El conjunto de obras realizadas en Posadas, ayudó a escurrir rápidamente el agua a pesar de la cantidad extraordinaria de lluvia caída

 El secretario de Obras Públicas de la Municipalidad de Posadas, Gastón Sanabria  aseguró que las obras realizadas en los últimos años en la capital provincial impidieron grandes inundaciones. “Más allá de algunas anegaciones que afectaron distintas casas, rápidamente se escurrió el agua”, indicó el funcionario. 

En diálogo con Misiones On Line, Sanabria detalló algunos de los trabajos que se llevó adelante y en ese sentido resaltó que en “Villa Blosset se hizo un by pass con tubos de 80 en las calles Sarmiento y Lanusse; en barrio Jardín se hizo un entubado de mas de 100 metros; en barrio Aeroclub se hizo el recambio de tubos de 100 sobre un arroyo que pasa por el Club de Educación que tenía mas de 30 años”.

“En la chacra 96, junto a la Secretaría de Obras Públicas de la Provincia se construyeron 6 cámaras de captación con su entubado, con descarga hacia la avenida Ituzaingó. En el barrio Prosol, en conjunto con la Dirección Provincial de Vialidad se hicieron limpieza de arroyos, de zanjas y de cunetas para que el agua escurra con mayor rapidez. Anteriormente, el estancamiento provocaba inundaciones en las casas de los vecinos de los barrios de los alrededores. Todo el año se realizaron zanjeos en distintos barrios como el Piedrabuena, Latinoamérica, Santa Rita, Paraísos, Villa Lanús y otros”, añadió.

La cantidad de agua caída durante la semana pasada excedió todo pronóstico. El meteorólogo de la Opad, Favio Cabello indicó que el jueves 7 cayeron alrededor de  181,8 mm en Posadas, cuando el valor normal para todo el mes es de 142,5 mm. “En tres horas llovió lo que tendría que caer en todo marzo”, dijo. Una situación fuera de lo normal. Cabello detalló que las lluvias comenzaron desde el 5 de este mes, pero los días donde más lluvia cayó fue el jueves 7 con de  181,8 mm y el viernes con 82 mm, lo que hace un total de 263,8 mm en dos días. El día jueves en solo tres horas llovió lo que debería durante todo el mes de marzo, destacó.

Este tipo de fenómenos recibe el nombre de precipitaciones extraordinarias, en un día normal de lluvia debería caer entre 40 y 50 como máximo, mientras que estos fenómenos superan ampliamente este número y en pocas horas, además de estar acompañados de ráfagas de viento, granizo y caída de rayos.

Sanabria dijo en ese sentido que “de todas maneras por la cantidad de agua que cayó en dos días, durante la semana pasada no hay sistema pluvial que aguante, sobre todo teniendo en cuenta que todavía Posadas tiene gran cantidad de calles terradas lo que provoca el desplazamiento de sedimentos (tierra, hojas y  basura) que muchas veces obstruye las alcantarillas y cámaras de captación pluvial”.

“Hay que destacar que gracias a las obras realizadas, a los pocos minutos de haber parado la lluvia el agua se desagotó rápidamente y con esto se evitaron inundaciones más graves”, finalizó Sanabria.

Entre el miércoles y el jueves de la semana pasada requirieron ayuda 120 familias, principalmente en el Sur capitalino y en Garupá.

AD



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE