Conservación en Misiones: del conflicto a la convivencia entre ganaderos y yaguaretés

Misiones es la primera provincia del país en otorgar una certificación de producción ganadera “amigable con la  convivencia de grandes felinos”, a través del proyecto de participación ciudadana que impulsa la ONG Red Yaguareté, en conjunto con el Ministerio de Ecología y del Agro y Producción, en predios lindantes a las áreas protegidas del Parque Provincial Salto Encantado del Valle del Cuña Pirú. “Estas acciones son un caso testigo en el país y un ejemplo en Latinoamérica de que es posible la producción y el desarrollo en entornos naturales en convivencia con el yaguareté”, sostuvo el ministro de Ecología, Juan Manuel Díaz.

 

Entre los municipios de Ruiz de Montoya, Aristóbulo del Valle y Garuaphé -en el Departamento General San Martín, provincia de Misiones- en predios lindantes de pequeños y medianos productores ganaderos a las áreas naturales protegidas del Parque Provincial Salto Encantado del Valle del Cuña Pirú,  se logró llevar adelante un programa ambiental que resultó “exitoso para la convivencia entre ganadería y el yaguareté, con prácticas adecuadas para lograr una posible convivencia en zonas lindantes a la selva misionera y erradicar así un conflicto que amenazada la conservación del gran felino en peligro de extinción en toda América Latina”, explicaron los responsable del proyecto en un encuentro realizado el sábado en Ruiz de Montoya.

 

La iniciativa es liderada por un equipo de la Fundación Red Yaguareté desde 2011, en un esfuerzo conjunto con distintos actores, con el monitoreo de los ministerios de Ecología y del Agro y Producción, la participación comprometida de los productores que adhirieron al proyecto para la instalación de corrales y alambrados con sistemas “anti-ataques” que se instalaron en tres campos ganaderos ubicados lindantes al área natural. La iniciativa logró avanzar también el últimos 5 años por medio del apoyo de las municipalidades de las localidades de Ruiz de Montoya y Aristóbulo del Valle.

 

El sistema propuesto funcionó de manera exitosa ante el “cero” registro de ataques desde que instalaron kilómetros de cercos y alambrados eléctricos de bajo impacto y con generación de energía con paneles solares, bordeando los potreros de los animales. “Es un trabajo en red, hay esfuerzos conjuntos entre ONG, privados, Estado Provincial y Municipal, Voluntarios -que dan mucho por convicción y compromiso ambiental- y, los protagonistas de todo esto que son los productores que entendieron que hay que trabajando juntos se puede conservar el felino y evitar daños a sus animales”,  señaló Nicolás Lodeiro Ocampo, presidente de la Red Yaguareté.

 


En una jornada de campo realizada el sábado 23 de marzo, tras recorrer terrenos agrestes en varios vehículos 4×4 para adentrarse al monte y llegar a las zonas rurales, se realizaron demostraciones técnicas de tres establecimiento ganaderos que lograron adecuarse con estos sistemas a la convivencia con el yaguareté para evitar ataques al estar expuestos en áreas lindantes al Parque Provincial Salto Encantado.

En el área natural del PP Salto Encantado hay registros de desplazamiento de dos yaguaretés machos, y un tercer ejemplar recientemente captado por la cámara trampa, pero aún sin identificar.

En ese contexto, Misiones dio otro paso en su perfil como “ecoprovincia” al otorgar la Fundación Red Yaguareté la primera certificación de la Argentina, al productor Héctor “Bayco” Brendler, en un reconocimiento por su compromiso a la “Producción Ganadera Amigable con la Conservación de Grandes Felinos”.

Las actividades fueron realizadas con la participación activa del ministro de Ecología de Misiones, Juan Manuel Díaz; el Jefe de Guardaparques del PP Salto Encantado, Fabio Malovch; el intendente de Ruiz de Montoya, Daniel Schweri; y los productores que forman parte de una de las principales cuencas ganaderas de la provincia, Jorge Barbian, Héctor “Baico” Brendler, Ernesto Weidmann y su hijo, Tomás Weidmann, y el equipo de la red de técnicos y voluntarios de la Fundación, entre ellos Fabián Conil y Gonzalo Gnatiuk, que acompañaron en toda la organización.

 

El intendente Schweri reflexionó que “los grandes felinos no tienen fronteras como los municipios, por ello es un trabajo ambiental que va mas allá de las jurisdicciones. El Corredor Verde le permite movilizarse. En este proyecto mi rol fue de abrir “tranqueras” para generar el debate y el diálogo, fue un proceso. La realidad es que la iniciativa tuvo éxito, ya que desde que se instalaron estos corrales eléctricos tuvimos menos ataques de yaguaretés y pumas, y creo que será importante sumar a mas productores para que adhieran a estas acciones de conservar la especie y encontrar una real solución al ataque del ganado”, indicó el jefe comunal de Ruiz de Montoya.

 

 

Una convivencia posible

La continuidad del Corredor Verde Misionero, aún con las zonas que incluyen actividades productivas, campos, chacras, permite el desplazamiento de la fauna misionera, incluidos los grandes predadores, desde el bloque Norte (Parque Provincial Urugua-í) y bloque centro (Reserva de Biosfera Yabotí) de Áreas Naturales Protegidas, hasta el bloque sur, dando continuidad al mayor corredor biológico de la Selva Paranaense.

Acercar posiciones entre ecologistas y productivistas no es una tarea sencilla. Es un proceso que lleva tiempo para construir confianza, comunicación clara, escucha sobre la problemática y búsqueda de equilibrio entre la conservación del ambiente y la sustentabilidad de las actividades económicas.
En el encuentro realizado el sábado en Ruiz de Montoya, los productores demostraron que hay confianza para un trabajo en conjunto y que es posible la convivencia en áreas con presencia del yaguareté. El “bicho” esta en movimiento, y el productor mezquina la vaca por su ingreso económico. “Años atrás era impensada la convivencia entre el ganadero y el felino”, señalaban los productores.

 


“Desde hace unos años se comenzó a discutir sobre el conflicto y ver la manera de proteger al felino y encontrar un equilibrio posible entre la conservación y producción. Con las practicas adoptadas con los alambres electrificados en bajo ampares esto se ha logrado, ya no se registraron en estos campos visitados más ataques de animales”, explicó el guardaparque Fabio Malovch, un profesional con 22 años de carreras, con vasta experiencia en terreno selvático y que comenzó con el seguimiento de registros del felino en la zona.

 

En los límites de PP Salto Encantado, que abarca áreas de Aristóbulo del Valle y Ruiz de Montoya, históricamente se registraron conflictos por la presencia del yaguareté en la zona y el ataque a los ganaderos. “Lo que se busca es que las actividades productivas en Misiones puedan convivir con la gran diversidad de fauna silvestre que existe en la provincia. No se trata de prohibir o vetar actividades en pos de la conservación, sino de encontrar un equilibrio y desarrollar las actividades económicas con las mejores prácticas disponibles para cuidar el ambiente”, explicó el ministro de Ecología, Juan Manuel Díaz, en diálogo con ArgentinaForestal.com.

 

“Con estos resultado, el mensaje claro para quienes aun tienen este conflicto es que conozca la experiencia para difundir las prácticas adecuadas que demuestran que es posible la convivencia entre producción y conservación. Hay tecnología disponible como para adaptar el paso en los campos ganaderos del yaguareté y otros felinos, sin que signifique un perjuicio para el ganado”, remarcó el ministro en la entrevista.

 

“El logro de este proceso es el trabajo conjunto, con una especie emblemática de conservación como es el yaguareté en Misiones. El compromiso de todos con el ambiente es importante para hacer frente al desafío que tiene la provincia en forma constante, porque debe mantener sus grandes pulmones verdes en un estado de conservación alineado al desarrollo sostenible”, precisó Díaz.

 

“El felino necesita espacios de grandes extensiones para poder trasladarse, y en la selva misionera encuentra todo un sistema de áreas naturales protegidas en un estado de conservación que mantiene al animal en condiciones y el desarrollo productivo humano también. La cantidad de ejemplares que se registran en la provincia de esta especie y su distribución en esta parte de América es un indicador del buen estado de conservación de nuestra selva”, valoró el funcionario provincial, quien llamó a despertar el interés de productores de otros puntos de la provincia para sumarse al programa que cuenta con apoyo técnico de la Red, el monitoreo del organismo, además de adelantar que avanzarán en un borrador de “Manual de Guía Práctica de Convivencia con Felinos” que será elaborado con un contenido “muy sencillo” para entender el mecanismo y adoptar medidas exitosas.

 

La Ley de Protección de Grandes Felinos, vigente en la provincia y única en el país en este tema, es un instrumento jurídico que compensa al productor que experimenta una pérdida económica ante el ataque del yaguareté a su ganado. “Previamente a hacer efectiva esta compensación, la situación debe ser certificada por el guardaparque de zona y debe cumplimentarse determinados requisitos. En la actualidad hay propuestas para mejorar este mecanismo, se presentó un proyecto en la legislatura provincial para algunas modificaciones, que ante los lineamientos estratégicos claros de los que disponemos en Misiones, y que consisten en generar herramientas para el desarrollo sustentable de la provincia, no dudamos que se avanzará en el corto plazo”, explicó el ministro Díaz.

 

Herramientas para los productores

Por otra parte, Lodeiro Ocampo sostuvo que “los productores ganaderos tomaron las experiencias de la Red Yaguareté y de Ecología, colocaron kilómetros de alambrados en sus predios, con un sistema eléctrico adecuado de bajo impacto pero que evita que el felino ingrese a sus predios, y también que el ganado se disperse hacia áreas de bosques nativos”.

En esa línea, consideró que “el gran logro de este programa fue haber avanzado en la unión de todos en la búsqueda de una solución a un conflicto que era histórico en Misiones con los productores ganaderos y el yaguareté. Pero no se habla más de conflicto, ahora se habla de convivir con el felino”, remarcó el presidente de la ONG.

Por otra parte, también reconoció que se encontró con una gestión ambiental actual en Misiones que se diferencia de otras provincias: “Te dejan hacer, te facilitan el accionar, te brindan apoyo, se trabaja en conjunto en terreno, y esperamos desde la Red trabajar de la misma manera con Ecología en otras zonas de la provincia que enfrenten este problema, como en la zona norte”, dijo.

 

Misiones, refugio del yaguareté

El yaguareté no ataca a las personas, rehúye de la presencia humana. En general, los testimonios consultados durante el recorrido en Ruiz de Montoya indicaban que “nadie ha visto un ejemplar aún”, pero saben que habita en la zona ante el seguimiento de huellas y registros de las cámaras trampas instaladas en dos o tres puntos del Parque Provincial Salto Encantado, monitoreados por la Red Yaguareté y el Ministerio de Ecología.

“En estos momentos tenemos dos yaguaretés registrados con las cámaras trampas en el Parque (de nombre Poguapi, que bajó del norte de la provincia, y  Mombiry), y un tercero recientemente registrado en marzo que aun estamos estudiando con Ecología si es macho o hembra”, adelantó Lodeiro.

La identificación de cada ejemplar es el patrón de manchas, ya que cada animal es único, como las huellas dactilares en los humanos.

“El bloque de selva está en excelente estado de conservación en Misiones, el gran felino se está desplazando, esa es su dinámica. Es factible que existan más ejemplares que los captados por las cámaras trampas. Este es el éxito del proyecto, porque funciona hay pruebas claras que el corredor biológico para el traslado a grandes distancias como necesita el felino está protegido, lo que garantiza su supervivencia”, agregó el ministro de Ecología Díaz, que participó de toda la recorrida para compartir los resultados presentados por los productores.

 

El yaguareté es considerado un estabilizador de ecosistemas, por ser un superdepredador que regula la población de las especies de su hábitat.

 

De esta forma, en los potreros adecuados demostraron que al ser acondicionados no se presentaron nuevos ataques al ganado. “Puede suceder que aparezcan nuevas situaciones de ataques y falle el alambrado por alguna situación, ya sea porque la vaca se cruza del cerco o que el animal ingrese al campo por cortes de energía. Es decir, circunstancias pueden haber varias, pero la meta es lograr “cero” ataques a los campos, como hasta ahora. Pero, en el caso que el productor tenga un perjuicio económico por el ataque, en Misiones está vigente la ley que reconoce y compensa por este daño. Como se explicó, estamos en un proceso de ajuste de la legislación, a partir de la experiencia. Con cambios prácticos, que además de la denuncia policial, se incorporen otros agentes fiscalizadores que corroboren rápidamente que fue un ataque del yaguareté o puma, y que la compensación se logre aplicar en forma más dinámica en su trámite para el damnificado”, dijo Lodeiro Ocampo.

La jornada se desarrollo desde las 10 a 16 horas, con  recorridos a establecimientos ganaderos de Jorge Barbian (Parada 1), de una superficie de 300 hectáreas y 220 cabezas de ganado. Seguido, se recorrió la experiencia del productor Héctor “Bayco” Brendler (Parada 2), y finalmente, en el predio del productor ganadero de Ernesto Weidmann, quien junto a su hijo Tomás recibieron a la delegación y agasajaron a los asistentes con un tradicional asado de camaradería.

 

 

 

 

Por Patricia Escobar 

@argentinaforest

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE