Los seis problemas económicos que no puede controlar el gobierno

¿Cómo se explica el hexágono económico que complica a Macri?

Veamos que ha ocurrido en el último año:

El fuerte crecimiento continuo en la oferta de dinero fue un factor importante que incendió los niveles generales de precios combinado con una liberación completa de las tarifas de los servicios públicos afectando a las personas con menos ingresos.

Entre otros factores, la tasa de interés no jugó un papel importante en la disminución de los de precios como tenía pensado el gobierno. Si la tasa de interés sube la gente tiende a ahorrar más y por lo tanto hay menos circulante y la inflación se frena, pero nada de eso ocurrió, sino todo lo contrario, por la inflación inercial y reprimida de años atrás la inflación siguió aumentando a un ritmo aún más acelerado.

Por contrapartida como ya nadie estaba prestando a la Argentina para sus gastos corrientes, subieron las tasas de interés a las nubes y tuvieron que pagar altisimos intereses en las LEBACS y otros intrumentos para que la gente no presione al dólar, cosa que tampoco ocurrió y el dólar paso de 19 a 39 en 6 meses.

Así mismo como el nivel de recaudación no alcanzaba para cubrir el déficit fiscal, el gobierno fue formando una bola de nieve de deuda perpetua e impagable recurriendo al FMI generando una absoluta desconfianza de la sociedad.

Con un dolar impredecible, tarifazos, aumentos de la deuda y de la oferta de pesos la economía empezó a caer como un efecto dominó.

Como solución ordenó un ajuste brutal propuesto por el FMI en diferentes partidas presupuestarias indispensables para el sostén social, agravando aún más el problema económico.

La teoría económica dice que en ciclos de crisis hay que ser contraciclicos, es decir, tratar de que la actividad económica reaccione vía consumo, en la cual los empresarios tengan rentabilidad, puedan pagar sus impuestos y contratar mano de obra.

Esto no lo entendió macri y aumentó  impuestos, ajustó la economía y se abrió a un mundo proteccionista (O quizás era lo que el FMI quería, “lo más probable).

El gobierno de macri se ha encerrado en un hexágono de inflación, deuda, desempleo, decrecimiento económico, desconfianza generalizada y ajuste. Por recurrir al prestamista de última instancia el FMI, en el cual estamos sujetos a cumplir con los de afuera y no con los de adentro.

Hasta ahora no hay muestras de que la economía mejore, sino todo lo contrario seguimos en caída.

Macri tiene que entender que la preocupación de la gente es simple: tener un trabajo, llegar a fin de mes, dar a sus hijos un nivel de vida igual o mejor que el propio.
La gente no tiene por qué estar pendiente de cuestiones de economía, ya bastante tiene que sufrir y lidiar con los problemas que causó el gobierno y su propia vida. Pero sí tiene que saber que aunque el autor material de un aumento de precios y ajuste es el Gobierno, el autor intelectual es el FMI que alienta la supervivencia el ajuste. La gente no tiene que seguir agonizando con una inflación de 47,5% con el dólar impredecible. La gente simplemente necesita garantias constitucionales y de derechos humamos a vivir una vida digna.

Los argentinos simplemente queremos una estabilidad que nunca llega, queremos vivir en un clima  previsible en un camino donde transitar, pero este Gobierno a perdido la brújula y hasta los escrúpulos diría yo.
Por otro lado y a diferencia de los paises avanzados las crisis Argentinas siempre las hs generado el gobiernos una y otra vez y no el sector privado como ocurrio en las crisis subprime 2008, crisis Rusa 1998 y crisis del petróleo 1973, crack de 1929, etc por decir algunos ejemplos de países avanzados.

En conclusión el hexágono económico de macri es un laberinto en el cual se encuentra sin una salida y sin un plan, mientras tanto los índices económicos empeoran llevando a la Argentina quizás hacia una depresión económica.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE