Predio ocupado del acceso Oeste en Posadas: siguen llegando familias y ya se dividieron el terreno

Con motoguadañas, machetes y motosierras limpiaron el predio para luego dividirlo en varias porciones. Unas 200 familias permanecen apostadas en el lugar y afirman que el objetivo es obtener un permiso de ocupación.

 

Luego de cruzar el puente de la avenida Ulises López, a la izquierda se observa la ocupación del terreno de la municipalidad de Posadas. Ruido de motosierras, el humo del fuego que quema el pastizal, porciones de tierra demarcadas por cintas y nylon y un numeroso grupo de personas intentando levantar alguna precaria vivienda, son los elementos que hacen al paisaje de una ocupación que empezó hace varios meses pero que en las últimas semanas se intensificó hasta llegar a las aproximadamente 600 personas ocupando el lugar.

 

 

Trillos entre los altos pastos del terreno se volvieron verdaderos caminos vecinales. Por allí camina Juan Ignacio Vallejos, el referente de la ocupación y uno de los “pioneros”. Él asegura que el movimiento es totalmente autoconvocado y señala al “boca en boca” como la razón por la cual tantas familias llegaron al lugar en las últimas semanas.

 

 

Vallejos reconoce que allí viven personas de variados estratos sociales. Él, por ejemplo, se dedica a la recolección de chatarra, del basural lindante al predio, para su reventa junto con su esposa de 25 años y sus dos hijos; no obstante, otras personas sí poseen un trabajo estable y llegan al lugar en busca de una alternativa para conseguir un terreno y esquivar los altos costos que implica un alquiler en Posadas.

 

 

A la vera del arroyo Mártirez una espesa vegetación aloja en su interior a un centenar de precarias carpas y chozas construidas con lonas o con materiales obtenidos del basural. Allí moran las familias provenientes de distintos barrios de Posadas, como ser Piedras Blancas, Manantiales, algunos de Corrientes y otros de Paraguay según contaba el mismo Vallejos.

 

 

Él aprovecha cada oportunidad con los vecinos para decirles que permanezcan en el lugar y que “no cedan a las intimaciones de la policía” y aseguró “de acá no me van a sacar, yo me voy a crucificar por esta causa de ser necesario”.

 

Las necesidades son extremas y a simple vista se nota la precariedad y humildad de esas familias que para la Ley están usurpando el terreno que originalmente fue expropiado por Yacyretá y otorgado a la Municipalidad mediante una Ley de Expropiación.

 

 

Afuera la guardia de la Infantería de la Policía de Misiones es permanente. Además personal de la fuerza realizaron actas y contravenciones hacia los intrusos.

 

DL / EP



Quizás tambien le interese...