Alexa

Una policía de Santa Cruz denunció que dos compañeros la violaron en un auto

El ataque fue mientras la víctima estaba haciendo una guardia en la puerta de una casa, en Río Gallegos. Los agresores fueron enviados a otro sector de la fuerza, pero siguen en funciones. La oficial está haciendo un tratamiento psiquiátrico y se prepara para denunciar ante el juzgado.

Una nueva denuncia de abuso sexual sacudió a la policía provincial de Santa Cruz. Una oficial, de 30 años, acusó a dos compañeros de trabajo de haberla violado en un auto. El ataque ocurrió cuando ella estaba custodiando una casa, en Río Gallegos, durante la madrugada. Los agresores, ambos sargentos, fueron enviados a otro sector de la fuerza, pero siguen en funciones. La víctima, mientras tanto, está de licencia y bajo un tratamiento psiquiátrico.

Según fuentes allegadas al caso que se comunicaron con TN.com.ar, la joven -de la cual se preserva su identidad- había recibido una «consigna» de ir a patrullar la entrada de un domicilio en la ciudad capital. Tenía que cumplir una guardia desde las 23.30 hasta las 8. Como hacía mucho frío, le prestaron un vehículo particular para que estuviera más cómoda.

De manera sorpresiva, dos compañeros suyos de la Comisaría N°3 se acercaron al lugar en un patrullero. Después de estacionarlo en una esquina, fueron hasta donde estaba ella y se metieron en su auto para atacarla. Tras la violación, ambos se fueron cómo si nada hubiese pasado.

La víctima quedó en estado de shock y siguió cumpliendo la custodia. Cuando su turno terminó, volvió a su casa y al día siguiente ya no se presentó a trabajar. Las fuentes consultadas por este medio señalaron que entró en un pozo depresivo y que nadie lograba entender qué había pasado. Además, subrayaron que intentó suicidarse.

Hasta que hace una semana, un mes después de la violación, explotó y se animó a hablar. Al difundirse su caso, las autoridades locales enviaron a los hombres acusados (un jefe de guardia y un chofer) al Comando Radioeléctrico, otro sector de la policía provincial. Es decir, siguen en funciones.

Mientras tanto, la mujer agredida continúa de licencia y con un tratamiento psiquiátrico, que realiza de manera particular. La próxima semana que se presentará ante el Juzgado de Instrucción N°1 de Río Gallegos para denunciar de manera oficial.

Desde la Red de Policías con Perspectiva de Género, una organización de policías a nivel nacional que nuclea denuncias de violencia machista dentro de la fuerza, indicaron a TN.com.ar que sus abogadas y psicólogas están a disposición de la víctima.

La precursora de esta agrupación, Gabriela Macías, que también trabaja como oficial en Santa Cruz, indicó que intentaron comunicarse con la jefatura local y no les quisieron dar ningún tipo de información. «Es el tercer caso denunciado en la provincia en lo que va del año. Es tremendo lo que pasa acá», señaló.

En una entrevista previa con este medio, Macías había explicado que el modus operandi en la policía suele repetirse como un patrón. Cuando las agentes se animan a denunciar a un compañero o jefe varón por violencia de género, las silencian. Como represalia, los superiores las amenazan con abrir una carpeta psiquiátrica para «correrlas del medio». Y este «pacto de machos» termina protegiendo a los agresores: mantienen su puesto, son enviados a otro sector o, en los peores casos, reciben un ascenso.

Los antecedentes en Santa Cruz

La semana pasada, el medio local Tiempo Sur confirmó que Asuntos Internos está investigando el ataque contra una agente de las Heras, ocurrido en enero.

La víctima señaló que un cabo primero, que trabajaba con ella en la misma dependencia, solía hostigarla y acosarla mientas estaban en servicio. Hasta que en una oportunidad la manoseó y la besó a la fuerza. Sobrepasada por la situación, la agente se animó a hablar y le advirtió de la conducta de su compañero a los superiores.

El agresor fue suspendido temporalmente, hasta que avance el sumario administrativo en su contra. Tiempo Sur señaló que una comisión directiva de la fuerza viajó para entrevistar a todas las partes involucradas y a los testigos. La investigación podría derivar en la expulsión del atacante.

Otro de los casos registrados en la provincia fue en la localidad de Puerto Santa Cruz. Este mes trascendió que una agente había denunciado por acoso y abuso sexual simple a un oficial ayudante de turno.

Según su denuncia, el joven ingresó al patrullero en donde estaba ella y la manoseó dos veces. La víctima se lo sacó de encima y al día siguiente le avisó al comisario. Ahora esperan que ella pueda declarar ante la Justicia.

 

(TN)

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas