Día Mundial contra el Trabajo Infantil: un flagelo que afecta a millones de niños alrededor del mundo

Día Mundial contra el Trabajo Infantil: un flagelo que afecta a millones de niños alrededor del mundo

Cada 12 de junio se conmemora el “Día Mundial contra el Trabajo Infantil”. Argentina se suma a esta campaña internacional, iniciativa de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), con el objeto de concientizar sobre la temática.

 

El Plan Nacional de Prevención y Erradicación del Trabajo infantil y Protección del Trabajo Adolescente (2018-2022) conceptualiza el trabajo infantil como toda actividad económica o estrategia de supervivencia, remunerada o no, realizada por quienes no alcancen la edad mínima de admisión al empleo.

 

A partir de los 16 y hasta cumplir 18 años, se autoriza el trabajo adolescente en condiciones reguladas. Este Plan Nacional, producto del consenso entre los diferentes sectores del Estado Nacional y Provincial, los representantes sindicales y empresarios, y la participación de OIT y UNICEF establece metas y acciones alineados en tres ejes: la prevención, la detección, y la restitución del ejercicio de los derechos.

 

El trabajo infantil es un problema social complejo condicionado por factores como la pobreza, la naturalización, la minimización de sus impactos, o su justificación al atribuirle una función formativa. Bajo la apariencia de ayuda a la familia pueden pesar sobre niños y niñas responsabilidades y cargas psicofísicas propias de un adulto, incompatibles con su nivel de desarrollo.

 

El trabajo infantil vulnera los derechos de la infancia. Existe evidencia científica que demuestra el impacto negativo del trabajo infantil sobre la salud, al limitar el crecimiento y el desarrollo biológico, emocional, cognitivo, psicomotriz y social. Según el entorno y el tipo de tarea que realicen, están expuestos a altos riesgos de sufrir accidentes y lesiones crónicas que condicionan su presente y su futuro.

 

El trabajo infantil colisiona con el derecho a la educación. La doble exigencia que implica trabajar y estudiar resta oportunidades de aprender, poniendo en situación desventajosa a los niños y niñas que trabajan.

 

La última encuesta de actividades de niños, niñas y adolescentes, elaborada por el Ministerio de Producción y Trabajo y el INDEC, contiene información sobre la incidencia del trabajo infantil en el incremento de ausencias y llegadas tarde a la escuela, el índice de repitencia, y otros factores que comprometen el rendimiento y la terminalidad educativa.

 

Argentina ha adoptado las principales normas internacionales en materia de protección de los derechos de la infancia, y sancionado leyes que avanzan en ese sentido. La ley 26.390 prohíbe el trabajo de menores de 16 años y regula las condiciones de protección del trabajo adolescente frente a la peligrosidad, la carga horaria excesiva y demás riesgos, equilibrando la tensión entre el derecho al trabajo y la protección de la salud, la educación obligatoria y otros derechos.

 

El aprovechamiento económico del trabajo infantil es un delito, de acuerdo al art. 148 bis del Código Penal. La erradicación del trabajo infantil es responsabilidad primaria del Estado, pero como fenómeno multicausal requiere la acción conjunta y mancomunada de toda la sociedad. Esta fecha conmemorativa es una oportunidad para sumar, multiplicar esfuerzos, y despertar la conciencia de todos.

 

Fuente: Clarín



Quizás tambien le interese...