La historia detrás de la fake news que recorrió el mundo: como murió la joven holandesa  Noa Pothoven

La historia detrás de la fake news que recorrió el mundo: como murió la joven holandesa  Noa Pothoven

En los últimos días circuló la noticia de la muerte de Noa Pothoven, una adolescente holandesa de 17 años que había sido víctima de niña de abusos sexuales, de los cuales nunca pudo sobreponerse, y que, según trascendió en un primer momento, falleció a raíz de que la Justicia le había concedido la eutanasia. Sin embargo, la verdad se descubrió horas más tarde porque la causa no fue la muerte asistida.

La chica sufría angustia, depresión y una severa anorexia producto de las violaciones que había sufrido a los 11 y a los 14 años. Fue tal el martirio que estos episodios le ocasionaron, que en varias ocasiones intentó suicidarse.

“Ellos piensan que soy demasiado joven para morir. Piensan que debo completar el tratamiento del trauma y que mi cerebro primero debe estar completamente desarrollado. Eso dura hasta que tienes 21 años. Estoy devastada porque no puedo esperar más “, había contado la joven.

El año pasado había sido internada en el hospital de Rijnstate en Arnhem, en una condición crítica. Tenía muy bajo peso y los médicos se preparaban para una falla de sus órganos vitales. Hasta llegaron a inducirla al coma para alimentarla a través de una sonda.

Pasaron días, semanas, y meses y su situación era cada vez preocupante. Porque si bien logró sobreponerse muy gradualmente a nivel físico, su depresión era cada vez más latente. Rechazó realizar un tratamiento de electroshock y se negó a comer.

En un primer momento, la información hacía alusión a que la joven murió después de que la Justicia le autorizara la eutanasia; sin embargo, esto no fue así. Pothoven la había pedido el año pasado en La Haya sin el conocimiento de sus padres, pero el Estado rechazó la solicitud.

Holanda autoriza la intervención en situaciones muy puntuales, como por ejemplo que el sufrimiento del paciente sea insoportable y que no tenga perspectivas de mejora. También, que la persona conozca su estado, sus opciones y su perspectiva y que otro médico independiente de su tratamiento esté de acuerdo con la solicitud. Además, para niños de entre 12 a 16 años, es necesario el consentimiento de sus padres.

Hasta el momento, sólo un menor de 18 años fue autorizado por la Justicia para aplicar la muerte asistida y le fue concedido tras padecer una enfermedad incurable.

Por tal razón, la muerte de Pothoven según se supo fue por negarse a comer y a beber, aunque no está comprobado si los médicos la ayudaron a morir a pesar del rechazo judicial a su pedido.

 

Fuente: Página12/Diario Popular



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE