El punk rock de Dos Minutos alborotó la noche posadeña

El punk rock de Dos Minutos alborotó la noche posadeña

Humo espeso y alcoholes inundaron el reducto de Mitre casi Corrientes y se fundieron en un pogo con el público “punkie”, fanáticos irrevocables de la banda liderada por “El Mosca” que visitó Posadas, en la gira por el 25 aniversario del lanzamiento de su primer disco.

 

El sábado templado suscitaba en las gargantas una sed lícita para el único día de la semana que permite el pernocte de todos por igual, esas mismas gargantas eran las que se encontraban ávidas de cantar a toda voz, alguno de los himnos que Dos Minutos dejó inscrito en la cultura suburbana.  

 

 

Los chicos de Dos Minutos.

 

El “Templo del Rock” fue la sede de un reencuentro entre el público posadeño y la banda de Valentín Alsina, barrio del cual toma nombre el primer disco y el motivo de la gira en la que se encuentra aventurado el quinteto. Pasaron por ciudades de toda Argentina, además de la visita a Colombia e Inglaterra y con fechas confirmadas en México y Centroamérica.

 

Locos por “el Mosca”.

 

Punk total, desde la medianoche las bandas que resultaron ganadoras para telonear a Dos Minutos comenzaron a recorrer el escenario. Sr. Gray, Punto Muerto y Bombermans fueron los conjuntos locales que calentaron la previa y dejaron todo presto, para que aproximadamente a las 3 de la madrugada, aparecieran el “Mosca” y sus secuaces.

 

Toda la onda: los pibes de Sr. Gray fue una de las bandas que representó a la localía.

 

Una vez que la banda estelar hizo su aparición, toda la Bionda fue un pogo solo. “Piñas van piñas vienen, los muchachos se entretienen”, dice la letra de la icónica canción que condensa el espíritu de un recital punk rock: eufórico, por momentos violento, pero llamativamente fraternal

 

 

¡Punk rock!

 

Hubo un momento de misterio, ya que el baterista de Dos Minutos, “Monty”, no aparecía. El recital debía comenzar y el as de los palillos no daba señales, entonces la banda tuvo que meter un cambio de último minuto, y los bombos y platillos quedaron a cargo de los bateristas de Bombermans y Punto Muerto. Impecable actuación de ambos, que les valió varios aplausos y agradecimientos constantes de la banda.  “Monty”, había sido tuvo un percance y por eso no llegó, pero está bien.

 

¿Cómo dice?

 

Tuvieron que pasar cinco años para que la tierra posadeña volviera a ser pisada por los pibes eternos de Dos Minutos. El evento no defraudó y pese a que especulaciones en la previa cuestionaban la capacidad del lugar en relación a la convocatoria de la banda, no hubo hacinamiento y todo se llevó en paz para que aproximadamente a las cinco de la madrugada, el público y Dos Minutos se dijeran “hasta la próxima”.

 

¡Foto, foto!

 

 

DL



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE