina vocación de servicio social con oportunistas que buscan rédito personal.

 

Aunque el principal motivo que explica la presencia de los manifestantes en las calles sea la crisis social generada por el actual Gobierno, las escasas chances de reelección de Macri aumentan cuánto más agresivas se vuelven las protestas de cara a una sociedad que parece más hastiada del desorden que producen las manifestaciones -a las que asocia con el kirchnerismo- que de los malos gobiernos.

 

Un animal político como Alberto Fernández no pasó  por alto esta conclusión. Salió a pedir calma y prudencia, pidió a los movimientos sociales que “eviten salir a la calle” y por lo bajo mandó a callar al dirigente Juan Grabois por “piantavotos”.

 

Siguiendo con la lógica de la célebre canción infantil, los últimos golpes de timón del Gobierno le valieron el rechazo de uno de los actores naturalmente aliados del macrismo: el empresariado. Algunos reperfilados, otros atrapados por el cepo y todos ellos condenados a afrontar tasas de intereses imposibles, ahora saben además que serán obligados a pagar un bono a sus empleados, según lo reconoció el ministro de Producción, Dante Sica, que lo cuantificó a vuelo de pájaro en 5.000 pesos.

 

La reacción del decepcionado empresariado no se hizo esperar y los reclamos de las cámaras del sector se escucharon en todo el país, especialmente las que representan a Pymes del interior, las más golpeadas por la crisis. “Confío en que van a poner el hombro”, les contestó el presidente, dando continuidad a la retórica del esfuerzo de la que tanto abusó en el último año y medio.

 

Al calor del agitado clima social que vive el país, la Cámara de Diputados de la Nación le dio media sanción al proyecto de emergencia alimentaria que impulsaron desde la oposición y al cual el oficialismo no le quedó otra que apoyar en virtud del tamaño de la crisis que generaron.

 

El proyecto establece un incremento de emergencia como mínimo del 50% de las partidas presupuestarias vigentes del corriente año para políticas públicas de alimentación y nutrición hasta el 31 de diciembre de 2022, con un costo estimado entre 4.000 y 10.000 millones de pesos. Además plantea que desde 2020 las partidas presupuestarias se actualicen cada tres meses en relación con la inflación y la Canasta Básica Alimentaria.

 

Virtualmente electo

 

La misión más difícil que tiene Alberto Fernández en lo que queda hasta las elecciones octubre es cultivar un perfil de presidenciable moderado capaz de lidiar con el difícil contexto que le tocará a quien resulte electo. La tarea no resulta sencilla teniendo en cuenta que hace solo unos meses, antes de que el dedo mágico de Cristina lo señalara, ni el propio Alberto se veía como posible presidente.

 

No se trata solamente de convencer a los votantes, sino a los demás líderes del mundo, empresarios, banqueros, sindicalistas y dirigentes políticos. En ese plan, el candidato del Frente de Todos pretende impulsar un pacto social al estilo de los de la Moncloa, en los que todos cedieron algo en procura de un bien común.

 

Fernández reunió en Tucumán a un grupo de referentes sindicales, representantes de la industria y dirigentes políticos para avanzar en un acuerdo que le ponga techo a los precios y a los aumentos salariales durante los primeros seis meses de su (eventual) gobierno.

 

El gobernador electo de Misiones, Oscar Herrera Ahuad, formó parte de esa reunión en Tucumán e integra una comitiva que viajará a Estados Unidos como una suerte de avanzada de Alberto Fernández que tiene como objetivo establecer puentes con la administración Trump.

 

Para presentar sus cartas en el país del norte, Fernández convocó al gobernador de Tucumán, quien es señalado como uno de los principales armadores políticos del proyecto federal que pretende llevar adelante el ex jefe de gabinete de Néstor Kirchner; el candidato a vice de Lavagna, Juan Manuel Urtubey y al gobernador electo Oscar Herrera, lo que da cuenta del posicionamiento de privilegio que tiene reservado el misionerismo en un eventual gobierno del Frente de Todos.

 

Manzur y Herrera se reunirán con funcionarios del Departamento de Estado de los Estados Unidos, el embajador argentino en ése país y mantendrán reuniones con empresarios entre los que se contarían los de una línea aérea a quienes el electo misionero intentará convencer de acordar un vuelo directo de Estados Unidos a Iguazú.

 

Durante su paso por Misiones, la expresidente Cristina Fernández les dejó en claro a los dirigentes de la renovación con quienes se reunió, entre ellos el gobernador Hugo Passalacqua, que de ganar las elecciones, el monopolio de las decisiones de gobierno estaría en manos de Alberto Fernández y que ella se limitaría exclusivamente a las funciones que le corresponderían como vice.

 

También trasmitió el interés de Alberto por conocer con mayor detalle algunas de las políticas que aplica la renovación en Misiones con buenos resultados. Prueba de ello, durante el cónclave de Tucumán, Alberto convocó a Herrera Ahuad a una extensa charla en la que el misionero le trasmitió detalles de los modelos educativos, de salud y de agricultura familiar que se ejecutan en esta provincia.

 

El cepo y sus bemoles

 

La limitación a la compra de dólares impuesta a las apuradas por el Gobierno para contener la corrida cambiaria que se desató luego de las PASO está resultando efectiva para frenar la devaluación del peso, pero generó nuevos problemas.

 

Las restricciones impuestas a las personas jurídicas obligaron a las empresas a recurrir a mecanismos alternativos para hacerse de dólares que necesitaban para cubrir deudas contraídas en esa moneda o bien para atesoramiento. El contado con liquidación y otras variantes para conseguir dólares por fuera del cepo volvieron con la fuerza de los últimos años del kirchnerismo, también volvieron los tipos de cambio paralelos y con ellos –de otro modo no sería Argentina- redituables maniobras especulativas para hacer dinero fácil y rápido explotando la diferencia entre los distintos tipos de cambio.

 

El “rulo” fue furor, al punto que el Gobierno se vio obligado a regular más estrictamente el mercado cambiario para evitar esta manganeta que estaba mellando las golpeadas reservas del Central.

 

La vigencia de tipos de cambio paralelos también amenaza con recalentar aún más la inflación, dado que si las empresas se ven obligadas a recurrir a tipos de cambio no oficiales, van a terminar ajustando sus precios ese tipo de cambio, lo cual implica una diferencia no menor que por estos días se acerca al 30%.

 

Las regulaciones impuestas al mercado cambiario también trajeron complicaciones al turismo receptivo, una fuente genuina de dólares para el país. Los operadores turísticos cobran en dólares, pero también deben pagar en esa moneda a los hoteles locales y a las aerolíneas. El Estado los obliga a pesificar sus cobros a tipo comprador –el más bajo- y si necesitan comprar para pagar sus obligaciones deben hacerlo a tipo vendedor, lo que obliga a los empresarios a asumir el costo del spread cambiario y a estar posicionados en pesos teniendo deudas en dólares, un deporte de alto riesgo.

 

El refuerzo al cepo aplicado para frenar maniobras especulativas como “el rulo” tuvieron un efecto positivo en lo que respecta a contención de la fuga de reservas. Después de acumular una dramática caída de 15.650 millones de dólares desde las Paso –en poco más de un mes- el viernes se perdieron “solamente” 60 millones. Según datos publicados por propia la autoridad monetaria, desde el inicio del mes actual la baja fue de 4.015 millones de dólares.

 

Precios al rojo vivo

 

La estadística empieza a reflejar el efecto que tuvo la última devaluación en los precios. Según el INDEC la inflación de agosto fue de 4%, lo que llevó a la interanual a la marca de 54,5%. Teniendo en cuanta que el dato de agosto toma solo parcialmente los aumentos que se dispararon a mediados de ese mes, se espera que la inflación de septiembre sea más alta, cercana al 6%.

 

En el contexto actual, las principales consultoras estiman que 2019 cerrará con una inflación anual en torno al 60% y con ello será el año con mayor inflación desde 1991, cuando el país salía de la hiperinflación.

 

A esta altura resulta inevitable que Macri cierre su mandato con una inflación anual promedio superior al 42%, casi el doble del promedio de su antecesora.

 

Apuesta a la innovación

 

En tiempos en los que el país se debate en una crisis económica que repercute en todas las provincias, Misiones redobló su compromiso con la incorporación de tecnologías innovadoras. El viernes se realizó en la Legislatura una jornada dedicada a la tecnología blockchain y a sus variadas aplicaciones, especialmente las más conocidas: criptomonedas y contratos inteligentes. Más que una actividad informativa, se trató del puntapié inicial en la adopción de este mecanismo revolucionario, proceso que iniciará con capacitación y tiene como objetivo final crear herramientas propias, como la criptomoneda denominada Jellycoin que es impulsada desde el ministerio de Industria.

 

En la oportunidad se anunció además que próximamente se abrirá una licitación para montar un centro de robótica que tendrá como objetivo canalizar los talentos y el conocimiento generado en la Escuela de Robótica para mejorar la competitividad de la industria en Misiones. El centro tendrá como objetivo desarrollar aplicaciones de robótica aplicada a la automatización de procesos de la industria.

 

El jueves fue el lanzamiento de la edición 2019 del Parlamento Estudiantil, denominado “Influencers 5.0”, que se realizó en el recinto de sesiones de la Cámara de Representantes. «No se trata de enseñar, sino de aprender», destacó el presidente del Poder Legislativo, Carlos Rovira.

 

El presidente de la Cámara de Representantes de Misiones y conductor del Frente Renovador de la Concordia, instó a los jóvenes a pensar en una ética de la era de la tecnología y aseguró que es uno de los aspectos que se deben comenzar a debatir y señaló que en ese contexto es que se presentó la ley de Educación Emotiva.

 

Dijo que “la alegría y el espíritu puesto en esta edición” contrasta con el “espíritu de derrota y crisis que se respira en el país”. Afirmó además que esa alegría profundizará los cambios a través de los dirigentes que se formarán en ella. “Dios quiera que la política se inunde de esa alegría, voluntades, expresiones tan puras para seguir superándonos en las dificultades y seguir siendo protagonistas de vanguardia en un país que nos requiere así, en esta actitud, desafiante”, analizó.

 

Respecto de la Escuela de Robótica, destacó el logro de haber “ganado a colegios privados de Capital Federal que tienen todos los recursos”, en la Copa Robótica 2019. Los misioneros se han impuesto con elementos que son los más importantes: “el verdadero poder de avanzar está en el conocimiento, no está en el dinero”, advirtió.

 

Manifestó su orgullo de “ser convocado por todo el arco del pensamiento político de la Argentina para que le cuente la experiencia de la escuela de robótica”. Para Rovira, el termino robot “encierra algo que es la síntesis de este presente, que es el cambio del paradigma pedagógico”.

 

“Hemos dado vuelta  el aula, que es lo que se propone con la educación disruptiva, el alumno, sujeto de la educación, es el verdadero centro”, enfatizó. El presidente de la Legislatura llamó a “seguir superándonos en las dificultades y seguir siendo protagonistas de vanguardia en un país que  nos requiere en esta actitud desafiante”.



Quizás tambien le interese...