Preocupación de Aves Argentinas por el atropellamiento de fauna silvestre

Preocupación de Aves Argentinas por el atropellamiento de fauna silvestre

Según datos expuestos en la Jornada de Seguridad Vial y Medio Ambiente, se registró un máximo de 420 animales medianos y grandes atropellados a lo largo de un año en el área del Parque Nacional Iguazú, de los cuales el 67% fueron mamíferos, seguidos por reptiles y aves, totalizando 86 especies distintas en conjunto. Las especies más atropelladas fueron las comadrejas de orejas negras y las overas. En tanto, las aves más afectadas fueron las pequeñas lechuzas alicucus. Del total, unas 21 especies amenazadas estuvieron afectadas por los atropellamientos, entre ellas el lechuzón mocho chico.

 

El Programa NEA de Bosque Atlántico y Gran Chaco de la ONG Aves Argentinas (miembro de BirdLife International), participó con dos exposiciones sobre “El atropellamiento de fauna en el PN Iguazú” y “Efectividad de medidas preventivas tomadas en el Parque Nacional Iguazú”, en la Jornada de Seguridad Vial y Medio Ambiente realizada a fines de junio en el Parque Nacional Iguazú (PN Iguazú), en la localidad de Puerto Iguazú, en Misiones.

El encuentro fue organizado por la Red Académica de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) dependiente del Ministerio de Transporte y con el apoyo de la Administración de Parques Nacionales (APN). “Durante dos días y en 16 ponencias, se expusieron aspectos de esta grave problemática de la fauna silvestre, con datos escalofriantes de muertes de animales de todo tipo, desde pequeñas ranas, algunas amenazadas de extinción hasta grandes mamíferos como el tapir, que puede pesar hasta 260 kg y cuya colisión puede causar graves daños materiales y humanos, existiendo casos fatales para personas en Brasil”, informaron desde Aves Argentinas.

 

También las jornadas fueron un espacio para compartir las experiencias de procesos y dispositivos para intentar minimizar los choques de este tipo, en distintas partes del mundo y de la Argentina, como en Santa Fe, Chaco y Misiones. “Ésta última fue el foco de atención principal ya que desde 2009, cuando se realizó el Primer Taller Provincial sobre Atropellamiento de Fauna, se encaró el problema de manera interinstitucional, por iniciativa del refugio de animales silvestre Güira Oga, el Ministerio de Ecología y RNR, la Administración de Parques Nacionales y la Dirección Nacional de Vialidad, a la que se sumaron varios organismos oficiales y no gubernamentales, entre ellos Aves Argentinas. Con esta Jornada la ANSV se suma a la búsqueda de soluciones”, precisaron desde la ONG ambiental, a través de un comunicado de prensa.

 

Estadísticas que preocupan

El Programa NEA de Bosque Atlántico y Gran Chaco de Aves Argentinas (miembro de BirdLife International), con sus dos exposiciones, “El atropellamiento de fauna en el PN Iguazú” y “Efectividad de medidas preventivas tomadas en el Parque Nacional Iguazú”, aportó datos y propuso soluciones. “Algunos de los datos de este Parque que se destacaron fueron: un máximo de 420 animales medianos y grandes atropellados a lo largo de un año, de los cuales el 67% fueron mamíferos, seguidos por reptiles y aves, totalizando 86 especies distintas en conjunto. Las especies más atropelladas fueron las comadrejas de orejas negras y las overas. En tanto, las aves más afectadas fueron las pequeñas lechuzas conocidas como alicucus. Del total, unas 21 especies amenazadas estuvieron afectadas por los atropellamientos, entre ellas el lechuzón mocho chico”, detallaron.

Los especialistas de Aves Argentinas destacaron que el problema es mayor de noche cuando se atropellan hasta el 65% de los animales pertenecientes a 49 especies de mamíferos, aves, reptiles y anfibios. “En el tramo entre Puerto Iguazú y las Cataratas, en 2013 se atropellaron 365 animales (que da justo un promedio anual de uno por día). En el año 2018 esa cifra bajó a 142 al año, aunque sigue siendo preocupante, en especial para especies en peligro crítico como el yaguareté”, advirtieron.

“Esta tendencia a la reducción es auspiciosa y se habría logrado gracias a las medidas tomadas: controles con radares, cartelería de advertencia, prohibición de sobre paso en tramos críticos, bandas de pintura blanca óptico-sonoras, campañas de difusión, etcétera”, agregaron.

Sin embargo, en estas Jornadas los participantes coincidieron en que la medida más efectiva es la responsabilidad de cada conductor. “Por eso, contamos con la ayuda de todos, para cuando se transite por cualquier área natural protegida, hay que tomar conciencia de que se deben respetar las velocidades máximas que están pensadas para que se tenga un tiempo de reaccionar ante el cruce inesperado de un animal”, fue el mensaje desde la organización ambiental.

 

Prestá atención a la ruta y mantené la distancia de frenado. Así tu vida y la de la fauna silvestre estarán más cuidadas.

 

 

CP / PE



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE