comScore

 “Me chillaba ‘negra fea’”: el escalofriante testimonio de la mujer que asesinó a su hijastro

 “Me chillaba ‘negra fea’”: el escalofriante testimonio de la mujer que asesinó a su hijastro

Con un fuerte testimonio, Ana Julia Quezada ha admitido este martes ser la asesina de Gabriel Cruz, el chiquito de 8 años hijo de quien entonces fuera su pareja, el 27 de febrero de 2018. «No quería matarle, solo taparle la boca para que se callara porque chillaba negra fea», declaró la mujer ante un tribunal español.

El crimen ocurrió en la finca familiar de Rodalquilar, en Níjar (Almería), y a pesar de reconocer el hecho, Quezada quiso dejar en claro que esa no era su intención.

«Estaba chillando ‘negra, fea, tú no me mandes que no eres mi madre, quiero que mi madre se case con mi padre, no quiero que esté contigo, vete a tu país. Y yo estaba muy nerviosa, solo quería que se callara pero no quería matar al niño, simplemente le tapé la boca», repitió la mujer de 44 años y origen dominicano. Al concluir el relato se derrumbó con las manos en la cara.

Quezada aseguró ante el jurado que le puso a Gabriel «la mano sobre la boca y la nariz» porque «yo solo quería que se callara, que me dejara de decir esas cosas». Según su versión, el pequeño portaba un hacha cuando supuestamente se enfrentó a ella.

«De lo demás no me acuerdo, cuando le quité la mano no respiraba. Usé las dos manos, fue un momento muy rápido», detalló para luego precisar que se dio cuenta «de que no respiraba «cuando lo solté».

Frente al hallazgo, la mujer aseguró que se «quedó bloqueada», que se puso a «fumar como loca», que «salía y entraba sin saber lo que hacía» y que vio una pala «y decidió hacer un agujero».

Tiempo antes, apenas se sentó en la silla de interrogatorios Quezada proclamó su «inocencia» y refirió desde el «respeto» a los familiares de Gabriel, que no contestaría la acusación particular.

La acusada rompió a llorar por primera vez durante el proceso, al oír su propia voz en una escucha telefónica en la que insultaba a la madre del pequeño. En el audio se la escucha llamándola «hija de puta, mala persona», luego de haber reafirmado en reiteradas oportunidades que no «tuvo ningún problema» con ella.

La desaparición de Gabriel conmocionó a toda España, ocupó la tapa de los diarios y motivó una campaña sin precedentes, a la que se sumaron celebridades y políticos, además de una fuerte campaña en redes sociales.

Su cuerpo fue hallado en el baúl del auto familiar 12 días después de haber desaparecido. La madrastra no puso sostener por mucho tiempo su débil coartada, y terminó confesando el crimen. Ahora lo declaró por primera vez en el juicio en su contra.

 

Fuente: Clarín

EB

E.B.-


Quizás tambien le interese...