Revelaron una reunión entre Daniele De Rossi y un capo mafia de la droga

Revelaron una reunión entre Daniele De Rossi y un capo mafia de la droga

El mafioso es Vincenzo Cutolo, de 35 años, considerado el boss que tenía su centro de actividad en el barrio Trajano de Nápoles. En una conversación telefónica grabada por la Justicia de Italia se comprobó de una reunión entre ellos.

 

Hay contactos “confidenciales con famosos jugadores” entre los elementos que emergieron de las interceptaciones telefónicas en la investigación sobre Vincenzo Cutolo, 35 años, considerado el boss del clan, en actividad en el barro napolitano de Trajano, que es dirigido por su padre, Salvatore, alias “polvo para bebé”.

 

Las interceptaciones, vale aclarar, no hacen emerger relaciones ni conductas de naturaleza ilícita, pero los investigadores lo citan con el fin de delinear “la figura autoritaria de Cutolo de la cual parece gozar en cualquier ambiente”.

 

En los actos de la investigación, conducida por los Carabineros, coordinados por el juez Francesco De Falco, hay una conversación entre el mafioso y la nueva estrella de Boca Juniors: Daniele De Rossi, campeón del mundo con la Selección italiana en 2006.

 

La llamada telefónica es del 5 de enero del 2013, a la vigilia del partido entre Nápoli y Roma. El mafioso Vincenzo Cutolo, ultra tifoso de la Roma, encuentra a De Rossi gracias a otro jugador, Antonio Floro Flores, nacido en las filas del Nápoli y luego con una larga carrera en serie A con el Génova, Udinese y Chievo Verona.

 

Cutolo y Floro Flores se conocen desde siempre. Crecieron en el mismo barrio napolitano y una hermana del jugador se casó con un primo del boss mafioso. A las 21.42 de aquella noche de enero, Cutolo llama por teléfono a Floro Flores: “Todo en su lugar, estoy con Daniele en la habitación, ahora te lo paso”, dice Cutolo.

 

Daniele es De Rossi. Los dos jugadores hacen bromas sobre algunos golpes que tienen y sobre los entrenamientos que ordena el director técnico de la Roma, Zdenek Zeman. Floro Flores le hace un chiste al romanista: “Desde que te entrena él, estás muerto”, y De Rossi le pregunta: “¿Pero lo vos tuviste alguna vez?”. El atacante confirma: “Sí, cuando jugué el primer partido en serie A”, y le agrega “es masacrante, lo sé”. En ese momento, De Rossi le vuelve a pasar el teléfono a Cutolo y Floro Flores le dice: “Enzuccio, todo en orden entonces, dale”. Y el boss le da las gracias.

 

Al día siguiente, Cutolo habla con un interlocutor no identificado, que le dice: “Enzù, De Rossi no juega porque tiene duro el cuello, no lo puede mover. Me lo dijo cuando le lleve la pastiere (un postre italiano)”. El boss le pregunta: “¿A quién encontraste? ¿Al propio Daniele?”. Su interlocutor se lo confirma: “Sí, el mismo bajó para venir a buscar los dulces. Me dio las gracias y me dijo ‘dale las gracias también a Enzo, por haber hecho esto les doy las gracias plenamente…”:

 

Ninguna duda, de parte de los investigadores, que aquello de lo que se habla en la conversación son dulces y ninguna otra cosa.

 

Para la crónica, va adjuntado que contrariamente a lo sostenido por el interlocutor de Cutolo, De Rossi jugará regularmente aquel Nápoli – Roma. En la conversación se habla también de un no identificado Alejandro que, sostiene el interlocutor de Cutolo, habría dado su disponibilidad para hacerlos visitar el centro deportivo de la Roma en la capital italiana: “Me dijo que cuando querramos ir a Trigoria basta llamarlo”.

 

Las interceptaciones fueron depositadas en los actos de la investigación que encuentra a Cutolo, en la actualidad, en la cárcel, con la acusación de asociación camorrística y droga. La abogada Antonella Regine, defensora de Cutolo, afirma: “No hay ningún ilícito en esta conversación ni jamás fueron presentadas hipótesis que hubiera apuestas de fútbol”.

 

(Fuente: Clarín)



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE